El ejército ucraniano busca en Occidente medios para ampliar su ofensiva

Un hombre caminando con una bicicleta en una calle con edificios dañados en la ciudad de Izyum, en el área de Járkov.

Laurent Geslin (Mediapart)

¿La ofensiva lanzada por el ejército ucraniano en la región de Jarkov el 6 de septiembre puede decidir el curso de la guerra? “Tenemos que tener mucho cuidado", afirma el analista Oleksiy Melnyk, co-director del Centro Razumkov de Kiev. “Esta operación sólo debería ser el lanzamiento de un movimiento más amplio. Y no hay que subestimar al ejército ruso, ni su capacidad de resiliencia, aunque el Estado Mayor ucraniano no esperaba un avance de esta magnitud. En contra de lo que afirman los dirigentes de Moscú, las tropas del Kremlin no se han replegado de forma organizada, sino que sus posiciones fueron abandonadas a toda prisa."

En la ciudad de Izum, el Presidente Volodimir Zelensky participó en la mañana de este miércoles, 14 de septiembre, en una ceremonia de izado de bandera ucraniana, su primera visita a los territorios liberados en torno a Jarkov. Según el portal de inteligencia de fuente abierta Oryx, los rusos han perdido al menos un centenar de tanques en la última semana, por no hablar de las decenas de restos de vehículos blindados que han aparecido recientemente en las redes sociales, así como los rostros de numerosos prisioneros rusos, en violación de todas las convenciones internacionales.  

"Los ataques continuarán en los próximos días, pero la recuperación territorial podría ser limitada, al menos si los rusos consiguen reconstituir una línea de defensa relativamente sólida, lo que no parece ser el caso todavía", añade Oleksiy Melnyk.

Tras haber perdido más de 6.000 km² desde principios de septiembre, de los cuales al menos 3.000 km² en el frente norte según las estimaciones de Volodimir Zelensky del 12 de septiembre, el ejército ruso esperaba en los últimos días contener el empuje de las fuerzas de Kiev detrás del río Oskil, a unos 100 km de Jarkov, pero parece haber sido incapaz de impedir las infiltraciones ucranianas.

"Los rusos han creído durante mucho tiempo que deben ganar esta guerra, que tienen enormes recursos en hombres y equipos, que ganarán si son persistentes. Es probable que un acontecimiento [como la ofensiva de Jarkov] disipe esta ilusión. El ejército ruso no sólo no está ganando la guerra, sino que ha sufrido una gran derrota, y puede perder este conflicto", explica el analista estadounidense Michael Kofman"Esta derrota no conducirá a un colapso estratégico ruso en Ucrania, pero unas cuantas operaciones de este tipo podrían hacer totalmente insostenible el esfuerzo bélico ruso.”

Al este de Izum, se izaron banderas azules y amarillas en las ciudades de Bohorodychne y Sviatohirsk, en ambas orillas del río Donetsk, lo que indicaba que los combates se estaban acercando a la zona logística de Lyman, capturada a finales de mayo y defendida por un mosaico de unidades rusas y milicias de las repúblicas separatistas. El jefe de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Denis Pushilin, reconoció el 13 de septiembre que la situación era "difícil" pero estaba "bajo control", mientras las cuentas de Telegram de los blogueros prorrusos llamaban a sus lectores a "no entrar en pánico".

Los militares ucranianos también han conseguido avanzar hacia el norte desde Siversk, en los bosques que rodean la ciudad de Kreminna. La captura de esa localidad permitiría un cerco casi completo de las fuerzas que mantienen Lyman, y abriría nuevos ejes de avanzada hacia Lisychansk y Severodonetsk, dos ciudades donde se produjeron furiosos combates el pasado mes de junio.

“Los ucranianos prepararon la operación de Jarkov librando una guerra de información muy eficaz", añade Oleksiy Melnyk. “La ofensiva en la región de Jersón, en el sur del país, había sido anunciada hace meses y fue precedida por un profundo bombardeo de los depósitos de municiones rusos. Estos ataques obligaron al Kremlin a desplazar algunas de sus unidades del frente norte, que parecía periférico. La primera victoria de los ucranianos es, pues, la de la comunicación.

Además de unir a la población un poco más con sus líderes y su ejército, esta ofensiva victoriosa debería, en cualquier caso, permitir a los dirigentes ucranianos aumentar su presión en Occidente para obtener las armas que necesitan. "Por qué está atemorizado Berlín si Kiev no lo está?” bromeó el 13 de septiembre en Twitter el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, sobre las reticencias del canciller alemán, Olaf Scholz, a suministrar a Ucrania tanques Leopard 2 y vehículos de combate de infantería Marder.

Berlín prometió 500 millones de euros en equipamiento el 23 de agosto, pero la oposición cree que es necesario ir más allá y parece decidida a presentar una moción en el Bundestag exigiendo nuevas entregas. Una piedra en el zapato del gobierno alemán, ya que esta moción podría ser apoyada por algunos socios de la coalición gobernante, como los ecologistas.

Según Volodimir Fesenko, director del centro de investigación política Penta, citado por el Washington Post, los éxitos militares ucranianos son, en cualquier caso, "una señal para los políticos occidentales que dudan", mientras la guerra se prolonga, arrastrando a todos los países de la Unión Europea a una peligrosa espiral inflacionista. Para mantener la presión sobre las fuerzas rusas, Kiev necesita cada vez más ayuda material, ahora que los equipos que pueden transferirse rápidamente a Ucrania empiezan a escasear en los arsenales europeos.

Las autoridades americanas también han advertido que el reciente paquete de 3.000 millones de dólares será a medio y largo plazo, y que se necesitarán meses e incluso años para completar todas las entregas. Los dos sistemas de defensa aérea NASAMS encargados al grupo estadounidense Raytheon y a su socio noruego Kongsberg, por ejemplo, no se espera que estén disponibles hasta dentro de dos o tres años.

Aguantar en el largo plazo

La ofensiva de Jarkov es una de las más eficaces en el continente europeo desde la Operación Tormenta, que permitió al ejército croata recuperar los 17.000 km² de la autoproclamada República Serbia de Krajina del 4 al 7 de agosto de 1995, gracias a una importante ayuda militar estadounidense, provocando la expulsión de entre 150.000 y 200.000 serbios de Croacia. Pero el ejército ruso es un oponente mucho más duro que las milicias serbias y emprender dos empujes simultáneos en ambos extremos del país dependerá de la capacidad de Kiev para rotar las tropas de primera línea y sustituirlas por unidades competentes.

Se informa de grandes pérdidas, especialmente en el frente sur, donde las tropas ucranianas han avanzado entre 4 y 12 km en algunos lugares. El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, cree que es necesario hacer una pausa operativa y ha explicado que el objetivo principal de su ejército es ahora asegurar los territorios conquistados.

El estado mayor ruso intenta restablecer una cadena de mando eficaz y formar nuevas líneas de defensa en torno a las ciudades de Lyssychansk y Sievierodonetsk, pero también contener la presión de las fuerzas ucranianas en el frente de Jersón. Según Natalia Humeniuk, portavoz del mando operativo del sur del ejército ucraniano, algunas unidades rusas de la orilla derecha del río Dniéper han intentado negociar una rendición en los últimos días, aunque todavía no es posible confirmar esta información.

Es probable que la ya limitada confianza que los soldados rusos tienen en sus mandos se vea incrementada por las recientes derrotas sobre el terreno. Buena parte del territorio conquistado por las fuerzas del Kremlin en siete meses de combates, y a costa de decenas de miles de vidas, se ha perdido en el espacio de una semana, y el descontento es cada vez más evidente en las cuentas de Telegram de los blogueros que siguen el conflicto, que llaman a la movilización general para cambiar el rumbo de la guerra.

En Moscú y en San Petersburgo, varios cargos electos de dieciocho consejos de distrito de esas dos grandes ciudades han lanzado una petición para exigir la dimisión de Vladímir Putin. Por supuesto, hay pocas posibilidades de que estas demandas sean escuchadas. Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin, dio ayer un toque de atención recordando a los "críticos" que debían mantenerse dentro del marco de la legislación rusa, que por supuesto defiende el "pluralismo de opiniones", pero que la línea que no debía cruzarse era "muy fina". Y que todo el mundo debería ser "muy cuidadoso".

Lee a continuación el artículo original en francés:

L’Armée Ukrainienne a-t-elle Les Moyens d’Élargir Son Offensive _ _ Mediapart by infoLibre on Scribd

Ucrania avanza en su ofensiva y logra su mayor victoria sobre las tropas rusas al recuperar Kupiansk

Ucrania avanza en su ofensiva y logra su mayor victoria sobre las tropas rusas al recuperar Kupiansk

Más sobre este tema
stats