Premio Cervantes

Cinco poemas para acercarse a Francisco Brines

El poeta Francisco Brines en una imagen tomada en 2010.

A los 88 años, y cuando se cumplen seis décadas de la publicación de su primer libro, el poeta Francisco Brines (Oliva, Valencia, 1932) recibía este lunes el Premio Cervantes. Un reconocimiento que, en palabras del jurado, alababa su poesía "intimista", especialmente interesada en "la memoria, el paso del tiempo y la exaltación vital", y su condición de "maestro" de la generación del 50. Estos son algunos poemas que pueden servir de puerta a su larga carrera. 

Los sinónimos

Más allá de la luz está la sombra

y detrás de la sombra no habrá luz

ni sombra. Ni sonidos, ni silencio.

Llámale eternidad, o Dios, o infierno.

O no le llames nada.

Como si nada hubiera sucedido.

De Insistencias en Luzbel (1977).

Aquel verano de mi juventud

Y qué es lo que quedó de aquel viejo verano

en las costas de Grecia?

¿Qué resta en mí del único verano de mi vida?

Si pudiera elegir de todo lo vidido

algún lugar, y el tiempo que lo ata,

su milagrosa compañía me arrastra allí,

en donde ser feliz era la natural razón de estar con vida.

Perdura la experiencia, como un cuarto cerrado de la infancia;

No queda ya el recuerdo de días sucesivos

en esta sucesión mediocre de los años.

Hoy vivo esta carencia,

y apuro del engaño algún rescate

que me permita aún mirar el mundo

con amor necesario;

y así saberme digno del sueño de la vida.

De cuanto fue ventura, de aquel sitio de dicha,

saqueo avaramente

siempre una misma imagen:

sus cabellos movidos por el aire,

y la mirada fija dentro del mar.

Tan sólo ese momento indiferente.

Sellada en él, la vida.

En Ensayo de una despedida (antología, 1997).

El vaso quebrado

Hay veces en que el alma

se quiebra como un vaso,

y antes de que se rompa

y muera (porque las cosas

se mueren también),

llénalo de agua

y bebe,

quiero decir que dejes

las palabras gastadas, bien lavadas,

en el fondo quebrado

de tu alma

y, que si pueden, canten.

En Para quemar la noche (antología, 2010). 

Reencuentro

He bajado del coche

y el olor de azahar, que tenía olvidado,

me invade suave, denso.

He regresado a Elca

y corro,

no sé en qué año estoy

y han salido mis padres de la casa

con los brazos abiertos,

me besan,

les sonrío,

me miran

—y están muertos—,

y de nuevo les beso.

De Elegías a M. B. (2010).

Mi resumen

“Como si nada hubiera sucedido.”

Es ese mi resumen

y está en él mi epitafio.

Habla mi nada al vivo

y él se asoma a un espejo

que no refleja a nadie.

En Jardín nublado (antología, 2016). 

La Comunitat Valenciana homenajea y da un "último abrazo" a Francisco Brines, un "maestro de poesía y vida"

La Comunitat Valenciana homenajea y da un "último abrazo" a Francisco Brines, un "maestro de poesía y vida"

Más sobre este tema
stats