Ayuntamiento de Madrid

Verdades y mentiras sobre los “jurados vecinales” de Carmena

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, encontró este martes un nuevo pretexto para atacar con virulencia al equipo de Gobierno de Ahora Madrid. En este caso, a propósito de una información publicada por El País en la que aseguraba que la alcaldesa Manuela Carmena quiere poner en marcha una nueva estructura policial, judicial y social paralela a la existente con gestores de barrio y jurados populares.

Aguirre dijo que se trataba del "embrión" de algo "mucho más peligroso": "la tentación totalitaria, sectaria y liberticida que envuelve a su proyecto político". Y añadió que "esos jurados vecinales y gestores de barrio son nuevos comisarios políticos" con los que Ahora Madrid pretende rehabilitar "psicosocialmente" a los madrileños. También reaccionó el resto de la oposición. El PSOE señalando que "juzgar sólo pueden juzgar los juzgados" y Ciudadanos diciendo que su partido no piensa "así" de la Policía Municipal. 

infoLibre se puso este martes en contacto con el Ayuntamiento para conocer más detalles de este supuesto plan. La respuesta ofrecida a preguntas de este diario por el concejal de Seguridad, Javier Barbero, fue que es "absolutamente falso" que el Consistorio se haya planteado poner en marcha una "estructura paralela" a las existentes en seguridad, servicios sociales y judicatura con "jurados vecinales" en los que se encuentren víctimas y delincuentes y "gestores de barrio" nombrados por el Consistorio. 

En realidad, estas propuestas están incluidas en un documento elaborado por la consultora Instituto International de Innovación en Organización y Desarrollo Social (InNODS), a la que el equipo de Carmena ha contratado para que le asesore sobre iniciativas para mejorar la convivencia y la seguridad en el barrio de Embajadores. El Ayuntamiento pagará a esta consultora 16.450 euros por un contrato que estará en vigor hasta diciembre. 

Entre los objetivos del contrato está la "elaboración de diagnósticos y auditorías participativas (...) de la seguridad y la convivencia en el barrio", el "diseño e implantación conjunta y participativa de un sistema comunitario de seguridad y convivencia desde enfoques de gobernanza, así como del procedimiento de implantación" o el "apoyo y fortalecimiento de la coordinación los servicios comunitarios generales de todos los sectores relacionados con la prevención de la inseguridad y la promoción de la convivencia".  Esta misma consultora ya participó en 2010 en un proyecto relacionado con planes de buena gobernanza en Madrid, aunque en este caso financiado por un proyecto europeo. 

Experiencia piloto 

El concejal Barbero insiste en que las citadas son las propuestas de la consultora InNODS y que no son asumidas de facto por el Ayuntamiento. De hecho, el concejal asegura que las dos únicas medidas que se han puesto en marcha como experiencia piloto en Lavapiés dentro del Plan de Gobernanza comunitaria en materia de convivencia y seguridad en el barrio de Embajadores son la creación de una Mesa de Convivencia y Seguridad y un nuevo modelo de "policía comunitaria". El resto de propuestas, tanto las incluidas en informe de InNODS como otras que puedan surgir, se tendrá que debatir en la Mesa.

De hecho, la creación de esa Mesa de Convivencia y Seguridad fue acordada por una unanimidad el 21 de enero en el Pleno del distrito Centro [ver acta, aquí]. La propuesta aprobada –que partió del PP y del PSOE– incluía la creación de un órgano en el que estén invitados representantes de las administraciones (Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y Delegación del Gobierno), del tejido social (asociaciones y plataformas de vecinos y comerciantes), de la Policía Municipal...

"El objetivo es que esa Mesa sea un mecanismo de participación en la que se puedan resolver algunos problemas del barrio. En ningún caso tiene como objetivo sustituir al sistema penal o judicial", explica Barbero. Y pone el ejemplo de un vecino que sufra en su vivienda el ruido de un local instalado en los bajos de su edificio que, en lugar de acudir directamente a la Policía, pueda acudir a esa Mesa para buscar una solución mediada. 

"Policía comunitaria" 

Por otro lado, la creación de la "policía comunitaria" está incluida en el Plan Director de la Policía Municipal, un documento marco de las competencias en seguridad del Ayuntamiento presentado públicamente el pasado 21 de marzo [ver documento, aquí]. En ese documento se subraya que la policía comunitaria "supone una nueva mentalidad  de policía, que desarrolla sus funciones en el ámbito preventivo y, como medida extrema y extraordinaria, en el coactivo o punitivo. 

En una rueda de prensa celebrada el pasado 14 de junio, los concejales Javier Barbero (Seguridad) y Jorge García Castaño (presidente del distrito de Centro) y el director de InNODS, Miguel Ángel Gandarillas, presentaron el citado Plan de Gobernanza, del que la consultora ejerce de "dinamizadora", y dieron más detalles sobre este modelo de "policía comunitaria", que es complementario a la Policía Local convencional.

Entre ellos, que la nueva policía contará con ocho agentes en Lavapiés –formados y seleccionados tras presentarse de manera voluntaria de entre los que integran la plantilla actual de policías locales–, que desarrollarán su trabajo a pie o en bicicleta para favorecer el contacto con los vecinos, los comerciantes y los responsables de colectivos vecinales y que abordarán la seguridad del barrio desde un enfoque integral, procurando llegar y proteger a aquellas personas y grupos más vulnerables y en riesgo. 

En esa rueda de prensa no se aludió en ningún momento a otras propuestas incluidas en el informe de InNODS como la puesta en marcha de una nueva estructura policial, judicial y social paralela a la existente con gestores de barrio y jurados populares.

Iglesias recuerda a Carmena que es alcaldesa gracias a la “flexibilidad” de Podemos

Más sobre este tema
stats