¿Volverá el covid este invierno? El frío aumentará los contagios pero la cuarta dosis frenará su virulencia

Una persona mayor a su entrada para vacunarse de la cuarta dosis de Pfizer en la Cidade da Cultura de Santiago de Compostela.

El covid sigue mutando y sigue circulando. Aunque las mascarillas solo se vean en los centros sanitarios y en el transporte público —algo que de hecho se debate ya erradicar—, la pandemia todavía no ha terminado, aunque no es ni por asomo la misma que asoló el planeta en marzo de 2020 ni tiene nada que ver con la que se propagó con rapidez en las navidades de 2021. El número de contagios no es el mismo y la gravedad que causan parece cada vez más baja. Aun así, todavía se sigue combatiendo al virus. La vacunación con la cuarta dosis para los mayores de 80 años arrancó el pasado mes de septiembre y la de los mayores de 60, este mes de octubre. Por debajo de esa franja, al menos por ahora, no se prevé administrar otro refuerzo. ¿Por qué? ¿Sería necesario? ¿Contribuirá eso a un aumento de casos este invierno?

Para conocer en qué punto estamos es importante tener claro de dónde venimos. Este verano, como ocurrió en el del año pasado, volvimos a experimentar un aumento sostenido de los contagios. Los expertos no tardaron en tachar ese incremento de "séptima ola". En ese momento, igual que ahora, se llegó a esa conclusión con las cifras que ofrecían los casos de covid de los mayores de 60 años, los únicos que se contabilizan desde el pasado mes de marzo. Sin embargo, y como informó infoLibre, un crecimiento de los contagios en los mayores de 60 podía revelar que estaba produciéndose un aumento generalizado de los contagios. Es decir, si ellos se estaban contagiando, era probable que los menores de esa franja de edad también lo estuvieran haciendo.

Esa séptima ola terminó con los meses de verano. "A finales de agosto o principios de septiembre empezaron a decaer los contagios y las hospitalizaciones", expone el epidemiólogo y exdirector de Acción Sanitaria en situaciones de crisis de la OMS, Daniel López Acuña. Según los datos del Ministerio de Sanidad, la incidencia acumulada a 14 días el 9 de septiembre se situaba en 137,39 casos por cada 100.000 habitantes. Tan solo un mes antes, en 395,83.

Sin embargo, según el experto, las expectativas ahora nos llevan a repetir ese esquema. "Los datos ahora están confirmando que tenemos un alto riesgo de sufrir una octava ola en los meses de otoño e invierno. En Alemania y Francia ya está pasando y España ya ha empezado a ver cómo están aumentando los casos y las hospitalizaciones. Es de esperar, cuando las temperaturas sean bajas, que la mayor actividad en los interiores nos lleve a ver crecer los contagios", explica. Además, añade, también hay que tener en cuenta que la protección que ofrecen las vacunas y los anticuerpos naturales después de una infección va decayendo con el paso de las semanas. Así, los últimos datos del departamento de Carolina Darias, publicados este viernes, hablan de una incidencia acumulada a 14 días de 221,58 casos por 100.000 habitantes. Hace una semana era de 195,61; el día 27 de septiembre, de 141,7.

A pesar de ello, tampoco hay que preocuparse. Igual que en la séptima ola, el Ministerio de Sanidad explica en el último informe que analiza la situación epidemiológica de las variantes del coronavirus que ómicron —que desde el principio se dijo que provocaba una enfermedad más leve— es la que aparece en el 100% de los casos. Además, sus linajes BA.4 y BA.5, según el ministerio, aparecen en entre el 87,4 y el 100% de los casos. Esto tiene una lectura positiva, porque provocan infecciones menos graves, pero, como confirma Sanidad, son más transmisibles y tienen una "mayor capacidad de escape inmune que variantes previas". ¿Qué quiere decir esto? Que aun estando vacunado o aun habiendo pasado la enfermedad, cualquiera puede contagiarse.

De ahí la importancia de las cuartas dosis de la vacuna. "Es importante porque a partir de los 5 meses su protección baja de forma importante", explica la coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Vacunación de la Sociedad Española de Epidemiología, Ángela Domínguez. Por ahora la están recibiendo, dice, los mayores de 60 años y los sanitarios, además de todo el personal que trabaja con personas vulnerables o en residencias de mayores. "Es importante que lo reciban lo antes posible para que cuando bajen las temperaturas ya tengamos a esa población protegida", subraya. Por debajo de esa edad, al menos por ahora, no se contempla una segunda dosis de recuerdo, aunque Acuña lo ve recomendable. "Habría que plantearlo porque las nuevas vacunas tienen la capacidad de contener las variantes de ómicron, y eso no lo tenían las primeras", argumenta.

Vuelve la gripe

Este año, además, hay una diferencia con respecto al pasado: los casos de gripe han vuelto. "Ahora, a diferencia de lo que ocurrió en 2020 y 2021, este virus sí está circulando. Además, como es estacional, pues a partir de ahora lo hará con más libertad", apunta Domínguez. Es cierto que los casos también han aumentado en las últimas semanas. Según el último informe del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE) del Instituto de Salud Carlos III y la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, la semana del 26 de septiembre al 2 de octubre había 609 casos de infecciones respiratorias agudas por cada 100.000 habitantes vistos en atención primaria. Tan solo la semana de antes la incidencia era de 502.

En los hospitales ocurre algo parecido. El coordinador del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Interna, Antonio Ramos, cuenta a infoLibre que "desde hace 20 o 30 años los hospitales se llenan de gente mayor o con patologías cardiacas o pulmonares en los meses de invierno". "Este año no sabemos qué va a pasar, pero es posible", augura, "que tengamos el sistema inmunológico menos preparado" para la enfermedad, después de haber pasado dos inviernos completos con la protección de la mascarilla, ahora retirada. En este sentido, según los datos del SVGE, en la semana del 3 al 9 de octubre la tasa de infecciones respiratorias agudas en hospitales era de 8,2 casos por 100.000 habitantes. Los mayores de 79 años, por su parte, tenían una tasa de 40,2 casos por cada 100.000.

Por eso este 2022 se insiste aun más en la necesidad de vacunar también contra la gripe. "Es prioritario también inmunizar contra la gripe al mismo sector de la población, que es el más afectado por los virus respiratorios agudos", advierte Domínguez, que informa de que, además, no hay ningún problema por inyectar las dos dosis el mismo día. "Es muy importante que las personas mayores y con patologías se vacunen, pero también que lo hagan los sanitarios y quienes trabajan en residencias. No para protegerse, sino para proteger", añade Ramos.

¿Habrá quintas y sextas dosis?

¿Será esa la norma a partir de ahora, vacunar de ambas enfermedades a la vez cada otoño? ¿Habrá quintas y sextas dosis contra el covid para mayores y vulnerables? Como lleva ocurriendo con cada pregunta desde que empezó la pandemia, todavía no está claro. "Habrá que ver cómo el virus continúa circulando, no podemos descartar que haya una vacuna estacional. Con la gripe lo hacemos porque cada año hay una variante circulando", explica Domínguez.

Lo que al menos sí está claro es que ambas enfermedades son cada vez más indistinguibles. Y que, según indica Ramos, cada vez tiene menos importancia hacerlo. "Deberíamos empezar a hablar de coronavirus como un virus respiratorio más porque las últimas mutaciones provocan cuadros más parecidos a faringitis o a catarros comunes. No es nada grave confundir los síntomas", explica. Si se trata de una persona de riesgo, se le tratará igual en ambos casos y, si no lo es, basta con que proteja a quienes tiene a su alrededor. "Si tenemos un cuadro vírico de estornudos, dolor de garganta y tos, mejor alejarse de los vulnerables", sentencia.

La UE y la OMS piden una vacunación conjunta de la gripe y el coronavirus para este invierno

La UE y la OMS piden una vacunación conjunta de la gripe y el coronavirus para este invierno

Más sobre este tema
stats