Alemania se hunde cada día un poco más en la crisis del gas ruso

Logo de la mayor empresa química del mundo, BASF.

Thomas Schnee (Mediapart)

Ludwigshafen (Alemania) —

Alemania se hunde en la crisis del gas. El 24 de junio, después de que el gigante gasístico ruso Gazprom cortara el suministro de gas, el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, de Los Verdes, puso en marcha el segundo nivel del plan de emergencia por escasez de gas.

Su ministerio se prepara ahora para tomar una serie de medidas que garanticen el suministro energético del país: adopción del proyecto de ley de reactivación de las centrales eléctricas de carbón, introducción de incentivos para la optimización de la calefacción de gas en los hogares, y provisión de 15.000 millones de euros adicionales para garantizar el objetivo de llenar las reservas al 80% antes del 1 de octubre.

"Estamos atravesando una crisis de gas, que ahora es un bien escaso. La situación es grave y el invierno se acerca", subrayó entonces el ministro. Desde entonces, la situación no ha mejorado.

Uniper, el mayor importador alemán de gas ruso, está literalmente asfixiado por los contratos que le obligan a entregar el gas al precio anterior de unos 20 euros por megavatio hora, cuando la semana pasada lo compraba a 133 euros. Según los expertos, sus pérdidas ascienden a 900 millones de euros al mes.

Por ello, el Gobierno está ultimando una ley bautizada como Lex Uniper, que debería votarse a finales de esta semana, y que prevé un mecanismo de rescate de las empresas de gas en dificultades por parte del sector público. Además, se está preparando muy seriamente para abordar el tercer y último nivel de alerta. Prevé que el Estado tome el control del mercado, que intervendrá en los precios y tendrá que organizar el racionamiento clasificando el orden de entrega según la importancia estratégica para el país.

En el mayor centro químico del mundo, la planta matriz de BASF, que ocupa la mitad de la ciudad renana de Ludwigshafen, la idea del racionamiento no se lleva bien: "BASF produce aquí entre ocho y diez mil productos diferentes. Y eso requiere mucho gas, tanto para generar nuestra energía como para ser materia prima para la producción", explica el químico jubilado Lucien Thil, que ahora trabaja como guía en la obra.

La central consume 37 teravatios hora al año. Esto supone el 10% del consumo de toda la industria alemana en 2021, el 3,7% del consumo total de Alemania y el 7,8% del consumo de Francia.

Gran actor

"Si el suministro no cae por debajo del 50% de nuestras necesidades de gas natural, podemos seguir operando la red con una carga reducida... Pero si el suministro cayera de forma significativa y permanente por debajo de este límite, nos veríamos obligados a parar la producción", asegura Daniela Rechenberger, portavoz del centro en temas de escasez de gas, que deja claro que, aparte de la continuidad de los suministros y el cierre total, no se ha planteado nada: "Todo el ahorro energético que se podía hacer se ha hecho hace tiempo".

"BASF se queja ahora del impacto de la reducción del suministro de gas en su producción, pero no hay que olvidar que la empresa se ha beneficiado enormemente de los acuerdos energéticos entre Alemania y Rusia. Incluso ha sido un actor importante en ellos", comenta el experto Thierry Bros, profesor y asesor del Consejo Consultivo del Gas UE-Rusia. En el caso del gas, o de la industria del automóvil, reprocha a los industriales alemanes su mala costumbre de "privatizar los beneficios y socializar las pérdidas".

Sus estrechas relaciones comerciales con Rusia son un tema tabú para la primera empresa química del mundo. Aunque es sabido que gran parte del gas natural de Alemania procede de Rusia, los representantes de BASF con los que nos reunimos insisten en que su empresa sólo compra a proveedores de Europa Occidental. Sin embargo, las relaciones del gigante alemán con los rusos son intensas y lo han sido durante mucho tiempo.

BASF ayudó a Gazprom a equiparse con tecnología alemana a cambio de gas barato

Thierry Bros — Consejo Consultivo del Gas UE-Rusia

En cuanto cayó el Muro, BASF se desprendió de su proveedor tradicional Rurhgas y, a través de su filial Wintershall, firmó contratos de suministro a largo plazo muy atractivos con Gazprom. A cambio, BASF participó en la ampliación alemana del oleoducto ruso "Druschba" ("Amistad") a través de Ucrania.

Las dos empresas también acordaron gestionar conjuntamente el transporte y la venta de gas en Alemania mediante la creación de la empresa conjunta Windgas. En 1996, BASF también concedió a Gazprom un préstamo de 1.000 millones de marcos para la construcción del gasoducto Yamal-Europa, que lleva cada vez más gas ruso a Occidente, esta vez a través de Bielorrusia.

En aquella época, Gazprom tenía a veces dificultades para cumplir sus compromisos de producción, no por razones políticas sino porque sus instalaciones eran obsoletas. "BASF, por tanto, ayudó a Gazprom a equiparse con tecnología alemana a cambio de gas barato", explica Thierry Bros.

El canciller Gerhard Schröder, partidario del "entrelazamiento económico de Europa y Rusia", y su amigo Vladimir Putin, antiguo jefe de la rama del KGB en Dresde, apoyaron activamente este enfoque. En 2005, diez días antes de que Gerhard Schröder dejara la Cancillería Federal, se creó la empresa Nord Stream con el objetivo de crear un doble gasoducto Nord Stream 1 y 2.

Depreciación de sus resultados

Diez años después, Angela Merkel sigue la misma política energética hacia Rusia. Incluso llama a Nord Stream "el mayor proyecto de infraestructura energética de nuestro tiempo" y se niega, hasta el último momento, a verlo como algo distinto a un proyecto privado sin dimensión política. A pesar del conflicto de Georgia en 2008 y de la anexión rusa de Crimea en 2014, el atractivo del gas ruso barato para aumentar los márgenes de beneficio del "Made in Germany" era demasiado fuerte.  

En 2015, cuando la atención se desvió de Ucrania y de las sanciones, BASF/Wintershall se apresuró a poner en marcha un proyecto que había sido suspendido a causa de Crimea. La multinacional cedió entonces a Gazprom sus acciones en Windgas, que gestiona el mayor depósito de gas de Alemania en Rehden (Baja Sajonia). Esto fue a cambio de más gas. 

En el primer trimestre de 2022, BASF aún tuvo que anunciar una rebaja de 1.000 millones de dólares en sus resultados debido a la no explotación del gasoducto Nord Stream 2. Esto hizo que los beneficios de la empresa cayeran un 29%, hasta los 1.220 millones de euros (frente a los 1.720 millones del primer trimestre de 2021). Por lo tanto, la empresa química sigue funcionando bien. Y los resultados semestrales que se darán a conocer el 27 de julio deberían seguir siendo respetables, ya que "actualmente todas nuestras unidades europeas están abastecidas con normalidad", confirma Daniela Rechenberger.

Pero, ¿qué ocurrirá si, al final del periodo de mantenimiento de diez días del gasoducto Nordstream 1, el 21 de julio, Moscú decide no reabrir el grifo del gas? BASF no se pronuncia en este punto. Sin embargo, los medios de comunicación especializados hablan de la posibilidad de que la empresa detenga sus voraces unidades de producción de amoníaco y acetileno y abastezca el centro de Ludwigshafen por ferrocarril desde la planta belga de BASF en Amberes. Al menos durante un tiempo.

La realidad es que las industrias que hacen un uso intensivo del gas, como la química y la siderúrgica, ya llevan años trabajando en planes para reducir su consumo de energía y no esperan conseguir un ahorro adicional significativo en unos pocos meses. "Para ahorrar más, tendríamos que electrificar ciertos procesos de producción, por ejemplo. Pero esto requiere el desarrollo de nuevas tecnologías y es una tarea a largo plazo", señala Gerd Lödden, comunicador de la planta de Ludwigshafen.

Según la Federación de la Industria Química (VCI), pasar del gas al petróleo tampoco es una solución. "Esto sólo es posible para ciertas plantas. Requeriría una conversión considerable y, si fuera necesario, nuevos permisos, con los retrasos que ello conlleva", explica el VCI, que estima que el ahorro adicional en el suministro de energía no supera el 2% o el 3% del consumo de gas industrial.

El gigante alemán, que ha prosperado durante mucho tiempo gracias al gas ruso barato, ya no tiene nada que hacer en la guerra energética que Putin libra contra Occidente. Mientras tanto, la multinacional alemana cuenta con su papel decisivo en la cadena industrial para figurar entre los emplazamientos industriales prioritarios en caso de escasez real.

El centro de Ludwigshafen produce una gran parte de los componentes necesarios para el buen funcionamiento de las industrias y de nuestra vida cotidiana. En resumen, es difícil imaginar cómo las sociedades actuales podrían prescindir de ellos. A cada uno lo suyo.

La inflación alimenta el riesgo de una crisis sistémica en la economía mundial

La inflación alimenta el riesgo de una crisis sistémica en la economía mundial

Más sobre este tema
stats