La portada de mañana
Ver
La derecha apoya en Irlanda y Noruega el Estado palestino mientras PP y Vox lo censuran en España

LIbrepensadores

Oír y escuchar

Amador Ramos Martos

(A los políticos que nos oyen pero no nos escuchan). Escuchar es oír con atención lo oído

, un detenimiento reposado y activo en el tejido inagotable y siempre impredecible de palabras enhebradas que conforman un decir nunca antes dicho.

Escuchar es un alumbramiento verbal de otras formas de ver y de interpretar el mismo mundo por tantos otros singulares y variopintos discursos.

Escuchar, es darnos por enterados, poner oído a otros “decires” diferentes, atenderlos como si por nosotros fueran reflexionados y dichos.

Escuchar es ser nosotros en palabras de otros, indulgentes con discursos distantes y distintos, reencontrados, enriquecidos en lo dicho compartido.

Escuchar es un abandonarse en relatos ajenos, es indagar, arriesgarnos a descubrir que nuestro relato sea incomprendido por nosotros mismos.

Escuchar, es ser autocrítico con lo que de refutable tiene lo que pensamos, opinamos, y que exponemos categóricos y engreídos a otros oídos.

Escuchar es flotar en remansos, nadar en corrientes y sobrevivir a turbulentos remolinos del ancho y siempre diferente río de palabras, de discursos distintos.

Escuchar es contrastar la analogía oculta, de lo en apariencia desigual y heterodoxo con lo por nosotros enunciado, afirmado y hasta entonces dicho.

Escuchar es huir de soliloquios auto escuchados como irrefutables, como definitivos, de parloteos recalcitrantes sin razones y sin sentido.

Escuchar es renunciar a lo invocado como argumentario de un pandemónium excluyente de otros argumentos ignorados por los que creen exclusivo su griterío.

Escuchar es no ser sordos a otros discursos que no sean propios, aguzar el oído ante discursos chirriantes en principio, suavizados al escuchar con atención lo oído.

Escuchar, es ver con los oídos, descubrir lo común compartido en lo no escuchado ni atendido, entrecruzar miradas de palabras al conversar entre distintos.

Escuchar, es aventurarse más allá de lo oído, buscar en la selva de discursos el mejor decir de otros, para crear y enriquecer nuestro propio decir y discurso.

(Mientras escribo, la lluvia sigue cayendo monótona tras los cristales)

______________

Amador Ramos Martos es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats