Fiscalidad

Bruselas cuestiona los beneficios fiscales de los planes privados de pensiones

Las comunidades autónomas registran un déficit del 0,12% hasta febrero

Bruselas no ve con buenos ojos el trato fiscal de España a los planes privados de pensiones. Quiere cambios, El documento de trabajo elaborado por la Comisión Europea para evaluar el cumplimiento del Plan de Estabilidad lo dice claro: "En el impuesto sobre la renta personal, la desgravación fiscal de las contribuciones a planes de pensiones tiene efectos regresivos y falsea la composición del ahorro".

Este año, las desgravaciones por las aportaciones a los planes de pensiones restarán a las arcas del Estado 1.112 millones en ingresos, según figura en los Presupuestos Generales del Estado.

La definición más aceptada recoge que un impuesto es regresivo cuando pagan por él en menor proporción los que más tienen que los que menos tienen.

Y una desgravación es regresiva cuando se benefician de ella en mayor proporción los que más tienen que los que menos tienen. "Es lo que ocurre con los Planes de Pensiones" explica José Antonio Rodrigo, de Economista Frente a la Crisis.

Inverco, la asociación de instituciones de inversión colectiva que agrupa a fondos de pensiones y sociedades de inversión cuestiona las cifraasociación de instituciones de inversión colectivas y resta importancia a las valoraciones de Bruselas. El director general de Inverco, Ángel Martínez, sostiene que el Consejo de la Comisión Europea no ha hecho ninguna recomendación sobre la fiscalidad de los planes. 

Documentos de trabajo

"Son documentos de trabajo de la Comisión que, como tal, no hace ninguna recomendación" explica. "yo no le daría importancia". Inverco atribuye los working papers sobre los planes en España a la Dirección General de Presupuestos de la CE working papers y recuerda que otra dirección (Mercados) elaboró un Libro Blanco sobre pensiones que defendía cómo "los Estados tienen que incentivar fiscalmente sistemas privados".

Inverco también niega la mayor: que los planes cuesten dinero a las arcas del Estado. Hace otras cuentas. Martínez asegura que el neto entre aportaciones a los planes (3.929 millones en 2012) e ingresos del Estado por rescates (3.870 millones) dejan en cero el coste para Hacienda.

La andanada de Bruselas a los sistemas privados de jubilación coincide con las críticas de técnicos de Hacienda (Gestha), economistas (Economistas Frente a la Crisis) y partidos (PSOE) por el trato fiscal a los planes de pensiones que, según sostienen, benefician sobre todo a las rentas más altas. En plena ofensiva para reformar el sistema público, la polémica está servida.

Coste para el Estado

En España, 22 de cada 100 declarantes por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) destinan una parte de sus ingresos a planes privados de pensiones. Esas aportaciones suman 88.000 millones de euros y costarán a las arcas del Estado este año 1.112 millones en desgravaciones. En un momento de crisis y de ajuste, cuando el Estado busca vías para aumentar los ingresos, Bruselas quiere que se modifique el sistema.

La legislación establece que se pueden aportar un máximo de 10.000 euros anuales (12.500 euros para mayores de 50 años) a planes de pensiones. Además, se aplica un límite relativo del 30% de las llamadas rentas "activas" (trabajo y actividades económicas). La cantidad se deduce de la base imponible.

Para alguien que ingrese 50.000 euros en el año y aporte 10.000 a un plan de pensiones privado, es como si hubiera ingresado sólo 40.000. Tributará en el ejercicio por esa cantidad. Los impuestos por los 10.000 restantes los pagará cuando se jubile y rescate las aportaciones. Pagará más si cobra el acumulado en forma de capital, y menos si lo hace como renta mensual porque tributará como rendimiento del trabajo, a un tipo alejado del que le correspondía cuando estaba en activo.

"Es un sistema que beneficia a las rentas más altas" señala José Antonio Rodrigo, de Economistas Frente a la Crisis, "a los que tienen los tipos impositivos más altos".

Recursos y deducciones

Los datos que maneja la Asociación de Técnicos de Hacienda (Gestha) le dan la razón. Un portavoz de la asociación, José María Mollinedo, señala que "se están perdiendo recursos por deducciones" muy necesarios en tiempos de ajuste. 

Las deducciones benefician, señala Gestha, a las rentas más altas. Los inversores en planes de pensiones aumentan relativamente cuanto mayores son los ingresos. De acuerdo con los datos disponibles de la última estadística del IRPF, (de 2010 declarada en junio de 2011), sólo el 31,52% de los declarantes de ingresos entre 21.000 y 30.000 euros realizan a portaciones a planes de pensiones, mientras que ese porcentaje se eleva al 65,19% entre los que cobran entre 150.000 y 600.000 euros y al 66,68% entre las personas que ingresan más de 600.000.

El PSOE, que defiende una reforma profunda del sistema fiscal, también quiere revisar lo que denomina "deducciones regresivas del IRPF". En 2010, sostiene esta formación política "la reducción media aplicada por aportaciones a planes de pensiones fue de 1.363 euros y sólo dos de cada 10 contribuyentes la aplicacron. En cambio, la reducción media de los contribuyentes con rentas superiores a 60.000 euros fue de 8.952 euros y prácticamente seis de cada 10 se beneficiaron de ella".

Las deducciones de los planes de pensiones forman parte de un problema más amplio, sostienen desde Economistas Frente a la Crisis. "Hay un exceso de deducciones" sostiene José Antonio Rodrigo. "Debemos plantearnos", asegura "la extensión de procedimiemntos que incentiven la actividad económica por la vía del gasto y no por la reducción de impuestos". Los beneficios fiscales previstos para este año por todos los conceptos ascienden a 16.365 millones de euros.

Planes privados de pensiones: injustos, caros, poco rentables y accesibles sólo para las rentas altas

Planes privados de pensiones: injustos, caros, poco rentables y accesibles sólo para las rentas altas

Más sobre este tema
stats