REINO UNIDO

Una foto filtrada de Johnson en una fiesta navideña en 2020 revela que se saltó sus propias restricciones

Boris Johnson saliendo de Downing Street.

infoLibre

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha sido acusado de fomentar la "cultura del desprecio a las normas" después de que el periódico británico The Sunday Mirror filtrara una imagen suya de las Navidades pasadas en Downing Street en la que aparentemente celebraba un evento navideño obviando las medidas de distanciamiento social y cuando en Londres no se permitían las reuniones en interiores.

Sentado bajo de un retrato de Margaret Thatcher, el primer ministro habría mantenido una videollamada con algunos de sus empleados en la que diversas fuentes declaran haber visto en Downing Street a un grupo de personas bebiendo, sin mantener la distancia social, en un momento en el que estaban prohibidas las reuniones, salvo entre convivientes.

En el evento, celebrado el 15 de diciembre del año pasado, había cuatro equipos, cada uno compuesto por seis personas. Un portavoz del número 10 de Downing Street ha confirmado la celebración del evento, aunque ha resaltado que el primer ministro británico solo participó "momentáneamente", según ha publicado el periódico británico.

La semana pasada, Johnson aseguró que "se siguieron las normas en todo momento. Estoy convencido de que se siguieron las pautas en todo momento". Esta fiesta virtual se habría producido solo tres días después de otro evento celebrado el 18 de diciembre de 2020 que está siendo investigado por el secretario de gabinete, Simon Case.

La oposición cree que Johnson violó la ley

La líder adjunta del Partido Laborista de Reino Unido, Angela Rayner, ha dicho que "si bien las normas decían que la gente no debería tener fiestas de Navidad en el trabajo", el primer ministro británico "era feliz de presidir una cultura del desprecio hacia las normas en el corazón del gobierno", según recoge la agencia de noticias DPA. Además, ha subrayado que, a pesar de la negación de las "numerosas" fiestas celebradas en el número 10, "ahora queda claro que ha habido reuniones e incluso el primer ministro ha participado en un concurso festivo".

Por su parte, el líder de la oposición laborista británica, Keir Starmer, ha considera que el primer ministro actuó fuera de la legalidad al organizar un concurso con algunos de sus empleados el pasado año. Teniendo en cuenta la información disponible, Starmer ha considerado que, "por lo que parece (Johnson) estaba violando la ley, y debería haber estado al tanto de la existencia de otros grupos congregados en otras habitaciones en su propio edificio".

"Es algo que me parece muy importante porque ha dañado su autoridad y ahora ha quedado tan debilitado, y su partido tan dividido, que es incapaz de representar el liderazgo que su país necesita", según ha declarado Starmer a la cadena BBC. "Es el peor líder que podríamos tener, en el peor momento posible", según Starmer, quien no obstante eludió pedir la dimisión del primer ministro, si bien insistió en la necesidad de investigar estas "muy, muy graves alegaciones".

Previamente, el ministro de Educación salió en defensa de Johnson al asegurar que este concurso se había celebrado de forma "virtual" y que todos los reunidos en la sala con Johnson eran empleados suyos. "Celebró el concurso para darles las gracias por su trabajo", indicó en comentarios recogidos por Sky News.

Una fiesta de Navidad en Downing Street durante el confinamiento desata las críticas contra el Gobierno de Johnson

Una fiesta de Navidad en Downing Street durante el confinamiento desata las críticas contra el Gobierno de Johnson

Más sobre este tema
stats