El 'hormigón verde', una apuesta de la transición ecológica que no acaba de fraguar

Fábrica de cemento, en una imagen de archivo.

Floriane Louison

El hormigón está en nuestras carreteras, en los mástiles de los aerogeneradores, en los cascos de las centrales nucleares, en los rascacielos, en las viviendas sociales, en las urbanizaciones de bajo coste y en las casas diseñadas por arquitectos... Está por todas partes. Cada segundo se vierten casi 150 toneladas de hormigón en todo el mundo. En un año, bastaría para cubrir Francia con una capa. 

El coste ecológico de esta mega producción es exorbitante. El hormigón asfixia el suelo, congestiona los ríos, destruye los hábitats, contamina el aire, erosiona nuestras playas... También es uno de los principales responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero, después del carbón, el petróleo y el gas. A menudo utilizamos esta imagen: si el hormigón fuera un país, sería el tercer mayor emisor de CO2 del mundo, por detrás de China y Estados Unidos. 

Durante mucho tiempo, la industria del hormigón no prestó mucha atención a su huella de carbono. "En Francia, las últimas décadas han estado marcadas por una cierta actitud de espera por parte de la industria", describe The Shift Project, el think tank del ingeniero y profesor Jean-Marc Jancovici. Pero en el contexto de la crisis climática, aumenta la presión sobre los grandes emisores y se prodigan los anuncios de buena voluntad ecológica. 

El pasado mes de octubre, la Asociación Mundial del Cemento y el Hormigón dio a conocer su hoja de ruta para alcanzar la neutralidad en carbono en 2050. La industria cementera francesa ya había hecho lo mismo unos meses antes. Sus principales actores compiten entre sí para salvar el planeta. La multinacional Lafarge presume de ser "la primera empresa de materiales de construcción que se ha comprometido con el cero neto" (cero emisiones netas de gas de efecto invernadero) y la gran mayoría de los anuncios de su departamento de comunicación se refiere ahora a sus esfuerzos de descarbonización. 

El hormigón se compone de agua, arena y grava unidos con cemento. El cemento es responsable de casi el 90% de su huella de carbono. Por tanto, descarbonizar el hormigón significa, en primer lugar, descarbonizar el cemento. Para fabricar cemento, se calienta durante horas una mezcla de arcilla y piedra caliza a temperaturas extremas. Al final, se obtiene clinker. Este material constituye entre el 80 y el 100% del cemento Portland, el más utilizado. Su producción es altamente emisiva: al arder, la piedra caliza libera enormes cantidades de CO2. Sólo este proceso representa dos tercios de la huella de carbono del cemento. 

"Para mejorar la huella de carbono del cemento, no hay más remedio que reducir la cantidad de clinker en su composición", afirma Florent Dubois, responsable de construcción sostenible de Lafarge, en su reciente libro Hormigón ecológico de construcción sostenible (Eyrolles, enero de 2022), que defiende el potencial del "hormigón verde". 

Lafarge, igual que otros, es capaz de fabricar cemento con menos clinker. O incluso sin ello. Esto es lo que hace HoffmannGreen en su planta ultra técnica de la región de la Vendée, por ejemplo. "Sólo utilizamos residuos y co-productos de la industria que se mezclan en frío con nuestros activadores", describe su presidente Julien Blanchard.

 Otra empresa emergente ha demostrado su valía en el mundo del hormigón verde: Ecocem. Tiene dos centros en Francia, nacidos de una asociación empresarial con el gigante mundial del acero Arcelor-Mittal. Al pie de los altos hornos de Dunkerque (Norte) y Fos-sur-Mer (Bouches-du-Rhône), se amontona un residuo: la escoria, una especie de polvo blanquecino. En lugar de tirarla, puede utilizarse para sustituir parte del clinker. 

Los cementos de escoria de Ecocem serán utilizados en la construcción de la villa olímpica de París en 2024 y en los túneles de la futura línea 18 del metro de París. Las obras de construcción de los Juegos Olímpicos y del Gran París –que están a punto de engullir varios millones de toneladas de hormigón (no siempre de forma tan responsable)– se han encontrado con eso para mostrar sus credenciales ecológicas. Pero no es una revolución ecológica. 

Un nicho de mercado

Muchos de esos productos "bajos en carbono" se descubrieron hace mucho tiempo, especialmente las escorias. Ya se utilizaron a finales del siglo XIX para la construcción del metro de París. Por lo tanto, no es ningún cambio disruptivo para la línea 18 utilizar cemento de escoria. 

"Estos cementos alternativos tienen problemas para superar la fase de nicho de mercado debido a su coste, sus diferentes propiedades y la disponibilidad de las materias primas que requieren", señala Ademe, la agencia medioambiental francesa. Por ejemplo, según la Asociación Mundial del Acero, ya se recupera el 97% de las escorias de los altos hornos. "Si quisiéramos aumentar la cantidad de escoria para producir más hormigón bajo en carbono, tendríamos que producir más acero, una industria que emite casi tanto como la del cemento. Esto no tiene sentido desde el punto de vista ecológico: contaminar más para hacer materiales menos contaminantes al final de la cadena", explica Matthias Dreveton, ingeniero de estructuras y especialista en hormigón bajo en carbono. 

Otro problema es que quienes se atrevan a aventurarse en el tortuoso y opaco mundo de los cálculos de carbono se darán cuenta rápidamente de que los rendimientos de carbono que afirman la mayoría de los fabricantes de "cemento verde" no siempre son fiables. Para empezar, no existe una definición oficial de "cemento bajo en carbono": no hay normas sobre el cemento de referencia que deban tenerse en cuenta, ni sobre el umbral por debajo del cual el cemento pasaría a ser verde. 

Así, cuando la Sociedad del Gran Paris presume de que "el 70% del nuevo metro se hará con hormigón bajo en carbono", es la empresa la que ha establecido sus propias reglas. "Con esto nos referimos a un hormigón que emite un 40% menos de CO2 que un hormigón equivalente formulado con cemento CEM I, que es el más emisivo", explica. Pero también podría poner los cursores en otro lugar. 

¿Es el hormigón bajo en carbono realmente bajo en carbono? Es imposible decirlo

Guillaume Jarlot — Director general de Nooco

Para aumentar la imprecisión, los fabricantes de cemento pueden mantener en secreto su receta industrial y la huella de carbono que aparece en la etiqueta de su producto será así difícil de verificar. El pasado mes de enero, el grupo francés Vicat lanzó un "cemento carbo-negativo". ¿Cómo es? ¿Por qué? Vicat –interrogada sobre el tema en enero– no dijo nada más, alegando la protección de la propiedad intelectual. 

Por último, son pocas las empresas que optan por ser transparentes publicando, por ejemplo, sus datos en Inies (el registro nacional de referencia sobre datos medioambientales y sanitarios de los productos y equipos de construcción), que cuenta con un programa de verificación. E incluso ahí, hay controversias. Sobre todo en las metodologías de cálculo. 

El ejemplo más documentado es el de las escorias utilizadas en la mayoría de los "cementos verdes". Su huella de CO2 es considerada nula por las calculadoras de carbono. "Pero esto no representa la realidad", explica Matthias Devreton, autor de un estudio sobre el tema. "Al final, esto permite que los cementos a base de escoria reivindiquen un rendimiento medioambiental excepcional, pero su impacto real es tres veces mayor que los cálculos actuales", afirma el experto. 

Este sesgo es bien conocido por los científicos. "Desde 2004, subyace esta cuestión", subraya Adélaide Féraille, investigadora de la Escuela de Puentes y Caminos. "Hace dos años, el gobierno se ocupó del tema creando un grupo de expertos. Se llegó a una conclusión, pero hubo impugnaciones, por lo que se está alargando. Sobre todo, esta cuestión de la huella de carbono de las escorias se plantea también en el caso de los demás co-productos utilizados para fabricar cementos bajos en carbono", prosigue la científica, que recuerda que la normativa va a cambiar el 1 de septiembre. 

"¿El hormigón bajo en carbono es realmente bajo en carbono? Eso no lo podemos decir", concluye Guillaume Jarlot, director general de Nooco, una plataforma de software en línea para medir y optimizar el impacto medioambiental de los proyectos del sector de la construcción.  

Para resumir con un ejemplo concreto, tomemos el saco de cemento PLANET® fabricado por Lafarge, "el más eco-responsable disponible en el mercado francés". Este producto no está declarado en la base de datos de Inies. Por lo tanto, debemos conformarnos con los datos proporcionados por su fabricante. 

Al leer la ficha del producto, se puede ver que no es neutro en carbono, sino con menos carbono, ya que la neutralidad en carbono se consigue mediante estrategias de compensación de emisiones. También se puede leer que está hecho de escoria, cuya huella de carbono no se tiene en cuenta. El resultado es que este cemento probablemente contiene menos carbono, pero ciertamente no es neutral en cuanto a las emisiones de carbono, al contrario de lo que se anuncia. 

El lado arriesgado de las tecnologías de captura de CO2 

El cemento verde no es una solución milagrosa, y los fabricantes son muy conscientes de ello. Según las previsiones de la Asociación Francesa de la Industria del Cemento, la neutralidad en carbono del sector se logrará principalmente gracias a una nueva tecnología salvadora: la captura y almacenamiento de CO2.

El principio consiste en capturar el carbono emitido durante el proceso de cocción del clinker y almacenarlo en el mar o en el cemento. Esta última opción es citada regularmente por los industriales, que señalan que el hormigón, al igual que los árboles, puede almacenar CO2. "Los fabricantes son muy activos en estas tecnologías, que permiten evitar la cuestión de los niveles de producción", confirma Léa Mathieu-Figueiredo, de la Red de Acción por el Clima. Pero la apuesta es arriesgada.  

En un informe publicado en julio de 2020, la Ademe enumeró las principales limitaciones de estas tecnologías. Entre otras cosas, no habría resultados a medio plazo debido a su bajo nivel de madurez. Otro problema es que, si bien reducen las emisiones de un centro, pueden aumentar sus otros impactos ambientales: mayor consumo de agua, emisiones de óxido de nitrógeno (un contaminante), vertidos de aminas (un residuo peligroso), etc. 

Pero, una vez capturado, ¿qué ocurre con el CO2? Si se reinyecta en el cemento –que no es inmortal– algún día volverá a la atmósfera. Si lo almacenamos mar adentro, ¿qué legado estamos dejando a las generaciones futuras? "El despliegue de estas tecnologías se ve limitado por las escasas posibilidades de almacenamiento, lo que hace que sólo el 20% de las cementeras francesas sean potencialmente elegibles, con un coste nada despreciable", subraya la Ademe. 

Presionando por el statu quo 

Una vez escudriñado el cemento verde y la captura de carbono, no queda mucho por hacer para salvar el planeta, salvo dejar de fabricarlo: el hormigón más neutro es el que no se vierte. En Francia, si no se produce el milagro tecnológico de la captura de CO2 prometido por los fabricantes, habría que reducir a la mitad la demanda de cemento para lograr la neutralidad en carbono en 2050, según los cálculos de la Ademe. Esta reducción estaría motivada en parte por los cambios demográficos y los métodos de construcción, pero también por "un marco normativo muy restrictivo para luchar contra la artificialización del suelo y reducir las nuevas construcciones". 

Pero la sobriedad no está realmente en la agenda de los industriales. "El hormigón es un negocio lucrativo, conservador y muy intensivo en capital. Los fabricantes han invertido en sus canteras y herramientas industriales y no tienen ningún interés en que esto cambie", coincide el presidente de HoffmannGreen. Hoy en día, la industria hace anuncios y promesas, y también invierte en dinero contante y sonante para el clima. "Pero todo esto sigue siendo insuficiente y todavía hay muchos agujeros en el sistema. Hay un movimiento, pero nada vinculante", insiste Léa Mathieu-Figueiredo, de la Red de Acción por el Clima. 

Cuando el gobierno intenta apretar un poco las tuercas, el lobby de la construcción se pone inmediatamente en marcha. Recientemente, la RE2020 -la nueva normativa medioambiental- ha dado lugar a enfrentamientos especialmente virulentos fuera del radar mediático, en el corazón opaco de la tecnocracia. La RE2020 fija unos umbrales de carbono que no deben superarse al construir un edificio: son progresivos, con una primera fase en vigor desde enero, una segunda en 2025 y una última en 2028. Se publicó en enero, con dos años de retraso y muchas presiones.

El resultado es una enorme losa de nuevas normas que no cambiarán realmente nada. “El lobby a favor del statu quo funcionó muy bien", afirma Thierry Rieser, de la asociación negaWatt, que participó en los grupos de expertos consultados durante la elaboración de estas nuevas normas. "Entre nuestras propuestas y el primer borrador del texto, vimos cómo se ampliaba la brecha tras la fase de consulta con la industria. Al final, es la montaña la que da a luz a un ratón", añade.

La consultora Bastide Bondoux ha realizado un estudio sobre los impactos de la RE2020 en el sector del hormigón. Se ha basado en un proyecto concreto de vivienda colectiva representativo del mercado y construido sin ninguna exigencia medioambiental particular. "Podrá pasar el primer umbral de la RE2020 sin cambiar nada", explica la ingeniera de diseño Hala Rochdi. Para alcanzar el siguiente umbral en 2025, bastarán cambios muy ligeros. Por ejemplo, cambiar el patrón del zócalo. El hormigón aún tiene un largo camino por recorrer.

Alemania se hunde cada día un poco más en la crisis del gas ruso

Alemania se hunde cada día un poco más en la crisis del gas ruso

Más sobre este tema
stats