PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

España protesta por las limitaciones al consulado en Jerusalén e Israel amenaza con cerrarlo si no acata su prohibición

El Ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, habla con periodistas cuando llega a la reunión informal de Ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN en el Palacio Czernin, en Praga, República Checa, el 31 de mayo de 2024.

El Gobierno ha reclamado formalmente este viernes a Israel, mediante una nota verbal, que revierta su decisión de prohibir los contactos con los palestinos por parte del consulado general en Jerusalén, que entra en vigor este sábado, tal y como ha recogido Europa Press. Así lo ha anunciado el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, en una entrevista en Onda Cero.

El titular de Exteriores israelí, Israel Katz, ha dado instrucciones para que el consulado en Jerusalén no preste "servicio a residentes en la Autoridad Palestina ni llevará a cabo funciones consulares o de otro tipo fuera del distrito de Jerusalén, sin consentimiento previo por escrito del Ministerio". Además, ha amenazado con su cierre si el Gobierno no acata su prohibición de no mantener contactos con los palestinos, después de que el Ejecutivo haya pedido formalmente que se revierta esta medida.

A juicio del ministro israelí, el hecho de que el personal del consulado español pueda mantener contactos y prestar servicios consulares a residentes en la Autoridad Palestina ahora que España ha reconocido el Estado palestino constituye "un peligro para la seguridad nacional de Israel". El Gobierno israelí responde así a la nota verbal que se le ha remitido desde el Ministerio de Asuntos Exteriores españoles pidiendo que se revirtiera dicha orden.

Tras esta amenaza, fuentes diplomáticas en declaraciones a Europa Press, han asegurado que Israel debe respetar el estatuto de su consulado General en Jerusalén "bajo cualquier circunstancia". "Las normas y costumbres diplomáticas nos vinculan a todos", han esgrimido, al tiempo que han dejado claro que "España no hace política exterior a golpe de tuit".

Israel tomó esta medida tras el reconocimiento de Palestina

La medida se adoptó en respuesta al reconocimiento del Estado palestino por parte del Gobierno y también a las declaraciones de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, sosteniendo que "Palestina será libre, del río hasta el mar", que fueron consideradas "antisemitas" por parte de Israel. "Hemos trasladado una nota verbal al Gobierno israelí en la cual rechazamos cualquier cortapisa a la actividad normal del Consulado General de España en Jerusalén, porque tiene un estatuto que está garantizado por el Derecho Internacional y por la Convención de Viena", ha explicado.

Ese estatuto, ha añadido el ministro, "no se puede cambiar unilateralmente por parte de Israel" sino que lo que existe es una "reciprocidad" en las garantías, privilegios e inmunidades entre representaciones diplomáticas, de ahí el que el Gobierno haya rechazado "de plano" la decisión y haya pedido que "se revierta".

Israel prohíbe al consulado español en Jerusalén prestar "servicio a los palestinos"

Israel prohíbe al consulado español en Jerusalén prestar "servicio a los palestinos"

Por otra parte, Albares ha indicado que España trabaja también junto con Irlanda y Noruega, los otros dos países europeos que este martes también reconocieron a Palestina, para hacer una "comunicación conjunta" frente a las "falsedades y calumnias" vertidas por Katz contra los tres gobiernos en los últimos días, si bien no ha aclarado cuándo. El ministro ya había adelantado el martes que esa respuesta sería conjunta y sería "firme y serena" cuando los tres países lo consideraran adecuado y no cuando Israel intentara forzarles a hacerlo, denunciando que lo que buscaba el Gobierno de Benjamín Netanyahu era desviar la atención del reconocimiento de Palestina.

Albares pide parar la "guerra"

Por otra parte, el jefe de la Diplomacia ha vuelto a reiterar que a quien corresponde dictaminar si en Gaza se está cometiendo un genocidio por parte de Israel es a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y ha insistido de nuevo en que el Gobierno apoyará "la decisión que tome". Preguntado sobre cuál es su definición de genocidio, Albares ha afirmado que "es el intento sistemático de erradicar a un grupo humano, sea por su procedencia racial, ideológica, cualquier tipo de orientación, allí donde se encuentre", si bien no ha querido entrar en "una discusión verbal" sobre si es lo que está haciendo Israel en la Franja.

Lo importante en estos momentos, ha añadido, es que todos trabajen para "parar esta guerra inmediatamente, terminar con el bombardeo de población civil que está causando tantas muertes y tanto dolor innecesario, y desde luego que se apliquen las medidas que la CIJ está dictando", en referencia a la orden de parar la ofensiva israelí sobre Rafah y otras medidas cautelares previas dictadas por este tribunal.

Más sobre este tema
stats