La portada de mañana
Ver
La desinformación amenaza a los 11,6 millones de españoles que ya viven en “desiertos de noticias”

Prepublicación

'Contra el capitalismo salvaje'

'Contra el capitalismo salvaje', de Bernie Sanders.

Bernie Sanders

infoLibre publica Contra el capitalismo salvaje, de Bernie Sanders, senador estadounidense del Partido Demócrata y candidato a las primarias para las presidenciales de 2020. El ensayo, publicado en Estados Unidos en 2017 —esto es, después de su campaña de 2016 para convertirse en el candidato demócrata frente a Hillary Clinton—, es un breve resumen de los principales conflictos que ve en su país. En el texto de 140 páginas, editado por Clave intelectual, el político trata también de ofrecer una guía para resolver problemas como la desigualdad en el acceso a la educación, la brutalidad policial o un sistema fiscal poco progresivo. 

________

Los jóvenes de este país son el futuro de Estados Unidos y esta es una buena señal para nosotros. He observado que la generación actual de jóvenes es la más inteligente, la más idealista y la menos prejuiciosa de nuestra historia. Se trata de una generación preparada para pensar en grande y llevar a este país en una dirección muy distinta de la que hemos transitado durante años. Está especialmente preparada para rechazar el sistema de valores patrocinado por Donald Trump y los reaccionarios del ala derecha del Congreso que apoyan sus ideas.

La tesis fundamental de este libro es bastante sencilla: en cada una de las cuestiones prioritarias, la gran mayoría de los estadounidenses está a favor de una agenda progresista y rechaza rotundamente los puntos de vista económicos del Partido Republicano. Cualquiera sea la comunidad de este país –incluidos los estados más conservadores– no serán muchas las personas que consideren sensato otorgar cientos de miles de millones de dólares en exenciones tributarias al uno por ciento más rico de la población, mientras se recorta en seguridad social, asistencia médica a mayores y discapacitados, seguros médicos para personas de bajos ingresos, educación y salud. No serán muchos los que crean que el cambio climático es un “fraude”. Sin embargo, esas son las ideas que sostienen el presidente Trump y la mayoría de los líderes republicanos en el Congreso.

Por otro lado, la mayoría de los estadounidenses cree que es imperativo que hagamos del salario mínimo un salario con el que se pueda vivir, que garanticemos la igualdad salarial para las mujeres y que, como el resto del mundo, otorguemos licencias por maternidad y médica pagas. El pueblo estadounidense entiende que la asistencia médica es un derecho de todos y no un privilegio, y que en una economía competitiva y global debemos sostener facultades y universidades públicas. Los estadounidenses quieren que creemos millones de trabajos bien remunerados, mediante la reconstrucción de nuestra infraestructura hoy en ruinas y la inversión en energía sustentable y vivienda accesible.

Este es un país profundamente injusto y el pueblo estadounidense sabe que en medio de la enorme riqueza y desigualdad de ingresos, los muy ricos tienen que empezar a pagar una proporción justa de impuestos, y que necesitamos urgentes reformas de nuestros inoperantes sistemas inmigratorio y penal. El pueblo entiende que las mujeres tienen que tener derecho a controlar sus propios cuerpos y que debemos combatir activamente el racismo, el sexismo y la homofobia.

No lo dice sólo Bernie Sanders; lo desea el pueblo estadounidense, tal como lo demuestran un sondeo tras otro.

Ahora bien, podrían preguntarse: ¿pero si esto es cierto, entonces por qué los republicanos controlan la Casa Blanca, el Senado, la Cámara de Representantes y casi dos tercios de las gobernaciones a lo largo del país? ¿por qué tienen el control total –Gobernación, Cámara de Representantes y Senadores– en la mitad de los estados?

Excelentes preguntas: este libro trata precisamente acerca de ello.

Desde mi punto de vista, si vamos a ocuparnos con éxito de los enormes problemas que enfrentan nuestro país y el mundo, necesitamos entender que la democracia no es un deporte televisado. Ya no podemos sentarnos cómodamente y permitirnos tener una de las cifras de votantes más bajas que cualquier país importante de la Tierra. Ya no podemos permitir que los ricos y sus aportes de campaña decidan el futuro de nuestro gobierno. Debemos avanzar con valentía para revitalizar la democracia estadounidense y atraer a millones de jóvenes y trabajadores en un movimiento político imparable que luche por un gobierno que nos represente a todos, no sólo a la clase multimillonaria.

Y esto es lo que estoy empezando a ver en las comunidades a lo largo del país. Por millones, la gente está tomando la calle en oposición a la agenda reaccionaria de Donald Trump. Se están manifestando por la asistencia médica, los derechos de las mujeres, el medioambiente, y para proteger la seguridad social y las prestaciones jubilatorias. Están luchando para lograr una universidad accesible, salario y condiciones de trabajo dignos para todos los trabajadores estadounidenses.

Alexandria Ocasio-Cortez, el principal activo de Bernie Sanders

Alexandria Ocasio-Cortez, el principal activo de Bernie Sanders

También están empezando a postularse para cargos políticos. A veces, en la junta escolar local, o en el consejo de la ciudad, o la intendencia. A veces, es en la Asamblea Legislativa estatal. A veces, es para la Cámara de Representantes o el Senado de Estados Unidos.

Todas estas señales nos revelan que existe un impulso social que trae aires nuevos. De su continuidad y expansión depende que se lleve a cabo una Revolución Política que termine de una vez con las tremendas inequidades que sufre nuestra sociedad.

 

Más sobre este tema
stats