Economía

No era David contra Goliath: la sombra de los grandes inversores rodea el 'caso GameStop'

Una persona con una máscara protectora pasa por la estación de metro de Wall Street cerca de la Bolsa de Nueva York.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

El Congreso de los Estados Unidos ha tomado cartas en el asunto tras el caos desatado a finales de enero en Wall Street por la burbuja financiera de la cadena de videojuegos GameStop por parte de usuarios de Reddit. Este jueves 18 de febrero tendrá lugar una audiencia en la Cámara de Representantes en el marco del Comité de Servicios Financieros en la que están llamados a declarar los principales protagonistas del fénomeno que sacudió la bolsa. Steve Huffman, director ejecutivo del foro anglosajón, comparecerá junto a Vald Tenev, director ejecutivo de la aplicación Robinhood – principal plataforma para la compra de acciones– y Keith Gill, el usuario de la red social –conocido como DeepFucking Value– cuyos análisis iniciaron el movimiento.

La complejidad del fenómeno, así como el gran número de agentes involucrados y su extensión en las redes sociales dificultarán una investigación que puede determinar el futuro de la bolsa en un mundo cada vez más digitalizado así como derivar incluso en la revisión de las reglas del libre mercado. Expertos y economistas detallan para infoLibre las claves detrás del fenómeno y las consecuencias que puede tener la investigación.

Internet contra la bolsa

El pasado 27 de enero se desataba el caos en Wall Street. GameStop, una compañía especializada en la venta física de videojuegos, salía de un alargado declive y veía como el valor de sus acciones subía vertiginosamente pasando de unos tímidos veinte dólares por acción a principios de enero hasta cerrar en casi 350 dólares el pasado 28 de enero.

¿La razón? Miles de inversores particulares, organizados a través del subforo de Reddit Wall Street Bets, le habían declarado la guerra a los fondos de inversiones, provocando pérdidas multimillonarias a base de boicotear sus apuestas en contra de la compañía. Sin embargo, lo que a priori podría parecer una especie de lucha de clases digital rápidamente se ha transformado en un complejo tablero donde intervienen múltiples jugadores, y en el que, como siempre, la banca parece haber ganado.

Carlos Arenillas, exvicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, explica algunos de los elementos que hay detrás de esta sacudida en la bolsa estadounidense. “Esto no es una cosa de un grupo de minoristas y Wall Street. Esto es un fenómeno más complejo, en el que interactúan unas piezas con otras. Por cada perjudicado hay un beneficiado en el otro lado, y aquí hay decenas de millones de dólares que se han movido, y eso no los mueven los de Wall Street BetsWall Street Bets”, argumenta.

Todo comenzó a mediados de 2020. GameStop, siguiendo la caída que venía experimentando en los últimos años por su modelo de negocio presencial, sufrió un hundimiento a raíz de la pandemia del coronavirus. Durante la primera mitad del año sus acciones apenas valían cuatro dólares. La empresa perdió 280 millones durante los primeros nueve meses y las proyecciones auguraban que está no sería rentable hasta 2023. El futuro pintaba negro para la cadena de videojuegos.

Surge entonces un pequeño movimiento en internet. Concretamente en Reddit, uno de los mayores foros anglosajones del mundo, donde un usuario bajo el nombre de DeepFuckingValue publica en el subforo Wall Street Bets (un apartado dedicado a comentar temas relacionados con la bolsa, en ocasiones de forma humorística) un detallado análisis desgranando las cuentas de la cadena. El foro llega a una conclusión: los fondos de inversión, también conocidos como hedge funds, habían jugado sus cartas a la caída de la empresa, desvalorizándola. Para ello, estos fondos jugaban en corto. Es decir, alquilaban y vendían acciones con el fin de que, cuando el precio de estas bajara, las recompraban por un valor menor quedándose con la diferencia. Los foreros deciden en enero inflar artificialmente los precios con un objetivo claro: causar el mayor daño posible.

El exdirector de la CNMV analiza el movimiento de Wall Street Bets. “Cuando se detecta que hay demasiadas posiciones cortas y muy concentradas en una acción concreta, se puede producir lo que buscaban estos especuladores que inician el ataque, y que es el short squeezeshort squeeze, un acorralamiento”, apunta. “Empujar todo lo posible el precio al alza para que las pérdidas sean tan dolorosas para las posiciones en corto que tengan que recomprar lo que han vendido, y suba aún más el precio”.

La imprevista subida de las acciones produce un efecto dominó en el que los fondos en corto se ven obligados a cerrar sus posiciones y comprar apresuradamente las acciones que deben devolver, antes de que estas sigan subiendo de precio, con el fin de mitigar las pérdidas. Esto genera una retroalimentación, y es que esta compra apresurada no hace sino aumentar aún más el valor la acción.

A golpe de meme, la jugada de Wall Street Bets ha sido vista por muchos como la lucha de David contra Goliath: los pequeños minoristas frente el gran tiburón de Wall Street. Elisabet Ruiz Dotras, directora del Master en Instrumentos y Mercados Financieros en la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), detalla las razones detrás del fenómeno. “Lo que sucedió refleja dos cosas: que hay gente que se mete en bolsa sin tener conocimientos financieros, cosa que es un gran error. Apuestan a lo que les parece y lo toman como un juego de azar. Y por otro lado es la revuelta de la sociedad, que es lo que creo que acabará pasando a distintos niveles”, comenta la experta. “La gente está cansada de que le tomen el pelo, y esto refleja que las redes tienen mucho más poder del que nos parece”.

La acción coordinada a través de las redes supuso un duro golpe difícil de prever por parte de la banca. “No puedes anticiparte a las redes sociales. Es una variable que no la pueden incorporar, porque no puedes modelizar el comportamiento de miles de personas”, incide Ruiz. “Vemos que los minoristas pueden incrementar la volatilidad de los mercados financieros. Y eso es grave porque ya no está controlado por las grandes gestoras”.

Pero la sospecha de que haya otros jugadores poderosos detrás del foro está muy presente para el economista Juan Laborda. “No descartaría que la propia iniciativa no fuera de inversores pequeños, sino que fueran movidos por inversores grandes, con comentarios entorno a esta compañía, y que hayan incitado a hacer unas apuestas frente a otros. Todos nos hemos alegrado de que hayan cedido el pulso a esta gente, pero hay que tener cuidado de que en realidad sean juegos entre casa grandes”. Un análisis en el que coincide Arenillas. “Aquí intervienen otros muchos jugadores, algunos muy grandes y muy profesionales. ¿Qué alguien lo ha empujado? Yo estoy seguro”.

La sombra de Citadel

No solo el papel de las redes ha sido clave en este fenómeno, y es que hay otro nombre detrás de este revuelo: Robinhood, una plataforma online que permite operar fácilmente en bolsa sin comisiones, y que se ha convertido en el principal vehículo que han utilizado los minoristas para comprar acciones. Detrás del modelo de negocio de estas app se esconde otra pieza clave dentro del fenómeno: la venta del order flow o flujo de órdenes de los minoristas a los fondos para realizar negociaciones de alta frecuencia, también conocido como high-frecuency trading: el uso de avanzada tecnología para llevar a cabo un gran número de ordenes en fracciones de segundo a cambio de un pequeño margen de beneficio, conocido como spread.

Así es como se relaciona el surgimiento de estas apps de bolsa con los grandes fondos, y es el mecanismo que les permite ofrecer unas comisiones casi inexistentes. Los brokers online venden la lista de órdenes de los inversores minoritarios a los fondos mayoritarios, que no solo las ejecutan para obtener ese spread, sino que les sirve para tener información privilegiada del mercado. Esta es la relación que mantiene Robinhood con Citadel, uno de los principales fondos de activos del mercado, y cuya compra de órdenes supone el 40% del beneficio de la app. La empresa llamada a democratizar la bolsa no hace más que aumentar el poder de los grandes inversores.

Pero la relación entre Robinhood y Citadel va más allá. Melvin Capital, uno de los mayores fondos perjudicados por Wall Street Bets –la empresa cerró enero con pérdidas del 53%, perdiendo más de la mitad de su patrimonio–, pertenece a Citadel, que a su vez es el principal cliente de Robinhood. El bloqueo de la compra de acciones de Gamestop que llevó a cabo el bróker es una de las piezas principales en la investigación que ha iniciado el Capitolio.

“Robinhood suspende la compra, y no lo hace para proteger el mercado, porque las suspensiones de negociación las puede hacer la SEC, pero un bróker no”, analiza el exvicepresidente del CNMV. “Y lo hace porque no tiene las garantías suficientes que les exigen las cámaras de compensación para atender a posibles fallos o impagos de las operaciones que está cursando. Y ahí es cuando tiene que pedir 3.000 millones en un fin de semana. Y de ese dinero, casi la mitad se la presta Citadel, principal cliente de la plataforma Robinhood”, incide.

Esta es una de las principales sospechas de manipulación del mercado dentro del caso Gamestop, y es que Citadel tuvo que rescatar a Melvin Capital con 3.000 millones de dólares. La senadora Elizabeth Warren ha pedido explicaciones a la plataforma sobre su relación con Citadel, bajo la sospecha de que priorizó los interés de su cliente principal sobre los minoristas.

Ruiz insiste en la posible complicidad de la plataforma ante el que es su principal cliente. "Los que hacen las leyes y los bancos son todos amigos. Estoy segura de que a las gestoras les costó muy poco que la plataforma se bloqueara, probablemente se viera forzadísima. Cuando tú te ves amenazado por un cliente mayoritario, o pierdes el cliente o tienes que hacer lo que te pide. Al final todos se conocen", argumenta.

El mercado, el gran perdedor en imagen

Dentro de este gran juego hay un gran perdedor: la imagen del mercado. La pequeña crisis que ha generado Wall Street Bets ha mostrado las costuras de un sistema que, lejos de regularse solo, muestra que las reglas del juego están hechas para unos pocos, mientras que la posición de los organismos reguladores ha quedado dañada, incide el ex vicepresidente de la CNMV. “Por cada perjudicado hay un beneficiado en el otro lado, menos una cosa que es el mercado, en el sentido del respeto por su buen funcionamiento y la transparencia, algo por lo que tienen que mirar todos los supervisores. Esto ha quedado dañado con este suceso, sin lugar a dudas”, apunta.

“La SEC tiene los principios básicos de velar por la correcta transformación de los precios, la protección del inversor minorista y la transparencia del mercado. Pues estas tres cosas en este espectáculo no salen bien paradas. ¿Cómo puede el valor de una acción subir el 1.700% en una semana y luego caer lo mismo? Muy serio no parece”, incide.

Una posición que comparte Laborda, aunque bajo su opinión el caso GameStop no es un hecho aislado, sino que es un síntoma de la desregularización del mercado y de una inminente burbuja bursátil. “Cuando el pequeño inversor entra de esta manera, y se producen tremendas subidas y bajadas, estamos en la fase final de un ciclo. Yo diría que estamos cerca de un colapso de bolsa total, como en 2008” razona.

“Esto es lo que pasa cuando jugamos al casino, y en los últimos 30 años el sistema ha hecho que los mercados sean el objetivo último, incluida la política monetaria. Es una consecuencia normal de una fase de desregularización y unos bancos centrales que han promovido todo este proceso de forma continuada desde el año 88”, incide.

El efecto replica queda descartado en España

Después de la sensación mundial provocada por los foreros, rápidamente los medios han puesto el ojo por posibles efectos replica en otros puntos del globo. El caso más sonado en España ha sido el de Tubacex, una empresa metalúrgica que vio subir sus acciones un 8% (con un pico de hasta el 16%) en un día tras un mensaje de un usuario a través de canal de Telegram denominado Wall Street Bets español, en el que indicaba que iba a comprar acciones de la compañía.

La noticia hizo que la misma CNMV publicaba un comunicado en el que advertía de que cualquier modificación artificial del valor de una acción supondría una “manipulación del mercado” que podría acarrear sanciones económicas y penales, con multas de hasta 30 millones de euros y penas de prisión de seis meses a seis años.

Sin embargo, los expertos coinciden en que el ascenso de Tubacex en ningún momento es comparable con lo vivido con GameStop. “Tubacex tampoco es una empresa muy grande, que suba el 8% lo hacen muchas acciones mundiales todos los días. No es nada comparable con los porcentajes de Gamestop”, argumenta el exvicepresidente del CNMV. Un análisis en el que coinciden Ruiz y Laborda, que inciden en la diferencia de volumen y movilidad entre el foro estadounidense y este reducido grupo de Telegram.

El Congreso de los Estados Unidos, el siguiente campo de batalla

Pero el caso de GameStop no solo ha sacudido la bolsa, sino que ha saltado al terreno político. Una de las primeras voces en llamar la atención sobre el bloqueo de la aplicación Robinhood fue la demócrata Alexanda Ocasio Córtez, que se mostró favorable a realizar una audiencia que investigara la maniobra de la plataforma, mientras que el congresista Paul Gosar elevó una carta al Congreso solicitando la apertura de una investigación.

Finalmente, el Congreso de los Estados Unidos realizará una audiencia este 18 de febrero en la que están llamados a comparecer ejecutivos de Robinhood, Citadel y Melvin Capital. Una comparecencia que marcará el inicio de una larga investigación en torno a la supuesta manipulación del mercado, cuyo resultado podría afectar no solo a la intervención de los minoristas, sino al bloqueo de acciones o la venta en corto.

Arenillas hace algunos apuntes sobre los posibles resultados de la investigación. “Sospecho que es bastante probable que haya habido manipulación, pero seguramente salgan bastantes cosas. Deberían revisar la normativa sobre short selling, y eso que soy partidario de la venta en corto. Es algo lícito cuando se hace dentro de la norma, pero no cuando se hacen locuras”, desarrolla. "A ver si estoy trae alguna regulación, que yo creo que la traerá, de la venta en corto o incluso de los brókeres como Robinhood”, argumenta.

Pero la complejidad del caso y el papel de Reddit no hacen más que complicar la búsqueda de respuestas, insiste el exvicepresidente de la CNMV. “Va ser una investigación difícil, porque ese es otro aspecto de este fenómeno, cuando metes de por medio a las redes sociales. Todo se puede rastrear, todo tardará más o tardará menos. Pero hay aspectos de manipulación muy complejos, y va a ser complicado confirmar las sospechas de manipulación por los distintos actores. Todo esto no lo vamos a saber en meses o en años”.

Ruiz apunta a que las conclusiones de la investigación serán ejemplarizantes. “Me huelo que el mensaje que querrán lanzar es que este tipo de prácticas no se pueden llevar a cabo. Al final quieren controlar a los minoristas. Al igual que enseguida salió la CNMV aquí en España y dijo que podían tener consecuencias penales. Meten miedo a la gente. Probablemente los resultados irán por aquí”, razona. “Es la lucha de poderes, quién puede más. Y eso es lo que se va a poner de manifiesto en el Capitolio” ·

Sin embargo, la economista también apunta la dificultad de la investigación. “El tema es si se puede demostrar que alguien tenía inside tradinginside trading y aportara información que perjudique a los fondos. Alguien pasó la información de que esas posiciones cortas deberían cancelarse, y dijo 'vamos a por ellos'. Hay ahí alguna ilegalidad. Se tendrá que investigar si solo son accionistas minoritarios, o si quien empezó todo este proceso era alguien vinculado con la empresa que tuviera un plan de salida, que quisiera liquidar… No lo sabemos”.

Por su lado, Laborda da un paso más allá, y apunta a los intereses de los partidos estadounidenses. “Conociendo que EEUU es una democracia que funciona por lobbys, mira quién financia a cada partido y te darás cuenta de quién está detrás. Lo que pasa es que quedaría muy mal para la administración actual ponerse a hacer estas cosas y estar detrás de las grandes manos fuertes. Creo que simplemente son pataletas de malos perdedores, pero es una industria que tiene mucho peso en el Congreso estadounidense”.

Cuando la tecnología se alía con la especulación: la fiebre del NFT revoluciona (¿solo?) el mundo del arte

Cuando la tecnología se alía con la especulación: la fiebre del NFT revoluciona (¿solo?) el mundo del arte

Más sobre este tema
stats