En Rusia, está demostrando que el lavado de cerebro es un programa a largo plazo, además de un deporte de combate. Aquí, algunos genios restarán importancia al hecho de que no es nada comparado con Corea del Norte. O bien lo relativizarán: en Moscú, es más o menos lo mismo que Fox News y la "radio basura" de Quebec en Norteamérica, o incluso los llamados canales de noticias 24 horas franceses a este lado del Atlántico.