El futuro de la democracia estadounidense pende del resultado de las elecciones de mitad de mandato

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habla sobre la seguridad y las armas de fuego durante un acto en el Centro Arnaud C. Marts del campus de la Universidad de Wilkes.

Maya Kandel (Mediapart)

Las midterms o elecciones de mitad de mandato, consideradas como un referéndum sobre el presidente, han marcado a menudo puntos de inflexión política en Estados Unidos, e incluso han inaugurado nuevas épocas, como en 1994 y 2010. En 1994, bajo el liderazgo del republicano Newt Gingrich y su Contrato con América, los republicanos recuperaron la mayoría en ambas cámaras del Congreso por primera vez desde 1954, frente a un Bill Clinton que no había conseguido aprobar su gran reforma sanitaria. En 2010, la ola del Tea Party, vanguardia del trumpismo, había frenado en seco las ambiciones de Barack Obama, sumando 63 republicanos a la Cámara de Representantes.

Estas elecciones de 2022, que tendrán lugar el 8 de noviembre, son decisivas para la continuidad de la presidencia de Biden, tanto en lo que respecta a la política interior y la prosecución de la agenda demócrata, como en el nombramiento de jueces, incluidos los del Tribunal Supremo.

También tendrán consecuencias para el resto del mundo por su repercusión en determinadas cuestiones de política exterior, un ámbito que ha sido ganado por la polarización partidista y que suscita un intenso debate en el Congreso entre los partidos, sobre todo entre los dos principales, los republicanos y los demócratas.

Podría citarse el caso de la ayuda americana a Ucrania, en el que conviene recordar que 57 republicanos votaron en contra en mayo pasado; otros ejemplos son el apoyo militar a Israel o a Taiwan, o la exportación de gas estadounidense a Europa, a la que también se opusieron algunos congresistas la pasada primavera. Es probable que los republicanos recuperen la mayoría en la Cámara de Representantes, y tal vez también en el Senado, aunque el pronóstico a estas alturas es muy ajustado y el verano ha dado esperanzas a los demócratas.

Serán las primeras elecciones federales desde las de 2020, en las que el perdedor, Donald Trump, se negó a reconocer su derrota y, por tanto, la legitimidad de su sucesor, por primera vez en la historia moderna de Estados Unidos

La campaña general acaba de empezar, tras seis meses de elecciones primarias en ambos partidos y en todo el país. El 13 de septiembre se celebraron las últimas tres primarias en tres estados de la Costa Este (New Hampshire, Rhode Island y Delaware).

En las elecciones de medio mandato de este año está en juego el futuro de la democracia estadounidense y una serie de derechos básicos, desde el aborto hasta el derecho al voto, en gran parte del país. Serán las primeras elecciones federales desde las de 2020, en las que el perdedor, Donald Trump, se negó a reconocer su derrota y, por tanto, la legitimidad de su sucesor, por primera vez en la historia moderna de Estados Unidos.

Estas serán también las primeras elecciones desde el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, una sublevación alentada por el presidente Donald Trump para impedir el traspaso de poderes tras las elecciones bloqueando el proceso de certificación previsto en la Constitución.

Lecciones de las tres últimas primarias

Se producen en un contexto político hiperpolarizado (se habla de tribalismo), en el que las mayorías son débiles y en el que el resultado se decide en unos pocos Estados o circunscripciones: bastan cinco victorias en la Cámara y una en el Senado para que la mayoría cambie en el próximo Congreso.

Sobre todo, las primarias son cruciales porque en la mayoría de los distritos los gana, en cualquier caso, uno de los dos bandos: de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, se disputa menos del 10%; en el Senado, que se renueva por tercios (34 escaños este año), la mayoría se jugará principalmente en cinco Estados, los habituales pivotes del Senado y de las recientes elecciones presidenciales: Georgia, Arizona, Wisconsin, Nevada y Pensilvania.

Las primarias han sido especialmente importantes este año debido a las redefiniciones en curso en ambos partidos. Las dos grandes cuestiones eran la influencia de Trump y su movimiento MAGA (Make America Great Again) dentro del Partido Republicano; y el equilibrio entre progresistas y centristas entre los demócratas. Las respuestas ya están claras y se confirmaron en las primarias del 13 de septiembre, marcando el final del ciclo que comenzó seis meses antes en Texas.

En New Hampshire, el general retirado Don Bolduc, un candidato conspiranoico de extrema derecha apoyado por Trump, se impuso al republicano Chuck Morse, más moderado. Al igual que en más de una docena de Estados, los grupos demócratas financiaron anuncios a su favor, haciendo la peligrosa apuesta de que sería más fácil de vencer para la actual senadora demócrata Maggie Hassan.

La cuestión de la influencia de Trump y el trumpismo después de 2020 y el 6 de enero, que algunos todavía se planteaban, es inequívoca después de las primarias: los votantes republicanos eligieron a los candidatos trumpistas, y eliminaron a los que votaron por el impeachment. De estos últimos, de un total de 13 en el Congreso, sólo tres tienen todavía posibilidades de estar en el próximo Congreso. En los escaños abiertos (sin titulares), el candidato apoyado por Trump ganó en 41 de las 45 primarias.

Por el lado demócrata, de nuevo como en todas las primarias, los centristas ganaron en el muy demócrata Rhode Island, aunque varios candidatos progresistas obtuvieron buenos resultados. Al final de este ciclo de 2022, parece haber quedado en suspenso la revolución progresista: está muy lejos del movimiento de 2018, ya que esta vez los centristas han ganado por mayoría, aunque localmente los progresistas han visto aumentar sus resultados.

Ha prevalecido el criterio de elegibilidad en las elecciones generales, en contraste con el campo republicano, ya que en varias carreras reñidas los demócratas más izquierdistas se retiraron a veces para mejorar las posibilidades del partido.

Por último, en la pequeña Delaware, donde Biden fue a votar en persona, los titulares perdieron, lo que ilustra un nivel particularmente alto de desinterés por parte de los votantes, cuando tradicionalmente los titulares ganan la mayoría de las primarias. Esto, junto con el gran número de salidas, aumenta la incertidumbre del resultado electoral.

Las elecciones estatales son aún más cruciales

La campaña de las elecciones generales ya ha comenzado, como lo demuestra la saturación de anuncios de campaña y el regreso de los reportajes sobre inmigración en Fox News.

Joe Biden se anticipó al lanzamiento con un discurso ofensivo en Pensilvania a principios de septiembre contra los MAGA, los republicanos trumpistas, a los que llamó "semifascistas": el adjetivo se refería al culto a la personalidad en torno a Trump y a la probada evolución antidemocrática de esta facción del partido (mayoritaria entre los votantes republicanos), ya que los candidatos de los MAGA se negaron a decir si aceptarían el resultado de las elecciones, haciéndose eco de Trump.

En las midterms de 2022 está en juego el futuro de la democracia estadounidense, y está especialmente en juego en las elecciones estatales. Entre las numerosas elecciones que tendrán lugar en los Estados al mismo tiempo que las del Congreso federal, cabe destacar las de las asambleas locales, así como las de los dos tercios de los gobernadores, el Fiscal General (Attorney General) y los secretarios de Estado.

Estos mandatos son decisivos, sobre todo en la organización y certificación de todas las elecciones en EE.UU., ya que la Constitución deja esto en manos de los Estados; por el poder de veto de los gobernadores sobre las leyes aprobadas por las legislaturas locales, por ejemplo para restringir el acceso al voto o el derecho al aborto; por el papel de los gobernadores sobre los procesos penales de médicos o mujeres como consecuencia de nuevas restricciones al aborto.

Tradicionalmente, el partido presidencial pierde escaños en el Congreso en las elecciones intermedias. En el último medio siglo, sólo ha habido dos excepciones a esta regla, en 1998 y 2002

En términos más generales, el Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, sigue socavando los derechos y prerrogativas federales, ya sea en relación con las mujeres, el cambio climático y el medio ambiente, o el derecho a la intimidad, transfiriendo la regulación de estos asuntos a los Estados.

Es aquí, en particular, donde está en juego el futuro de la democracia estadounidense, la capacidad del país para celebrar y respetar las próximas elecciones en 2024, incluidas las presidenciales, y más ampliamente los derechos de los ciudadanos. También en este caso, las primarias han mostrado un preocupante anticipo, con más de 120 candidatos republicanos de las primarias impugnando la validez de las papeletas y anunciando reformas, incluso en Estados que podrían haber cambiado el resultado de las elecciones de 2020.

Un referéndum sobre el presidente y la economía

Tradicionalmente, el partido presidencial pierde escaños en el Congreso en las elecciones intermedias. En el último medio siglo, sólo ha habido dos excepciones a esta regla, en 1998 y 2002. Estas elecciones son normalmente un referéndum sobre el presidente y la economía.

Pero ya nada es normal en Estados Unidos, donde incluso el estado de la economía está abierto al debate: sí, hay inflación, pero los precios de los combustibles llevan bajando desde junio; el paro está en mínimos y los salarios suben, pero también el coste de la vida; la desigualdad ha bajado gracias al paquete de estímulo por el Covid y a la moratoria de Biden sobre la deuda estudiantil, pero la mayoría de la población ve que el país va en la dirección equivocada.

Desde finales de 2021, todo parecía apuntar a una oleada republicana en el Congreso para las elecciones de medio mandato, con el presidente Biden aparentemente impotente a pesar de su mayoría en el Congreso y los republicanos a la ofensiva en las guerras culturales. Eso era ya cuestionable, a pesar de que Biden había conseguido que el Congreso aprobara un ambicioso proyecto de ley de estímulo a principios de su mandato, y luego un proyecto de ley de infraestructuras que cubría un vacío de décadas, dos hazañas políticas dado el estrecho margen demócrata en el Congreso.

Pero la desastrosa gestión de la salida de Afganistán aún estaba fresca en la memoria, el Covid continuaba con sus olas de retorno sin fin  y la popularidad de Biden estaba en caída libre. La decisión del Tribunal Supremo a principios de junio de acabar con el derecho federal al aborto pareció consagrar la impotencia demócrata.

La eliminación de la figura histórica de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, la admisión de Finlandia y Suecia en la OTAN y el éxito de la contraofensiva ucraniana han rehabilitado la imagen de competencia del equipo de política exterior de Biden

Pero el verano de 2022 ha invertido las percepciones. En primer lugar, el Congreso ha aprobado dos leyes históricas sobre política industrial y competencia con China, una sobre semiconductores (Chips and Science Act) y otra sobre el clima (Inflation Reduction Act).

La ley sobre el clima, aunque es menos ambiciosa que las aspiraciones del programa "Reconstruir mejor" (Build Back Better), también incluye prioridades demócratas de larga data sobre los precios de los medicamentos y la tributación de los beneficios extraordinarios empresariales.

En el frente de la política exterior, la eliminación de la figura histórica de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, la admisión de Finlandia y Suecia en la OTAN y el éxito de la contraofensiva ucraniana, gracias en parte al armamento estadounidense, han rehabilitado la imagen de competencia del equipo de política exterior de Biden.

Por último, el precio del gas ha dejado de subir desde finales de junio y la inflación se ha ralentizado, aunque siga siendo la principal preocupación de los americanos. El balance de los dos primeros años de Biden en el Congreso es al menos comparable al de Obama con la reforma sanitaria del Obamacare. Y la decisión de cancelar parte de la deuda estudiantil se ha sumado a esta ola de éxitos demócratas.

Sin embargo, el pronóstico para noviembre sigue siendo delicado, debido a los márgenes extremadamente pequeños y al sesgo pro-rural, y por tanto pro-republicano, del sistema político estadounidense. La contraofensiva mediática republicana está en pleno apogeo. Las principales preocupaciones siguen siendo la economía y la inflación, aunque el derecho al aborto está impulsando la movilización de las mujeres en particular. Las encuestas federales muestran al Partido Demócrata en cabeza en cuanto a intenciones y apoyo, pero no tienen valor predictivo ya que no se celebran elecciones de mitad de mandato a nivel federal.

El papel de los independientes

Lo que falta en estas encuestas es la cuestión de los independientes, es decir, los americanos que no están afiliados a ningún partido, y que representan una parte cada vez mayor del electorado, casi un tercio para las elecciones de mitad de mandato. Se suele decir que el resultado depende de la movilización y de las bases, pero las últimas elecciones han sido de centro, de independientes.

En 2016, Trump ganó entre los independientes por cuatro puntos sobre Hillary Clinton; en 2020, Biden los ganó por trece puntos sobre Trump, y por más de veinte puntos en los Estados clave que determinaron la elección presidencial, Michigan, Wisconsin y Georgia. Al principio de su mandato, Biden contaba con el apoyo de la mayoría de los independientes; la tendencia se ha invertido ahora, con casi dos tercios que desaprueban sus acciones.

La cuestión ya no es si el actual Partido Republicano es de extrema derecha (lo es), o si sigue abrazando a Trump y al ultranacionalismo cristiano y conspirativo (lo hace), sino en qué momento esta evolución irá demasiado lejos para la mayoría del país

No está claro que el verano haya sido suficiente para invertir esta tendencia: en estas elecciones no se producirá el previsible tsunami republicano, pero sigue siendo muy improbable una victoria demócrata, al menos en la Cámara de Representantes. Y en muchos estados republicanos es probable que ganen los candidatos trumpistas, lo que los pondría al frente de la organización y certificación de las elecciones de 2024.

Esta radicalización política de uno de los dos grandes partidos es el principal peligro al que se enfrenta Estados Unidos, más que una nueva guerra civil (volveremos a tratar este tema tan debatido en una próxima columna). A menudo hablamos de la polarización política estadounidense como si fuera equivalente en ambos partidos, pero es asimétrica, como han vuelto a ilustrar las primarias de 2022.

La cuestión ya no es si el actual partido republicano es de extrema derecha (lo es), o si sigue abrazando a Trump y al ultranacionalismo cristiano y conspirativo (lo hace), sino en qué momento esta evolución irá realmente demasiado lejos para la mayoría del país.

Recordemos que en temas que van desde el aborto hasta el control de armas, las posturas extremas de la derecha republicana MAGA, que ahora se reflejan en el Tribunal Supremo e impiden cualquier acción decisiva del Congreso, no son mayoritarias en la opinión pública norteamericana, sino todo lo contrario.

En estas grandes decisiones sociales, que afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos, el sistema político parece cada vez más alejado de la opinión mayoritaria. También es útil recordar que, desde 1988, sólo un candidato presidencial republicano ha ganado por un amplio margen: George W. Bush en 2004.

También en el Congreso, la mayoría en escaños suele diferir del resultado en votos. Por supuesto, el sistema estadounidense es federal, y la organización del poder lo refleja dando una sobrerrepresentación a los Estados y a los distritos rurales. Pero con la creciente brecha entre la opinión pública y la representación política, la mayoría de los analistas esperan que una gran crisis política ponga a prueba la solidez del sistema antes del final de la década. Los parciales de 2022 son una primera prueba.

 

Caja negra

Maya Kandel es historiadora, especialista en el Congreso y la política exterior de Estados Unidos, e investigadora asociada en la Universidad Sorbonne Nouvelle Paris 3 (CREW). Su trabajo se centra en los determinantes internos (Congreso, opinión, grupos de presión, medios de comunicación) y las redefiniciones partidistas de la política exterior estadounidense desde el final de la Guerra Fría, así como en las intervenciones militares de Estados Unidos.  

Con esta columna, inicia una colaboración regular con Mediapart.

 

Traducción de Miguel López

 

Trump se recrea en las más agresivas y caras elecciones de medio mandato de la Historia

Trump se recrea en las más agresivas y caras elecciones de medio mandato de la Historia

Más sobre este tema
stats