LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El trato de los diputados con los lobistas sigue oculto pese a la obligación de publicar las reuniones fijada en 2020

GUERRA EN EL ESTE DE EUROPA

Europa pagará a Rusia durante los próximos doce meses 30.000 millones de euros por carburantes

Charles Michel saluda a Ursula von der Leyen durante una sesión plenaria del Europarlamento en Bruselas.

Los europeos seguiremos financiando este año la guerra de Rusia en Ucrania. A pesar de los 11 paquetes de sanciones aprobados hasta ahora y de que las compras de hidrocarburos rusos cayeron con fuerza desde el inicio de la guerra, un informe del think tank económico Bruegel de Bruselas estima en 30.000 millones de euros los pagos en los próximos 12 meses por carburantes rusos. Ese es el vaso medio vacío. Desde el vaso medio lleno se puede decir que la reducción en la compra de carburantes rusos ha sido sustancial al pasar de los casi 140.000 millones de euros de los últimos doce meses a esos 30.000 millones.

Desde el 24 de febrero del año pasado, día del inicio de la invasión rusa y durante los doce meses siguientes, los Estados miembro de la Unión Europea pagaron 83.000 millones de euros a Rusia en petróleo, 53.000 millones en gas natural y 3.000 millones en carbón. Los 83.000 millones en petróleo fueron 53.000 millones por petróleo crudo y 30.000 millones por productos refinados, principalmente diésel. De los 53.000 millones de gas natural, 41.000 millones fueron por el gas recibido por gasoductos y 12.000 millones por el que llegó en buques metaneros.

Esos ingresos sirven a Moscú para financiar la guerra, de ahí que las sanciones europeas hayan buscado siempre reducirlos en lo posible o directamente eliminarlos. La reducción con respecto a los últimos doce meses viene principalmente de las prohibiciones. El 22 de diciembre entró el veto a la compra de crudo transportado en petroleros y este pasado febrero a la de productos refinados del petróleo. La reducción no va a cero porque no hay sanciones al gas (aunque algunos gobiernos estén pidiendo por su cuenta a las empresas que no compren más gas ruso en metaneros). Otros, como Hungría o Austria, siguen recibiendo gas natural ruso por gasoductos.

Teniendo en cuenta el régimen actual de sanciones y prohibiciones, Bruegel hace una estimación de lo que los europeos pagaremos en los próximos 12 meses a Rusia por hidrocarburos. Y aun siendo menos que en los 12 meses anteriores será una considerable fuente de financiación. Los precios de los hidrocarburos cambian en los mercados mayoristas y las importaciones rusas pueden sustituirse por otros proveedores, por lo que el informe hace tres escenarios.

En el escenario “central” se pagarían 29.000 millones por carburantes cuando en los últimos 12 meses fueron 140.000 millones. Si 2020 vio caer esos pagos (porque Europa, pandemia mediante, consumió menos carburantes rusos y eran más baratos), en 2019 importó por valor de 112.000 millones y en 2021 por 123.000 millones.

El informe también busca dónde podría actuar la Unión Europea si quisiera recortar esa factura de casi 30.000 millones de euros en los próximos meses y así apretar económicamente un poco más a Rusia. Porque en un escenario en el que los precios en los mercados mayoristas volvieran a subir como el verano pasado, en lugar de 30.000 millones serían 68.000 millones de euros. Bruegel recuerda que esa cantidad es prácticamente el equivalente a toda la ayuda militar occidental entregada a Ucrania en 12 meses.

Bruselas no tiene medios para impedir que los países europeos se comporten como parásitos fiscales

Bruselas no tiene medios para impedir que los países europeos se comporten como parásitos fiscales

Si los 27 Estados miembro decidieran recortar esos pagos a Moscú tendrían que prohibir las importaciones de gas ruso por gasoductos (que van principalmente a Hungría y Austria) y evitar que las empresas europeas sigan comprando gas ruso en metaneros. El informe recuerda que las sanciones europeas al sector energético ruso “son incompletas”.

El Gobierno español pidió este mes de marzo a las empresas importadoras de gas natural que no importen gas ruso en metaneros para reducir esas transferencias. Al no haber sanciones a ese comercio, la decisión tendría que ser voluntaria.

Los 27 pretenden ir más allá. La semana pasada acordaron en Bruselas que podrán prohibir a empresas extranjeras (rusas y bielorrusas en este caso) reservar infraestructuras de transporte y almacenamiento de gas natural en territorio europeo. Eso rompería esa relación comercial.

Más sobre este tema
stats