LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las farmacéuticas se resisten a crear nuevos antibióticos mientras Ucrania dispara el temor a una crisis sanitaria

Una misión de la NASA trae a la Tierra la muestra más grande de un asteroide

Prueba de caída y recuperación de la cápsula de retorno de muestras de la misión OSIRIS-REx previa a la operación real en el desierto de Utah (EE UU).

Agencia SINC

La NASA lanzó la misión OSIRIS-REx en septiembre de 2016 con destino al asteroide Bennu, donde llegó en diciembre de 2018. Después, la nave espacial inspeccionó detenidamente este objeto durante más de dos años, y en octubre de 2020, en una complicada maniobra, descendió y tomó una muestra. La guardó en una cápsula de retorno y ahora la soltará por fin sobre la Tierra.

El domingo 24 de septiembre, la cápsula de la misión Orígenes, Interpretación Espectral, Identificación de Recursos, Seguridad y Explorador de Regolitos (de ahí las siglas OSIRIS-REx en inglés) atravesará la atmósfera terrestre y aterrizará en paracaídas en el desierto de Utah, en Estados Unidos.

El aterrizaje de la muestra del asteroide Bennu en el desierto de Utah se podrá seguir desde NASA en español

Miembros de la misión la recogerán en el Campo de Pruebas y Entrenamiento que tiene el Departamento de Defensa estadounidense en esa zona, donde ya han realizado pruebas y simulaciones previas a la operación.

La NASA invita a compartir en directo la emoción de este retorno de muestras de asteroide a través de su canal de televisión y redes sociales, con la opción de seguirlo en español.

Una vez recogida, la muestra se enviará al Johnson Space Center de la NASA en Houston, donde se ha construido un laboratorio para almacenarla en perfectas condiciones. Desde aquí se supervisará la distribución de los pequeños fragmentos a científicos de todo el mundo.

Estudios presentes y futuros

Este centro espacial también custodiará y preservará una gran fracción de lo que traiga OSIRIS-REx para que lo estudien las generaciones futuras, como se hizo con las muestras del programa Apolo, algunas de las cuales se están abriendo actualmente para examinarlas con tecnología que no existía en aquel momento.

Se trata de la primera vez que la agencia espacial estadounidense trae muestras de un asteroide, aunque una operación parecida la ha realizado ya antes la sonda japonesa Hayabusa2 desde el asteroide Ryugu

Testigo del primitivo sistema solar

En el interior de la cápsula de OSIRIS-REx se encuentran algunas de las rocas más antiguas de nuestro sistema solar. La muestra de Bennu, un asteroide rico en carbono, ofrece una visión prístina de los componentes básicos que se convirtieron en nuestro Sol y los planetas hace unos 4.500 millones de años.

Los asteroides son una ventana a la composición química del sistema solar primitivo y a la posibilidad de transportar los ingredientes de la vida

Los asteroides son restos de rocas y metales que no llegaron a formar parte de los planetas ni de nuestra estrella. Apenas han cambiado desde su formación y ofrecen una ventana intacta a la composición química del sistema solar primitivo, y a la posibilidad de que asteroides como Bennu transportaran las moléculas orgánicas que podrían haber sembrado la Tierra primitiva con los ingredientes de la vida.

La misión Euclid se prepara para explorar el universo oscuro

La misión Euclid se prepara para explorar el universo oscuro

Según la NASA, “esta misión ayudará a los científicos a investigar cómo se formaron los planetas y cómo comenzó la vida, así como a mejorar nuestra comprensión de los asteroides que podrían impactar contra la Tierra”.

Después de que OSIRIS-REx traiga esta muestra a la Tierra, la nave espacial continuará en una misión extendida bajo el nombre de OSIRIS-APEX al asteroide Apophis.

Este artículo fue publicado originalmente en la Agencia Sinc, la agencia de noticias científicas de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

Más sobre este tema
stats