LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así funciona el doble rasero ante la corrupción: el nuevo PP cerró filas con Ayuso y el PSOE cerca a Ábalos

Librepensadores

Generalizaciones, género y neolenguaje

Francisco Lozano Sanz

La pobre y mala utilización del lenguaje que practican: políticos, comunicadores y periodistas; es algo cada vez más habitual y desolador.

En una carta escrita a Tinta Libre titulada “Los incendios en Asturias” reprochaba a todos los medios y profesionales de la información por su confusión entre “incendiario” y “pirómano”.

Ya han dejado de aparecer en las televisiones esas pavorosas imágenes y relatos en las cuales se informaba de que “miembros del Daesh/ISIS, habían “decapitado” a varios rehenes” cuando en realidad no los decapitaban, si no que los degollaban, que no es lo mismo, pues esta última práctica tiene connotaciones religiosas en el Islam, que sería muy largo de explicar.

Hace tan sólo unos pocos de meses todos aquellos a quienes un contertulio, político e incluso periodista criticaba o no le gustaban eran “radicales” (desde Podemos hasta el Estado Islámico) En cuestión de semanas los “radicales” se han convertido en “populistas”.

Últimamente parece que está perdiendo fuerza la etiqueta de “privilegiado”, que se aplicaba a cualquier persona que: tuviese trabajo, cobrase mil euros o fuese empleado público (sobre todo cuando se aprobó la Reforma Laboral) sin haberse tomado la molestia de leer el significado de “privilegiado”. También eran privilegiados quienes vivíamos en el campo o en eso que llaman Occidente, Europa, el mundo libre etc. Y todo esto sucedía “como no podía ser de otra manera” que siguen repitiendo como loros los comunicadores, políticos y periodistas como recurrente muletilla a aplicar en cualquier frase. Ya se sabe la Teología de la Predestinación es científicamente incuestionable.

Ahora… cualquier manifestación artística, jugada o gol de un partido de fútbol y todas las situaciones buenas o felices son “maravillosas”, único adjetivo para definir: lo bello, agradable, sublime, placentero, exultante, hermoso… etc., pero si haces una crítica de la Sharía o ley islámica y de cómo se aplica en los países musulmanes… entonces eres un “islamófobo” aunque tu argumentación se base en datos, cifras, denuncias de Amnistía Internacional, Human Rights Watch… etc.

La financiación popular es crowfunding, el entrenador, apoderado o representante es un coach, el lápiz de memoria es un pen” o pendrive.

“En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es "cantante" y el de existir, “existente”. ¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene entidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “-nte”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no “dirigenta”; “residente”, no “residenta”.Como la Bella Durmiente, y no “durmienta”. (Este último párrafo lo he copiado literal de una profesora –no sé su nombre- que lo colgó en internet).

Y yo añado que una mujer puede ser líder –y no lideresa de un partido, como escucho cada vez que citan a Esperanza Aguirre o Susana Díaz-. De igual manera se dice “la chófer” y no “choferesa” y también “la juez” o “la fiscal” de la misma forma que se dice “la oficial” o “la alguacil” –si es que queda alguno/a - y no “oficiala”, “alguacila” o “tenienta” de alcaldesa o alcalde.

No me imagino a ningún periodisto que, enfadado por el giro que está tomando esto del neo-lenguaje escribiese: “Rafa Nadal es un gran tenisto, maneja el raqueto con el mano izquierdo que es un primor, y le pega al peloto…como el gran artisto que es”

Y regreso al escrito del citada profesora que termina así:

“Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino.”

Espero no molestar o enfadar por esta referencia al género. Sinceramente lo único que pretendo ser es:“Una buena persona que trabaja en La Naturaleza, con las aves, la floresta; que ama la música, la danza, las Bellas Artes, la Luna Llena, las playas desiertas, la bicicleta… que valora la amistad, la belleza y ¡tantas cosas buenas que nos ofrece la vida!”. Ya ven todo de género femenino.

Quizá pueda parecer que es una banalidad lo que critico en este artículo pero hay más.

Tras la finalización de la Conferencia de Presidentes Autonómicos, celebrada hace unos días son muchas las cabeceras de periódicos y medios de información digital –infoLibre también- que ha utilizado expresiones tales como: “Cataluña y el País Vasco no asisten a la Conferencia…”, “Rajoy advierte a Cataluña…”, “Cataluña y País Vasco se rebelan contra Madrid”.

Viene siendo muy habitual entre los periodistas, contertulios, opinadores y prensa en general referirse a Cataluña, País Vasco o cualquier Comunidad Autónoma cuando en realidad están aludiendo a: el Gobierno de las mismas, los partidos políticos en el poder, sus presidentes… etc. Así mismo desde las comunidades autónomas se suele citar como “Madrid” cuando en realidad se refieren a el Gobierno de la Nación o la Administración del Estado , y no a la Comunidad Autónoma de Madrid, ni a su capital ni a los ciudadanos que la pueblan.

En un artículo mío titulado "Identidad", daba a conocer –me lo comentó un periodista- la orden que había recibido de los medios en los que colaboraba (periódico local, televisión y radio autonómicos de Asturias) en citar siempre la procedencia del citado como “asturiano”. Algo que he podido constatar con el gentilicio de “aragonés”, cuando viajo al Alto Aragón y leo los periódicos locales, y que también satura las televisiones de ambas comunidades.

Me preocupa esta deriva étnica, identitaria, excluyente. El Brexit aún no ha mostrado su peor cara, y el aislacionismo de Donald Trump, anuncia males aún por venir, así como el expansionismo nacionalista de Vladimir Putin… el ISIS/Daesh. Una ola de nacionalismo étnico, alienante, empobrecedor cultural y humanamente, renace en la vieja Europa, trayendo recuerdos de antiguos conflictos bélicos que asolaron el mundo en guerras que hoy parecen olvidadas.

“La poesía es un arma cargada de futuro” (Gabriel Celaya) pero… también lo es que las palabras a veces son un arma que carga el diablo. Y estas generalizaciones de: Cataluña, País Vasco, Madrid, España… sirven para darle más pólvora a populistas –esta vez sí que utilizo el término con conciencia de su significado- demagogos, nacionalistas victimistas y rancios y oxidados patriotas.

Cuidemos el lenguaje, pero más aún su contenido. No confundamos, por torpeza o manipulación interesada a los ciudadanos, las personas que moran et laboran los campos, las ciudades y montañas; con esos gentilicios tan subjetivos como son el lugar donde vinieron a la vida, y el azar ha decidido que sean nuestros vecinos y compañeros.

 

Francisco Lozano Sanz es socio de infoLibre 

Más sobre este tema
stats