LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Juan Carlos Cueto, empresario en espera de juicio por soborno, figura clave del 'caso Koldo'

Literatura

Julián Hernández: “El humor negro es perfecto para ver la realidad”

El músico y escritor Julián Hernández.

Con una carcajada Julián Hernández rechaza que él sea un artista integral al estilo renacentista y confiesa entre risas: “En realidad soy un pluriempleado suicida porque no me negará nadie que dedicarse a la música o a la literatura, en este país y en esta época, tiene un punto suicida. Vivimos unos tiempos en los que hay que tirar de lo que se pueda y llegar a final de mes como se pueda. Al igual que hacían nuestros padres, a mediados del siglo pasado”. Así pues, desmitificado su carácter de creador versátil, el fundador de uno de los grupos musicales más veteranos y carismáticos no sólo de Galicia, sino de toda España, Siniestro Total, reconoce que ha cultivado muchos géneros literarios y ha practicado una multitud de estilos musicales.

“Lo cierto”, comenta, “es que Sustancia negra surge como una novela de encargo porque los editores de Espasa se empeñaron en que escribiera un relato disparatado que hacía tiempo que yo llevaba en la cabeza”. La historia de un peculiar secuestro en una comunidad de vecinos remite sin duda a narraciones de Kafka, aunque aquel escritor sea una meta inalcanzable, en opinión de Hernández. “Ya me gustaría parecerme a Kafka”, señala, “porque era la hostia, fue alguien capaz de crear todo un mundo literario”. En Sustancia negra pueden observarse resonancias de La metamorfosis, la obra maestra del escritor praguense. Pero también se dejan entrever el sarcasmo cruel y el tono iconoclasta de un Ramón Gómez de la Serna o de un Miguel Mihura. “Hace años me fascinó El hombre perdido, una narración poco conocida de Gómez de la Serna que el propio autor englobaba dentro de las novelas de la nebulosa, una definición muy sugerente”.

A lo largo de las peripecias de Insecto Palo, un personaje indefinido entre humano e insecto que protagoniza Sustancia negra, y de su desmadrada conducta, aparecen situaciones que recuerdan también a algunas películas de Álex de La Iglesia como La comunidad. “Claro que tiene influencias de pelis de Álex, pero también refleja un ambiente de tebeos al estilo de 13 rue del Percebe, unas historias de cómic que nos marcaron a varias generaciones”, explica Julián Hernández para añadir a renglón seguido que el humor negro “resulta perfecto para observar la realidad”.

Aunque nacido en Madrid en 1960, Hernández se define como vigués y desde esa condición fue uno de los impulsores de la movida cultural de Galicia de los años ochenta. Desde aquella época y hasta hoy mismo no ha dejado de interpretar música y de escribir en todo tipo de soportes. Sin ir más lejos, Siniestro Total acaba de regresar de un concierto en Ibiza y el grupo ya se prepara para su actuación en el festival Viña Rock que se celebrará en Villarrobledo (Albacete) entre finales de abril y comienzos de mayo. “¿Cuál es nuestro secreto para seguir al pie del cañón encima de un escenario?” “Pues creo que nuestra cabezonería”, se contesta a sí mismo Hernández tras recordar que la banda ya ha cumplido la edad de Cristo: 33 años. “La testarudez”, observa medio en broma, medio en serio, “siempre figura como una clave de muchos proyectos”. Pero además de ese rasgo, el músico comenta que el grupo ha sabido adaptarse a nuevos tiempos, ha cambiado de gente y ha renovado su público.

“En Siniestro Total”, indica, “somos más fans que músicos. Es decir, que más que buscar una expresión musical propia hemos imitado siempre a nuestros ídolos al margen de sus estilos, son unos ídolos tan diversos que van desde los Beatles o los Rolling a Charlie Patton pasando por AC/DC o Public Enemy”. Sonríe Julián Hernández cuando se le recuerda el famoso aforismo de que “todo lo que no es tradición, es plagio” y añade una frase de Picasso para remachar la idea, “si hay que robar algo, se roba”. En medio de una industria discográfica devastada y en un mundo donde han cambiado radicalmente las formas de escuchar música, Siniestro Total mantiene las giras como “brazo armado del grupo”, en palabras de su fundador. “Siempre vienen chavales a nuestros conciertos y nuestros seguidores no están integrados sólo por cuarentones o cincuentones. Hay que decir que esa presencia también nos mantiene vivos y permite que nuestra música se convierta en una plataforma para otros trabajos”. Al despedirse Julián Hernández no lo duda: “Seguimos vivos porque somos muy cabezotas”. O sea, la tozudez como virtud creativa.

Más sobre este tema
stats