PESCANOVA

El oscuro origen de las fortunas familiares asociadas en Damm planea en la pelea de Pescanova

Pescanova debe 3.500 millones, el doble de su pasivo auditado

Damm (27,8% de la familia Carceller y 25% del grupo alemán Oetker) se ha hecho con el control de la empresa gallega Pescanova. control de la empresa En realidad, controlaba el grupo desde septiembre, pero la inyección de 250 millones que ha ofrecido el grupo cervecero en compañía de los fondos KKR, Luxempart y Ergon ha acabado por inclinar la balanza a su favor. Pero no sin polémica.

La plataforma de afectados de Pescanova, que representa el despacho de abogados de Joaquín Yvancos, ha calificado  de "tomadura de pelo" la elección del consorcio Damm y los fondos Luxempart, KKR y Ergon Capital para reflotar la pesquera.

"Resulta escandaloso que sean las mismas personas, algunas de ellas imputadas en la Audiencia Nacional por la comisión de graves delitos, quienes se autoproclamen como los salvadores de una sociedad que fue quebrada con la participación de los propios consejeros que quieren controlar el destino de Pescanova", ha subrayado la plataforma.

Un doble frente

Porque los cierto es que la polémica persigue a los nuevos inversores de Damm. En un doble frente: el origen oscuro de las fortunas de los Carceller y los Oetker y la situación procesal de los primeros.

Por lo que se refiere a los Carceller, el juez de la Aidiencia Nacional, Pablo Ruzo, acusa a Demetrio Carceller Coll y a su hijo Demetrio Carceller Arce, de trece delitos contra la Hacienda Pública y uno más por blanqueo de capitales. Por ello, les ha impuesto una fianza de 764 millones de euros. La fortuna familiar de los Carceller se inició con el abuelo, Demetrio Carceller Segura, exministro de Industria de la dictadura franquista.

Carceller Segura, el patriarca, fue ministro de Industria en 1940 y aliado de la Alemania nazi, es considerado por el historiador Josep Fontana como "el iniciador de la corrupción a gran escala" del franquismo.

El pasado no acaba de desaparecer. Los aliados Carceller y Oetke en Damm comparten historia. También el caso del grupo alemás se cruza la política.  Un libro, titulado "Dr. Oetker y el nacionalsocialismo", revela la estrecha relación que el grupo mantuvo con la jerarquía nacionalsocialista en los años 40, cuando los Carceller iniciaban el ascenso.

Libro financiado

El libro ha sido financiado por la propia compañía de alimentación. El principal impulsor de la iniciativa fue August Oetker, presidente de la compañía entre 1981 y 2009. En una entrevista que concedió al semanario Die Zeit,Die Zeit, Oetker explicaba que "ya era hora de aclarar la niebla" que envolvía el pasado de la empresa.

Rudolf-August Oetker, padre del promotor del libro  y fallecido en 2007, se había negado a permitir que se aportase luz sobre la actuación de su empresa durante el nazismo. August Oecker explicó que su padre les prohibió investigar el pasado de la empresa mientras el estuviera con vida y que su respuesta cuando se le interrogaba al respecto era: "Niños, dejadme tranquilo con eso, fueron malos tiempos".

Un nacionalsocialista

La firma alemana fue dirigida durante el nazismo primero por Richard Kaselowsky (1888-1944) y a la muerte de éste por su hijastro Rudolf-August Oetker."Mi padre era un nacionalsocialista" concluyó tajante en la citada entrevista el exdirigente de la firma, de 69 años.

La polémica operación en torno a Pescanova amenaza con prolongarse en el tiempo. Además de la plataforma del abogado Yvancos, otra asociación de accionistas minoritarios denominada "Pescanova con nosotros", que agrupa a un centenar de accionistas y que ronda el 2% del capital, ha subrayado que el concurso de ofertas para salvar la pesquera no ha sido "transparente", al tiempo que ha expresado sus dudas sobre el plan de viabilidad, ya que "inicialmente se estimaban unas necesidades de capital de 185 millones, cifra que ahora se eleva a 250 millones de euros".

Dicha asociación ha afirmado que estudiará posibles adhesiones a fondos como Cartesian para intentar hacer nuevas propuestas y añadir puntos al orden del día en la próxima junta general de accionistas.

Minoritarios de Pescanova tachan de “tomadura de pelo” la elección de Damm

Minoritarios de Pescanova tachan de “tomadura de pelo” la elección de Damm

Más sobre este tema
stats