La portada de mañana
Ver
Las macrorresidencias suman el 38% de las plazas de mayores, un modelo que se demostró letal en el covid

Ramón Lobo: "Ucrania está sola, porque las sanciones no sirven para nada"

El periodista Ramón Lobo (Lagunillas, Venezuela, 1955) ha cubierto información sobre los conflictos internacionales más importantes de los últimos treinta años. Ha colaborado con multitud de medios, entre los que se encuentran infoLibre y tintaLibre. Entre otros galardones, obtuvo el premio Cirilo Rodríguez en 2001, concedido por sus propios colegas profesionales, en reconocimiento a su carrera en el ámbito de la información internacional. Estos días es requerido por diferentes medios de comunicación para aportar su punto de vista sobre la invasión de Ucrania por parte del ejército ruso.

El desencadenante de la invasión

“Para Putin, es primero un asunto emocional, al considerar que Ucrania es la cuna de la nación rusa. Y, después, hay un problema de seguridad, porque entiende que si Ucrania pasa a Occidente, la invasión de Rusia podría ser muy fácil. El conflicto se ha desencadenado cuando Putin pierde el dominio sobre Ucrania y empieza a tener gobiernos en Kiev que no controla y los oligarcas ucranianos prorrusos que él manejaba ya no están ahí. Putin tiene miedo de que Ucrania pase a ser miembro de la OTAN. La paradoja es que a Ucrania la están atacando por querer ser miembro de la OTAN y no se le puede defender porque no es miembro de la OTAN. Si hubiera estado dentro, Putin no hubiera atacado nunca porque supondría que 30 países de la OTAN tienen que responder a ese ataque. Al no ser miembro de la OTAN, le sale gratis”.

El plan de Putin

“Las dos últimas grandes invasiones que ha habido —tanto la de Napoleón como la de Hitler— pasaron por Ucrania. Putin quiere tener, ahí, un par de estados-colchón, Bielorrusia y Ucrania. Lo que va a intentar ahora, seguramente, es cambiar el Gobierno y poner uno prorruso. Pero el problema es que desde el 2014 hasta ahora se ha producido una ruptura emocional muy fuerte en Ucrania que va a tener consecuencias. Podrá derrotar al ejército ucraniano, podrá cambiar el gobierno, pero veremos si es capaz de sostenerlo en el tiempo. Opino que va a ser bastante complicado para Putin llevar a cabo sus planes en Ucrania. No sé cómo le va a salir. Lo único que sé es que las guerras empiezan de una forma y no se sabe cómo acaban y como creo que decía Napoleón: “Ningún plan militar resiste el contacto con la realidad".

La opinión del pueblo ruso

“Es muy complejo hablar de población rusa porque ellos están sometidos a una información casi única. Les controlan los medios de comunicación y los bots rusos son muy activos en las redes sociales allí también. No hay un acceso fácil a información de calidad e independiente. Rusia no es un país atrasado. Considero que la gente está cansada también, y no creo que le estén comprando el discurso nacionalista de la misma forma que se lo pudieron comprar con Crimea. Con Crimea hubo un apoyo masivo hacia ese movimiento y, en este caso, no considero que sea masivo, pero no se puede esperar nada de la opinión pública rusa, es decir, que no va a haber decenas de miles de personas en la calle, ni una nueva revolución de terciopelo. Eso es muy difícil. De hecho, está saliendo más gente en San Petersburgo, Moscú y otras ciudades, que en las ciudades españolas y europeas para protestar por la invasión de Ucrania”.

La capacidad de resistencia de Ucrania

“Ucrania no creo que tenga capacidad de resistencia a corto plazo. El ejército ucraniano sí puede causar daños, el ministro de Defensa británico habla de cifras, pero siempre son cifras demasiado redondas. Las cifras, normalmente, son víctimas simplemente de la propaganda. Pero aunque le puedan causar más daño del previsto —porque tienen armas modernas que ha suministrado la OTAN y Estados Unidos— no es un ejército que pueda enfrentarse al ruso. Sobre todo la superioridad aérea rusa es tremenda y Occidente no puede establecer una zona de exclusión aérea ni siquiera en el oeste, que es la zona más europea de Ucrania, porque implicaría entrar en contacto con el enemigo y garantizar que la guerra se expande. Ucrania está sola y las sanciones no van a ser suficientes porque las sanciones no sirven para nada. Las sanciones son para parecer que haces algo y para que tenga algún coste”.

Hasta dónde puede llegar la invasión

“Pensé que Putin se iba a conformar con el Donbás. No está haciendo eso. Ahora, ¿se va a retirar luego allí? ¿Va a buscar un cambio de gobierno? ¿El cambio de gobierno es sostenible en el tiempo? No es lo mismo invadir, es decir, ir, pegar y marcharte, que ocupar. El paso de entrar, invadir y ocupar es muy corto. Así que en tres o cuatro semanas pueden empezar los problemas de verdad. Considero que la gran capacidad de Ucrania, aunque en esto es muy fácil equivocarse, está en la resistencia a medio y largo plazo. O sea, en crearle problemas a Putin. Ahí sí, supongo, que van a contar con la ayuda occidental, a parte de con suministro de armas, que no tiene por qué ser directo. Y Putin, creo que una de las respuestas que podría dar ahora, cuando asegure Ucrania, es intentar Moldavia, que es una pieza muy fácil y bajar así la frontera hasta Rumanía”.

Repercusión internacional

“Aquí, el gran ganador es China. China está en la final. Esto es una semifinal de Champions. El problema es que gane quien gane esta semifinal va a perder luego con China, porque China ya va a ganar. China tiene la ventaja de que no tiene prisa. Se especulaba mucho con la posibilidad de que China aprovechara para invadir Taiwán y dividir la atención en dos. Sería muy extraño que China hiciera eso. Mientras, la OTAN es como si hubiera renacido. La OTAN era un instrumento en la Guerra Fría que había perdido utilidad y que se ha visto arrastrada por Estados Unidos en aventuras como la de Afganistán. Esa OTAN no nos interesa y una OTAN que vaya a enfrentarse a China tampoco, porque a nosotros, a la Unión Europea, no nos interesa el enfrentamiento con China. A Estados Unidos le afecta porque China es un rival comercial que entra en competencia directa”.

Crisis de refugiados y de energía en la UE

“Va a haber una crisis de refugiados, es evidente. Los países más afectados van a ser los limítrofes, como Polonia y Hungría. Hay que recordar que ya pasó en los Balcanes. Nosotros acogimos a bosnios y algunos se quedaron aquí a vivir. Lo que sí que puede haber es un cambio muy importante en las dependencias estratégicas del gas. Nosotros tenemos una dependencia del 7% del gas ruso. Dependemos, sobre todo, del argelino y del americano y no sé si nos llega algo de Noruega. La Unión Europea se tiene que replantear totalmente el mercado del gas. Tú no puedes depender del porcentaje que te aporta Rusia porque estás en sus manos. Napoleón también dijo en la batalla de Waterloo que "la mano que da siempre está por encima de la mano que recibe". Si tú no tienes una posición de fuerza económica, tienes una posición política y militar complicada y la Unión Europea tiene una posición económica muy débil respecto a Rusia”.

La amenaza nuclear

Lucía Méndez: "Casado quiere la paz, obligado por los barones, y Ayuso quiere seguir la guerra"

Lucía Méndez: "Casado quiere la paz, obligado por los barones, y Ayuso quiere seguir la guerra"

“Toda la Guerra Fría se sustentó en un principio, que en inglés son las siglas MAD, y, además, es gracioso porque significa "loco", pero es un acrónimo: significa "Destrucción Mutua Asegurada". Si tú disparas, yo tengo sistemas automáticos de respuesta, como en ¿Teléfono rojo?: volamos hacia Moscú de Kubrick, entonces empiezan a salir misiles de un lado para otro sin que intervenga nadie que los pare y nos destruimos mutuamente. Mientras que los dos tengan garantía de que te vas a destruir mutuamente, es la seguridad de que nadie va a atacar primero. En el momento en que alguien crea que puede tomar ventaja es cuando puede haber una guerra nuclear. La situación sería tan espantosa, que es impensable y Putin creo que no está loco, aunque los últimos discursos que ha dado han sido bastante paranoides”.

Lecciones de la historia

“Se habla mucho respecto a si en Ucrania hay nazis. En Ucrania hay extrema derecha, claro, pero hay casi menos extrema derecha que en Rusia. La extrema derecha rusa está en el parlamento. La extrema derecha ucraniana, no. Yo espero que todos sepamos a lo que estamos jugando. En 1939, el 1 de septiembre, cuando los nazis invaden Polonia, seguramente la gente dijo "pobres polacos", sin imaginarse todo lo que vendría después. Ahora podemos decir "pobres ucranianos". Espero que todos hayamos aprendido lecciones en la historia y esto no vaya más allá porque si no, nos estamos jugando bastante. Estamos jugando entre la posibilidad de una nueva Guerra Fría, que sería lo menos grave o un nuevo orden mundial en el que China tenga un papel mucho más activo o estamos jugándonos la tercera guerra mundial, que sería ya el colmo después de la pandemia”.

Nuevo orden mundial

“Putin es un jugador de ajedrez que, a veces, parece que está jugando al póquer, pero es un jugador de ajedrez. Biden es un jugador de póquer y la política que ha seguido las últimas semanas ha sido la de decir lo que decían sus servicios de espionaje y, al final, lo han clavado. Biden, el problema, es que no tiene cartas. Putin quiere regresar a la vieja Unión Soviética. Él tiene una formación de espía del KGB. Es un tío que tiene información, no es tonto, y Biden considero que es un presidente de un solo mandato. Y luego está Trump que, en condiciones normales, puede volver en 2025. Trump ha apoyado a Putin. Ha dicho que es un genio y ha apoyado la invasión de Ucrania. Creo que el peligro es que EEUU puede ir a una presidencia muy autoritaria a partir de 2025. Rusia ya está en una presidencia autoritaria y China es una presidencia también autoritaria”.

Más sobre este tema
stats