Israel

Ultraortodoxos apedrean a las mujeres que acuden a rezar al Muro de las Lamentaciones

Miles de manifestantes ultraortodoxos protestan en contra de que las mujeres recen en el Muro de los Lamentos en Jerusalén.

Uno de los lugares más sagrados para los judíos, el Muro de los Lamentos, ha vuelto a ser escenario de altercados este viernes. Más de un centenar de integrantes del grupo de las Mujeres del Muro, que pertenecen a diversas corrientes del judaísmo (reformistas, conservadoras y ortodoxas), han acudido a primera hora de la mañana a orar a la plaza del Muro, coincidiendo con la tradicional festividad del Rosh Jodesh, que marca el inicio del mes en el calendario hebreo. Es la primera vez que lo hacen desde que a finales de abril de este año, el Tribunal del Distrito de Jerusalén dictaminara recientemente que no suponía una "vulneración de la costumbre local", que las mujeres fueran ataviadas con el chal de la oración, la indumentaria típica de los varones.

Sin embargo, la jornada no ha transcurrida exenta de disturbios. Fuerzas del orden israelíes han tenido que formar un cordón humano frente al muro para escoltar a las mujeres que estaban presentes y evitar que fueran agredidas por los manifestantes ultraortodoxos que se habían concentrado en el  lugar. Según relata el diario israelí Hareetz, los manifestantes comenzaron a lanzar botellas, sillas y piedras contra el movimiento femenino para impedirles rezar mientras aprovechaban para llamar "nazis" a los policías que los reducían. Aunque los incidentes no han causado ningún herido, la Policía ha detenido a varios de los manifestantes del sector ultraortodoxo, ha confirmado el periódico israelí.

Al terminar el rezo, las mujeres han tenido que ser acompañadas por fuerzas antidisturbios hasta los autobuses y éstas, junto al resto de seguidores, han comenzado a cantar, aplaudir y lanzar besos ante las provocaciones de los protestantes ultraortodoxos.

A pesar de haber ganado una pequeña batalla al recibir el consentimiento de un tribunal de Jerusalén, este grupo de mujeres, aún tiene que lidiar contra los defensores de la tradición ortodoxa del judaísmo que no toleran compartir con ellas un mismo espacio de oración y les prohíben cantar y leer en alto fragmentos de la Torá. A los hombres, que rezan a pocos metros de ellas separados por una pantalla metálica, no les está permitido escuchar el canto de una mujer, ya que entienden que puede distraerles de sus rezos.

Por otro lado, miles de jóvenes ultraortodoxas fueron convocadas por los líderes de sus comunidades el día anterior para acudir a la plaza. Se trataba de evitar que las Mujeres del Muro se concentraran en la principal sección del Muro de las Lamentaciones, y forzar a que rezaran en una zona aledaña, conocida a Arco de Robinson. Sin embargo, este viernes ha sido la primera vez que se llevan a cabo oraciones de forma igualitaria para hombres y mujeres en una misma sección del Muro.

La policía israelí mata a un ciudadano que gritó “Dios es grande” en árabe

La policía israelí mata a un ciudadano que gritó “Dios es grande” en árabe

Más sobre este tema
stats