PORTADA DE MAÑANA
Ver
La Audiencia Nacional avala la batalla de Sanidad para impedir que se conozca el precio real de los fármacos

'Érase una vez en Canarias', el drama migratorio llega al cine: "Otros ven un mar bonito, yo un cementerio"

Fotograma de 'Érase una vez en Canarias'

Un hombre toma un helado plácidamente a la orilla del mar mientras contempla con total normalidad y la perplejidad justa una escena inesperada protagonizada por un grupo de africanos que se bajan del cayuco y corren por la playa perseguidos por policías. Está asistiendo a un drama humanitario que le es ajeno, un inesperado espectáculo teatral que luego reducirá a la categoría de anécdota que contar a amigos y familiares. Está normalizando la colisión de dos mundos paralelos que solo llegan a cruzarse por la desesperación y la muerte.

Una vez que sean detenidos y trasladados a un centro para inmigrantes, pasarán a ser una cifra más de esas que con tanta asiduidad como frialdad repiten día si y día también los bustos parlantes que nos dan las noticias en los telediarios. Pero es justo ahí donde empieza Érase una vez en Canarias, nueva película del cineasta canario Armando Ravelo -La tribu de las siete islas (2017) y La piel del volcán (2021)- que llega este viernes 22 de septiembre a los cines.

La primera obra de ficción que habla de la migración en las Islas Canarias retrata la catarsis, encarnada en una joven africana llamada Nola, que viven muchos migrantes sin pasado ni presente. "Cuando vemos las noticias solo escuchamos números y cifras. Han venido diez pateras, 150 migrantes... te quedas con una parte muy superficial y no intentas buscar el verdadero motivo por el que esas personas han abandonado a sus familias y sus proyectos de vida para venir a un país del que no conocen la lengua y tiene una diferente cultura", plantea Diarra Diouf, la actriz protagonista que encarna a Nola, para quien esta cinta sirve en última instancia para "concienciar y empatizar y ver que no somos tan diferentes".

Y aún prosigue en conversación con infoLibre: "Es un error terrible normalizar esas noticias y ver cadáveres de migrantes en el mar. Es como ver cualquier cosa banal, no te hace un impacto fuerte, y no debería estar normalizado que tanta gente muera en el mar. En muchos casos a la gente no le llega, e incluso vemos también muchos comentarios negativos hacia las personas migrantes, algo que ocurre porque no lo viven de cerca. Yo he nacido en Burgos pero vivo en Madrid y conozco historias de personas migrantes, pero creo que hasta no estás en Canarias no tienes una conciencia real de lo que es. Por ejemplo, estuvimos rodando en un centro de migrantes y traté con niños que habían perdido a sus madres en las pateras y eso te hace un click en la cabeza".

"Donde otros ven un mar bonito. Yo veo un cementerio", apostilla su compañero Thimbo Samb, actor ya con cierto recorrido profesional que también participa en esta película y que sabe perfectamente de lo que habla, pues llegó a España en patera en 2006 desde Senegal después de cuatro intentos. "Volver a Canarias ha sido algo increíble para mí. Si la gente que está muriendo en el mar fueran blancos el mundo entero temblaría, pero son africanos y negros. Por lo tanto, ¿qué importa? La gente disfruta de sus vacaciones bañándose en verano en el mar, pero yo ahí solo veo un cementerio", reitera a infoLibre.

El film sigue a Nola, una joven senegalesa que llega a Canarias en cayuco en busca de un padre canario al que nunca conoció. El viaje de la protagonista entre Gran Canaria y Tenerife nos conduce por una epopeya en la que asistiremos al encuentro de la historia de Canarias (unas islas con un importante pasado de emigración, especialmente hacia América) con las experiencias de Nola. De esta manera, la reflexión sobre el pasado y presente del Archipiélago en relación al drama migratorio y la búsqueda de sueños se funden en esta historia sobre superación y resiliencia.

Samb defiende que la importancia de esta película es poder ver, por una vez, a todas esas personas que, como él en su momento, se sienten o se han sentido "invisibles" porque parece que nadie les ve. "Cuando llegamos a España fingimos ser otra persona para encajar. Y esta película nos muestra todo este lado, todo lo que conlleva ser migrantes", argumenta el intérprete: "El objetivo es que la gente reflexione. Ojalá sea una lección que podamos enseñar a los demás, que hay que ver y hay que escuchar. Esta historia es nuestra y la contamos nosotros, porque ahora mismo nos toca a nosotros hablar y enseñar y al público le toca escuchar. Esta película te está diciendo 'oye, estoy aquí y tengo voz, escúchame y me entenderás'".

Por su parte, Ravelo defiende que Canarias tiene que "dejar de ser un souvenir cultural" y dejar de venderse solamente como un "lugar de turismo en el que recibir gente, ser afable y sonreír", y empezar a contar su realidad y exportar sus historias "dignamente". "Se ha hecho muy poquita crónica a través de la ficción. La culpa de que en el resto de España no se hable más de la ruta más mortífera de inmigración en el mundo es nuestra, porque no alzamos la voz y no lo contamos. Eso lo han entendido esta vez las instituciones y por eso lo apoyaron", explica a infoLibre el director de la cinta, que cuenta con financiación del Gobierno de Canarias y de otras muchas instituciones públicas del archipiélago.

Una vez que alcanza territorio español, Nola va conociendo a todo tipo de personas a las que les cuenta su historia de búsqueda. En todas ellas se remueve algo y así, poco a poco, se va acercando a la verdad que le espera al final del periplo. Al mismo tiempo, hace una "radiografía del pueblo canario, en el calle, en lo rural, con una mirada africana y desde lo humano", resume Ravelo, lamentando a su vez que la gente "ni se inmute" con las cifras de fallecidos en el trayecto: "Los muertos no son números, son personas con familias que ya no están porque han fallecido intentando llegar a nuestras islas. Y encima hay gente que les pregunta para qué vienen. Por eso también hacer esta película en la que aproximación no es desde un púlpito salvador, sino de una mirada rasa y digna mirando a los ojos. Porque ellos no quieren misericordia, quieren dignidad, que es la base del ser humano".

'La fabulación infinita' de Terenci Moix, nuestro Truman Capote: "Hoy sería un influencer"

'La fabulación infinita' de Terenci Moix, nuestro Truman Capote: "Hoy sería un influencer"

Coincide Diouf con esta apreciación y agradece que Ravelo les haya dado "papeles dignos como protagonistas" ya que, según lamenta, siempre se cuentan las historias de migrantes "por terceras personas que no tienen nada que ver con esa realidad", algo que no ocurre, al fin, en este film en el que las aventuras y desventuras de Nola son un compendio de medio centenar de historias reales de personas con las que el director se documentó previamente. "Hay que empezar a hacer películas de nuestras historias, porque estamos aquí y somos de aquí. Y que cuenten con nosotros para otros personajes, porque yo he estado en un montón de películas y series y estoy cansado de hacer el mismo papel, el de emigrante mantero que no habla bien, delincuente... esta película no te cuenta nada de esto, te está diciendo 'oye, estoy aquí y tengo voz, escúchame y me entenderás'", tercia Samb.

Precisamente Ravelo cuenta que para la mencionada escena inicial del desembarco participaron extras que, efectivamente, están aquí y habían llegado en cayuco. "Uno de ellos se puso a llorar y me dijo que quería vivirlo y revivirlo porque tuvo que echar al mar a treinta compañeros que fallecieron, alguno de su familia. Otro me contó que su primo estaba en la parte de delante, vino una ola gigante y cuando pasó ya no estaba. Cuando te cuentan estas historias dejan de ser números. Desde entonces, cuando veo imágenes en la televisión, me duele y ya no lo normalizo porque he conocido las historias", relata el cineasta, quien termina reconociendo que es "complicado ver esperanza en una historia así, porque es un drama humano muy fuerte, pero igual que el estiércol genera vida, el drama también lo hace y muchas veces de ahí surgen los mayores amores y alegrías". "Todos los migrantes que he conocido transmiten mucha humanidad, porque las vivencias tan duras te pulen y te convierten en diamante", remacha.

Entre otros reconocimientos, Érase una vez en Canarias ganó en febrero el Premio a Mejor Película Española en el Sevilla Indie Film Festival 2023 (SEVIFF) y el Bronce a Mejor Película Internacional. Esta producción está protagonizada por Diarra Diouf, Álex García (La novia, Antidisturbios), Kira Miró (Todos lo hacen, Machos Alfa), Yanely Hernández, Thimbo Samb (Fuerza de Paz, Black Beach), Kike Pérez y Lili Quintana. Cuenta con la dirección de fotografía de Dario Missaghian y la partitura de Celia Rivero. Su estreno en cines tendrá lugar tan pronto como este próximo 22 de septiembre.

Más sobre este tema
stats