Corrupción Francia

Una estafa en España amenaza a la número dos de la UMP francesa

UMP

Michèle Tabarot, secretaria general de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, partido al que pertenece Nicolas Sarkozy), diputada y alcaldesa de Le Cannet (Alpes Marítimos, al sureste de Francia), podría verse salpicada por una investigación abierta en España, en 2008, contra su hermano Claude. La Audiencia Nacional acusa a Claude Roch Tabarot de cometer una estafa inmobiliaria por importe de unos 72 millones de euros. Tabarot vendió supuestamente cientos de pisos, sobre plano, en unos terrenos que no le pertenecían. Según los documentos a los que ha tenido acceso Mediapart, su grupo inmobiliario, Riviera Invest, también retiró 13,5 millones de euros en efectivo y realizó numerosas transferencias a Marruecos, Estados Unidos y Francia.

Las víctimas francesas en esta estafa reclaman que las investigaciones continúen. De ser así, la justicia tendría que investigar el tren de vida y las vías de financiación de la actividad política de Michèle Tabarot y de otro de sus hermanos, Philippel, secretario nacional de la UMP, consejero general en el departamento de Alpes Marítimos y candidato a la Alcaldía de Cannes en 2014.

"Hay pruebas de que una parte del dinero estafado por el Grupo Riviera ha sido desviado a Francia. Además, este dinero fue utilizado por un miembro de la familia de responsables políticos en su campaña electoral", afirma a Mediapart el abogado de la asociación de estafados, José Luis Escobar.

"La Justicia marroquí intervino y bloqueó el dinero desviado a ese país", explica. "Ya que en Francia la financiación anónima de las campañas electorales no está permitida, es necesario abrir una investigación para saber qué se hizo con cada euro desviado en esta estafa desde la cuentas en las que las víctimas efectuaron el ingreso. Los franceses deben investigar en qué se empleó el dinero desviado a Francia mediante transferencias bancarias y que también se pudo transportar en efectivo", conmina Escobar.

A estas sospechas se añade el hecho de que el consejero más cercano de la secretaria general del UMP, Frank Mezzasoma, tesorero adjunto de la Federación de la UMP en los Alpes Marítimos, también fue uno de los accionistas del holding de Roch Tabarot en España (Riviera Coast Invest). Preguntado por Mediapart por esta estafa, Mezzasoma se limitó a responder por correo electrónico, en él remitió "a las declaraciones del juez de instrucción o del fiscal, o incluso a la (sic) del abogado español de la empresa, declaraciones que siempre han sido muy claras".

Este colaborador próximo a Michèle Tabarot asegura que abandonó la compañía en 2007, antes de que se abriese un procedimiento judicial, sin embargo rechaza pronunciarse sobre las acusaciones de malversación y la retirada de dinero en efectivo, que se vienen produciendo desde 2005, según ha podido constatar la Policía española. En 2008, cuando estalló el asunto, Mezzasoma había dejado por un tiempo, "por motivos personales", el gabinete de la alcaldesa de Le Cannet.

Según informaciones publicadas por el diario El Mundo el pasado 2 de junio (ver imagen de la derecha), la Policía española cree que parte de los fondos se usaron para financiar a la UMP o para apoyar la “carrera política de Michèle". "Sé que se sacaron más de tres millones de euros, en coche, y que se llevaron hasta los Alpes Marítimos durante la campaña de las elecciones municipales de 2008", indica Robert García, uno de los ciudadanos franceses estafados por el grupo Riviera. García ha perdido más de 340.000 euros con la compra de diez estudios en una residencia universitaria en la localidad de San Vicente del Raspeig, cerca de Alicante.

Este testimonio coincide con las acusaciones lanzadas por Jean Martínez, candidato a las municipales de Cannes en 2008. Este candidato independiente de derechas denunció ante las cámaras de France 3 Côte d'Azur un intento de soborno por parte del "entorno" de Philippe Tabarot. Según las palabras de Martínez, querían que abandonara la carrera a la Alcaldía. Estas acusaciones apenas fueron desmentidas por el acusado, que tampoco denunció, a pesar de la gravedad de los hechos.

Según las estafados, el grupo Riviera utilizó presuntamente varias empresas situadas en paraísos fiscales para llevar a cabo el fraude. "Roch dijo que había desviado parte del dinero a las Islas Caimán”, mantiene Robert García. “Prometió devolverme el dinero más tarde, se justificó conque la policía le tenía vigilado y que en ese momento no podía viajar”. García sigue esperando. "En San Vicente del Raspeig, uno de los propietarios de los terrenos recibió un soborno de 600.000 euros a través de una empresa de las Islas Caimán", asevera Miguel Cancela, un agente inmobiliario francés, que también es víctima de la estafa.

Fugas en metálico por valor de 13,5 millones de euros

La desaparición de los fondos procedentes de la estafa es una de las cuestiones más polémicas del asunto. Así lo recoge un informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Judicial española (UDEF), de fecha de marzo de 2009, al que ha tenido acceso Mediapart.

"El Grupo Riviera obtuvo un volumen muy importante de fondos entre los años 2005 y 2008, cuyo destino fue muy diferente de aquel para el que le fueron confiados”, señalan los investigadores en el documento. “Un montante superior a 8,3 millones de euros (…) fue repartida entre diferentes países. A Marruecos se desviaron 7 millones de euros, a Estados Unidos, 772.000 euros, y a Francia, 607.043 euros. Estas sumas son lo suficientemente importantes como para interrogarse sobre el uso de estos fondos y la lógica de esta operación".

La salida de efectivo por un total de 13,5 millones de euros con destino a diversas cuentas bancarias del grupo (Banco Popular, Deutsche Bank, Banco Santander, Banco de Valencia, BBVA...) la Policía lo interpreta como una forma de "dejar el menor rastro posible sobre su destino final".

El análisis de las cuentas bancarias revela, según la Policía, "una gestión irracional del importante patrimonio atesorado. Se pagó con tarjeta de débito más de 700.000 euros al Banco Popular, escuelas infantiles, clubes de yates, alquiler de vehículos de lujo, pagos a empresas de jets privados, gastos elevados en hoteles, transferencias a familiares de Tabarot”. El informe policial también concluye que había "voluntad de ocultar el destino de grandes cantidades de dinero tal y como lo evidencian las salidas de efectivo (13,5 millones) o las transferencias de fondos al exterior (8,4 millones)".

El documento de la UDEF también apunta que el grupo empresarial de Roch Tabarot vendió numerosos apartamentos sobre plano en Granada y Murcia que todavía no han sido construidos. También se hacían fotocopias de avales bancarios para cancelar el original sin que los compradores tuvieran conocimiento de ello.

“Hay familias que están totalmente arruinadas, jubilados que lo han perdido todo. Sesenta años de trabajo que se han evaporado”, dice Miguel Cancela. “En Murcia, alquilaron la tierra, pusieron una caseta prefabricada y vendieron 2.000 apartamentos sin ser los propietarios. Para poder comprar, era necesario desembolsar el 50% del importe, con el compromiso de disponer del apartamento en seis meses. Sin embargo, ¡no han construido ni uno de los 2.000 apartamentos vendidos!", dice el agente inmobiliario.

Miguel Cancela habla de un procedimiento "muy estudiado". "Desde Riviera nos decían: 'No se va a construir en Murcia porque las previsiones inmobiliarias no son buenas. No voy devolverle su dinero, pero si no quiere perder lo invertido, a lo mejor le interesa una promoción en Alicante. Tengo algunos estudios que valen unos 35.000 euros, pero allí constarán unos 90.000 euros porque están listos'. La gente decía que merecía la pena aceptar la oferta de Alicante. ¡De repente, Riviera pasaba a ganar 55.000 euros más! Construyeron sin pagar a nadie, cambiaban continuamente de promotor, lo tenían todo calculado. Allí donde van hacen lo mismo; les da lo mismo, la Justicia les protege. No me explico cómo una persona que desvió tanto dinero a tres bancos privados, que vendió 4.000 apartamentos, que estafó a millares de familias, puede salir de prisión así, sin más”, relata Cancela. En efecto, en septiembre de 2008, Roch Tabarot fue puesto en libertad tras el pago de 60.000 euros de fianza.

Su detención es más propia de una película. Después de que se supiera que los dirigentes de la compañía tenían intención de marcharse a Marruecos en un avión privado, los estafados anunciaron a la Policía que tenían intención de impedirles su marcha manu militarimanu militari, dado el alto riesgo de fuga existente. La policía aceptó tenderles una trampa en el aeropuerto. "Los dejaron subir en el furgón que los conducía al avión; en ese momento aparecieron cinco coches de Policía con agentes armados hasta los dientes", recuerda Miguel Cancela.

Aspectos como la puesta en libertad, la baja fianza establecida y el primer sobreseimiento (anulado por la Audiencia Nacional en julio de 2011), hacen pensar que la familia Tabarot contó con apoyó político en España. Sin embargo, el Juzgado de lo Mercantil de Alicante prohibió a Roch Tabarot en primera instancia a ocupar cualquier cargo de gestión empresarial.

Antigua amistad entre Roch Tabarot y Eduardo Zaplana

En 1962, después de –y a causa de– la independencia de Argelia, el clan familiar, entonces encabezado por Robert Tabarot, uno de los líderes de la OEA (Organización del Ejército Secreto, creada con el propósito de evitar que el país norafricano dejase de ser una colonia francesa) en Orán, se refugió en Alicante. Michèle Tabarot es, por otra parte, la única de sus hermanos que nació en la ciudad valenciana, antes de partir a Cannes. En la década de 1980, después de la liquidación de su primera empresa en Francia, Roch Tabarot regresó a Alicante, mientras que el alcalde socialista de Benidorm firmaba el hermanamiento con la ciudad de Le Cannet, dirigida por Michèle Tabarot, entonces teniente alcalde. Robert, el gran patriarca del clan, inauguró entonces el parque acuático Aqualandia, en Benidorm.

La familia Tabarot se acercó por aquel entonces a dos dirigentes del Partido Popular: Eduardo Zaplana, que fue alcalde de Benidorm (1991-1994), líder de la Comunidad Valenciana (1995-2002) y ministro de Trabajo y portavoz del Gobierno de Aznar (2003-2004); y Luis Díaz Alperi, alcalde de Alicante (1995-2008) y diputado regional de Valencia, acusado en varias ocasiones de estar involucrado en tramas de corrupción vinculadas al PP. La prensa regional se hace eco de la antigua amistad que había entre Roch Tabarot y el futuro ministro de Aznar, que fue invitado a fiestas en la Costa Azul. "El crecimiento del grupo Riviera está estrechamente vinculado a la ascensión política de Zaplana", sostiene el agente inmobiliario Cancela.

La empresa Riviera Invest en Alicante en 2008 | Google Maps

En la década de 1990, Roch Tabarot invirtió en la construcción de un complejo residencial de lujo, Golf Bahía, de 150.000 metros cuadrados y ubicado muy cerca del parque temático Terra Mítica. No obstante, abandonó la operación antes de su conclusión. Una investigación judicial abierta por malversación de fondos en relación al parque –que tuvo un coste de 400 millones de euros– apunta al Ejecutivo regional y revela que la familia de Zaplana también especuló con terrenos aledaños.

Roch Tabarot también obtuvo autorización para abrir el casino Costa blanca, en Villajoyosa, antes de que el fisco descubriese su mala gestión y, en especial, el fraude fiscal en el que incurrió al no pagar impuestos a la Administración valenciana. Estos detalles pusieron en tela de juicio la licencia otorgada.

En Alicante, Luis Díaz Alperi (PP) también acogió al promotor francés. Mientras que la administración municipal rechazaba el proyecto del grupo Riviera, que estableció su sede en las antiguas instalaciones del Liceo francés de la ciudad, Díaz Alperi optó por hacer la vista gorda. Las obras trabajo se realizaron sin contar con la licencia municipal pertinente. Casualmente, Díaz Alperi también renunció a su cargo el día de la detención de Roch Tabarot.

Años más tarde, Diaz Alperi y la persona que lo sustituyó en la Alcaldía de Alicante, Sonia Castedo, fueron imputados por la justicia española en octubre de 2012 por tráfico de influencias en relación con el caso Brugal, la extensa red de corrupción regional que implica al PP por haber favorecido a un promotor. El exalcalde de Alicante también está implicado en el caso Gürtel y acaba de ser imputado por haber ocultado al fisco ingresos por importe de dos millones de euros y la compra de un yate de 15 metros de eslora.

Roch Tabarot y su hermana Michèle no han respondido a las peticiones de entrevista realizadas por Mediapart. Philippe Amsellem, abogado de la secretaria general de la UMP, explica que las transferencias realizadas desde la empresa Riviera hasta Francia están justificadas, en parte, por la participación en el MIPIM (Mercado Internacional de profesionales de bienes inmuebles) de Cannes. Por su parte, Emilio Eiranova Encinas, el representante legal de Roch Tabarot, ha asegurado por correo electrónico que las informaciones acerca de las salidas de efectivo son "completamente falsas".

El informe de la UDEF se corresponde con el análisis de las operaciones bancarias realizadas “en exclusiva en España”, ha dicho. No se puede deducir de este único documento que los fondos desviados estén en Francia, pero el abogado de Roch Tabarot no ha indicado ni el porqué ni el destino final de estas salidas de dinero en metálico. Tampoco ha explicación qué uso le da el Grupo Riviera a las sociedades establecidas en paraísos fiscales como el de las Islas Caimán.

Roch Tabarot (segundo desde la derecha) con el ex ciclista Miguel Indurain y la estrella de la televisión española Norma Duval en 1991.

Preguntado sobre las sospechas de financiación ilegal de la UMP, Philippe Tabarot ha señalado a través de un mensaje de móvil que costeó la campaña de 2008 “con un préstamo personal, un aporte de (sus) compañeros candidatos y donaciones de personas física siempre dentro de la cantidades autorizadas por la ley". Dice también que su cuenta bancaria de la campaña electoral fue "validada por la Comisión Nacional de Cuentas de Campaña".

A Michèle Tabarot y a su hermano Philippe no les gusta hablar sobre el caso Riviera ni sobre los vínculos de Frank Mezzasoma con la compañía. En los encuentros que los periodistas de Mediapart tuvieron con ellos en enero ambos reaccionaron con brusquedad cuando salía a relucir los problemas con la justicia de su hermano. "Bueno, mi hermano vive en España, ¿ y qué? (...) ¡Esto es increíble! Vamos a dejar la entrevista; no sé adónde quiere ir con eso”, reaccionó alterada la secretaria general de la UMP.

“Esto no forma parte de su trabajo”, respondió Philippe Tabarot. “No hay ninguna condena sobre eso. Nuestro hermano trabaja desde hace treinta años en España, no existe una vinculación directa con nosotros. No tengo ganas de hablar de esto. No es lo más adecuado”, contestó irritado este miembro de la UMP. “Hay asuntos que han podido funcionar bien en un momento dado y otros que lo han hecho menos bien en otros momentos. Cientos de empresas atraviesan graves dificultades en España. Esto no tiene nada que ver con la política francesa”, zanjó.

----------------------------------------

*Artículo publicado originalmente en el medio digital francés Mediapart por Karl Laske y Marine Turchi. Traducido al castellano por Víctor Ruiz-Alejos y Mariola MorenoMediapart

Más sobre este tema
stats