LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Juan Carlos Cueto, empresario en espera de juicio por soborno, figura clave del 'caso Koldo'

José Pablo Ferrándiz: "Un votante del PP que no esté cómodo con los pactos con Vox no tiene alternativa"

El doctor en Sociología y director de Opinión Pública y Estudios Políticos de Ipsos España, José Pablo Ferrándiz, cuenta con una larga experiencia como analista de la realidad política española y de los procesos electorales. En su opinión, para que la izquierda pueda superar a la derecha electoralmente se tiene que cumplir un objetivo imprescindible: “el PSOE y Sumar tienen que obtener escaños en algunas circunscripciones determinantes. El hecho de que Sumar pueda ser tercera fuerza política y superar a Vox en las pequeñas y medianas circunscripciones, donde Vox fue tercera fuerza las elecciones de 2019, sería suma cero. Lo que consigue el bloque de la izquierda sería a costa de la derecha. Sumaría y restaría al mismo tiempo, y eso haría que se compensaran ciertas estimaciones de voto que estamos viendo ahora, que por lo tanto están dando un número de escaños más elevado a este bloque de la derecha”.

Pactos PP y Vox

“La alianza del PP con Vox en ayuntamientos y en comunidades autónomas puede alejar o no esa imagen de moderación que intenta transmitir Feijóo. Los españoles ya han normalizado la política de pactos en todas las instituciones y en todos los niveles. Además, el electorado de Vox proviene principal y mayoritariamente del Partido Popular y los votantes de Vox no ven mal los pactos con el PP y la mayoría de los votantes del PP no ve mal los pactos con Vox. Si algún elector o votante del Partido Popular no estuviera cómodo con los pactos de PP y Vox, no tiene alternativa a quién votar en este momento. En otros momentos, sobre todo los del bipartidismo, podría haber pensado en votar al Partido Socialista, pero, sabiendo que existe esta política de bloques, sabe también que es necesario que para que gobernara el Partido Socialista requeriría de otras fuerzas políticas más a su izquierda para gobernar. Más o menos juega en terreno seguro Feijóo, en una pulsión de cambio que existe ahora para cambiar el Gobierno de España”.

Trasvases de votos el 28M

“A mí me está dando miedo que estemos cometiendo lo que se denomina la falacia ecológica, que es tener en cuenta únicamente los resultados globales y de ahí inferir una serie de trasvases que a lo mejor no se han producido. A lo mejor la desmovilización de la izquierda a la izquierda del PSOE no ha sido tanta como los datos parecen indicar. Y a lo mejor esas transferencias de voto del Partido Socialista al Partido Popular tampoco han sido tantas. En todo caso, es verdad que tradicionalmente, también en la época del bipartidismo, hay gente que se mueve dentro de lo que denominamos centro sociológico, que suele ser gente mayor, más conservadora en su forma de ser y de pensar, no tanto ideológicamente. Y en donde, en muchas ocasiones aparecen disonancias con respecto al partido que votaron en las últimas elecciones, en este caso podría haber sido el Partido Socialista cuando ven que sus relaciones no son adecuadas. Hablo claramente del tema de ETA y de Bildu que ha salido en la campaña pasada. Esto puede hacer que opten por otra alternativa que ellos consideran segura y de Estado, que sería el Partido Popular”.

Sumar

 “El objetivo indudablemente de Sumar, debería ser ganar las elecciones. Que esto puede sonar un poco a locura, quizá, pero este planteamiento es el que tiene que tener. Yo siempre pongo el ejemplo del karateka. El karateca, cuando va a romper un bloque de cemento, se pone su objetivo mucho más abajo para que el golpe sea más fuerte en el bloque. Y eso es lo que tiene hacer una formación política, aspirar a ganar y, si lo pensamos, es lo que en cierta medida hizo Podemos en las elecciones generales de 2015, salir a ganar. Y se quedó a muy pocos votos de realmente conseguir este sorpasso con el Partido Socialista. Si dijéramos que tendría que tener un objetivo secundario o un objetivo mínimo en estas elecciones, sería conformarse como la tercera fuerza política en el conjunto de España y principalmente conseguir ser la tercera fuerza política en las circunscripciones, sobre todo las medianas, más que las grandes y las pequeñas, porque las medianas es donde la tercera posición te da una serie de escaños, donde te hace competitivo en el conjunto nacional”.

Ley D´Hont

"En el caso de España, cuando decimos que son elecciones generales, en realidad son 52 elecciones, una en cada una de las circunscripciones, las 52 provincias que existen en España. El sistema electoral en España no es proporcional, porque si fuera proporcional habría menos preocupación por ser la tercera, la cuarta fuerza política. Pero el sistema actual, el método D’Hondt, introduce proporcionalidad en un sistema que es desproporcionado, sobre todo por el tamaño de las circunscripciones y de las provincias. Y este pequeño o reducido tamaño de las provincias hace que no solo la primera fuerza política, sino incluso la segunda se vea recompensada. El porcentaje de escaños que obtienen es superior al porcentaje de voto que le correspondería si fuera un sistema proporcional. Se llevan esa prima de escaños por primera y segunda fuerza política. La tercera, más o menos podemos decir que sí, que tiene esa proporcionalidad, pero la cuartas y las quintas fuerzas políticas quedan totalmente destruidas”.

Diferentes electorados

“El Partido Popular, tradicionalmente, era un partido más masculino que femenino. Estos últimos tiempos, se ha feminizado porque se han ido hombres a Ciudadanos y a Vox. Es verdad que, sobre todo, cuenta con una mayoría de sus votantes que tienen ingresos superiores a la media de los españoles. En el caso del PP, se ha feminizado algo más y lo componen sobre todo personas mayores. Tiene mucha más transversalidad entre residentes en ciudades y en zonas urbanas o semi urbanas. En el caso del Partido Socialista también es un electorado mucho más mayor que el de esas formaciones que se llamaron emergentes. Podemos, Ciudadanos y, posteriormente Vox, han tenido problemas para penetrar en las capas donde han estado tradicionalmente el PP y el Partido Socialista, personas mayores y en territorios más alejados de lo del urbano. Sin embargo, la transversalidad de Sumar es superior a la de Podemos, la de Ciudadanos y la de Vox. Es capaz de penetrar en jóvenes, en edades intermedias, en mayores, pero también en ciudades y también en entornos menos urbanos”.

Elecciones en verano

“Es verdad que se ha hablado mucho sobre la celebración de las elecciones el 23 de julio con temperaturas muy elevadas. Yo tengo dudas sobre si va a afectar o va a incidir en la participación. Creo que hay otros motivos que afectan más a la movilización o desmovilización de un electorado. Probablemente el que es abstencionista y lo es de forma crónica va a tener una excusa muy buena, porque sabemos que todavía está bien visto acudir a votar. Entonces va a tener una buena excusa el que nunca vota o el que no quiere votar en estas elecciones para decir por qué no ha votado: el calor. Pero insisto, creo que no es un elemento movilizador o desmovilizador cuando hay otras variables que importan mucho más para decidir si te quedas en casa o si vas a acudir a votar. Y en este sentido, parece que la derecha está muy movilizada. Quiere el cambio. Las dudas están en la desmovilización de la izquierda, pero creo que no va a tener que ver con la fecha elegida”.

Temas de campaña

“Los temas sobre los que se va a hablar en estas elecciones van a ser muy importantes y determinantes. Tenemos el precedente de las elecciones municipales y autonómicas, donde en principio tienen mucha más importancia las cuestiones más locales o más regionales. Sin embargo, asuntos como el de Bildu han introducido unos temas más de ámbito nacional que han desviado el foco, lo han nacionalizado. Lluís Orriols habla de lo que se denomina en ciencia política los temas cuña. Son esos que sabes que a tu electorado no les divide, están de acuerdo con los que estás comentando, pero al electorado contrario sí que le crea división, quizá no suficiente para que te voten, pero sí suficiente para que se desmovilice. En este caso ha sido con un tema como ETA y el terrorismo. Al hablarles de ETA, les está diciendo a los votantes socialistas que su partido está pactando con el independentismo. Hay una parte del electorado del Partido Socialista que no está muy de acuerdo o le genera cierto tipo de disonancia. El PSOE ha aprendido del 28M y lo que va a intentar es colocar sus temas, aquellos donde parece que hay un consenso en que le ha ido bien, como el tema económico. Otra cosa es que lo consiga”.

 Valoración del Gobierno

“Suele ocurrir que respecto a las medidas que hace el gobierno haya consenso. Pero es que la decisión de voto en muchas ocasiones tiene que ver con otras cuestiones que pueden ser más o menos racionales, más emocionales. Incluso, puedes pensar que El PSOE o el Gobierno no lo han hecho mal, económicamente hablando. Pero no vas a votar nunca al Partido Socialista ni al Gobierno, porque además consideras que cuando llegue tu partido también lo va a hacer igual de bien en esos temas económicos. Y prefieres que esté tu partido gobernando, porque en otras cuestiones que de tu interés o que te preocupan, está más cercano a su forma de pensar o a las propuestas que te puede ofrecer el otro lado. Tampoco hay tanta contradicción. Todos tenemos contradicciones. Muchas veces, sabemos que la decisión del voto no es racional, tiene una parte de racionalidad, pero hay otros componentes que entran en juego”.

Bulos electorales

María Llapart: "La división de la izquierda era un regalo con lazo para Feijóo"

María Llapart: "La división de la izquierda era un regalo con lazo para Feijóo"

“Esperemos que no encontremos, dentro de la agenda política y mediática, fake news, como pueden ser cuestiones que tengan que ver con poner en duda el sistema de recuento de los votos o algunas cuestiones como el pucherazo en ciertas localidades pequeñas, muy localizadas. El hecho también es, por cierto, que se haya descubierto, que salte a la luz. Los controles parece que funcionan, pero creo que son cuestiones que no se pueden poner en duda. El sistema, por ejemplo, de recuento electoral en el caso de España es una referencia. Hay pocos países, pocas democracias liberales, incluso en nuestro entorno, donde un recuento electoral sea tan rápido, sea tan transparente y sea tan limpio. Seguramente van a salir bulos, porque también hay ciertos partidos a los que les beneficia el crear este clima de poner en duda cuestionamiento el sistema”.

No solo economía

“Supongo que el Partido Socialista va a intentar hablar de economía durante esta campaña. Existe a veces una paradoja. Se estudia lo que se denomina el voto económico, que es cómo influye la percepción que tiene la gente sobre la situación económica, la pasada y la proyectiva del futuro, cómo piensa que va a ser la situación económica y en qué medida eso puede determinar el voto fijándonos únicamente en lo económico. Lo que dicen los estudios de ciencia política es que no siempre el gobierno que ha tenido una buena gestión económica se ve beneficiado. Suele ser más fácil que si tienes una mala gestión económica te veas perjudicado. Pero la paradoja es que, si has hecho una buena gestión económica, no en todas las ocasiones apareces premiado por el electorado. Nos quedamos siempre con una parte de la frase de James Carville, que era el asesor de Bill Clinton. Todos recordamos la frase que tenía allí en el despacho: ¡Es la economía, estúpido! Pero luego también había una coletilla que decía: “Y la Seguridad Social, no te olvides de la Seguridad Social”, pero esa coletilla siempre la olvidamos. Hay más cosas aparte de la economía”.

Seis debates

“En los últimos años, no solo en España, en prácticamente casi todas las democracias liberales, hemos visto que la gente retrasa cada vez más su decisión de voto incluso al mismo día de las elecciones. En este sentido, todos los acontecimientos que sucedan durante esta última semana tienen importancia y pueden tener relevancia también. La idea que tenía Pedro Sánchez cuando le dice a Feijóo ‘vamos a tener seis debates y además cara a cara’, es conseguir que el líder los populares se moje. En un partido de fútbol es muy fácil que el equipo más malo meta un gol, se eche para atrás y acabe ganando. Pero en otros deportes donde los puntos en juego son más, es mucho más difícil que el peor acabe ganando. En baloncesto, si eres mucho peor que el contrincante, es muy difícil que acabes ganándole. Sánchez se siente más cómodo porque, lo ha comprobado también en el Senado, y tiene la percepción de que puede ganar en los debates y puede sacar una imagen de Feijóo de falta de capacitación para ser presidente del gobierno. Eso es lo que buscaba pidiendo seis debates cara a cara".

Más sobre este tema
stats