LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

"Israel quiere matar a los periodistas que son testigos de sus crímenes": el riesgo de informar desde Gaza

Los cuerpos de dos periodistas asesinados en Gaza tras un bombardeo israelí.

Yunnes Abzouz (Mediapart)

Desde Ramala, Nasser Abou Bakr ha emprendido una gira europea para alertar a la opinión internacional sobre la dramática situación de los periodistas en Gaza y Cisjordania. El Presidente del Sindicato de Periodistas Palestinos y Vicepresidente de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) ha hecho escala en París, donde ha pasado por el Senado y ha pronunciado una conferencia de prensa y un mitin el 7 de diciembre en la Bolsa del Trabajo (centro del sindicalismo parisino, ndt), justo dos meses después del estallido del conflicto. 

El que fuera corresponsal de la Agencia France-Presse (AFP) durante veinte años, comenzó describiendo el infierno que viven sus colegas palestinos, que intentan como pueden superar el bloqueo mediático impuesto por Israel: "Antes del 7 de octubre, había 200 periodistas en Gaza, hoy casi ninguno. Los que no han podido escapar han muerto. Nuestros colegas son blanco diario del ejército israelí. Están atrapados en un diluvio de bombas y muchos de ellos han perdido a miembros de su familia. No tienen agua ni electricidad, y la conexión a Internet es muy limitada. Utilizan baterías externas o se acercan a los hospitales para recargar sus teléfonos. Ya no emite ninguna radio en Gaza, y sus oficinas y equipos están a veces destruidos. Israel está cometiendo un crimen contra la información en Gaza.”

Nasser Abou Bakr menciona en particular el caso del fotoperiodista Motaz Azaiza, uno de los últimos periodistas aún en activo en Gaza, que documenta a diario en Instagram la espantosa vida cotidiana de los civiles atrapados en el enclave palestino: "Está recibiendo siempre amenazas de muerte y llamadas y mensajes anónimos de soldados por WhatsApp. Los periodistas palestinos que trabajan desde Cisjordania también están amenazados por colonos y miembros de las fuerzas de seguridad israelíes.” 

A pesar de los innumerables obstáculos, los periodistas palestinos que siguen con vida y en activo creen que su trabajo es esencial para mantener informado al mundo sobre la situación humanitaria en Gaza, afirma el presidente del Sindicato de Periodistas Palestinos. 

"Todos los días me pongo en contacto con mis colegas que siguen allí y les pregunto cómo van. Me dicen una cosa: seguimos vivos. Esperan morir y se preguntan quién será el próximo. Pero insisten en continuar su trabajo. Si dejan de hacerlo, ¿quién informará y documentará los crímenes masivos y la limpieza étnica que está sufriendo nuestro pueblo? Israel quiere matar a los periodistas que son testigos de sus crímenes.”

Si dejan de hacerlo, ¿quién contará la historia y documentará los crímenes masivos que sufre nuestro pueblo?

Nasser Abou Backr, Presidente del Sindicato de Periodistas Palestinos

Ante esta doble crisis, humanitaria e informativa, Nasser Abou Bakr insta a Francia, "el país de los derechos humanos", a que haga todo lo posible para que estos principios se respeten y se apliquen también en Palestina. "Lanzo una llamada de socorro al pueblo francés. Esta es una guerra contra los palestinos, contra la humanidad, contra los derechos humanos y contra el derecho internacional", concluye. 

"Llevo más de cincuenta años defendiendo los derechos de los periodistas. Nunca había visto a un Estado matar a tantos reporteros en tan poco tiempo", ha declarado Dominique Pradalié, Presidente de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), consternado por el precio que están pagando los periodistas palestinos desde hace dos meses por informar sobre la situación en Gaza.  

Según el último recuento del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), desde el 7 de octubre se ha confirmado la muerte de 63 periodistas y otros profesionales de los medios de comunicación, casi tantos como en todo 2022, entre ellos 56 palestinos, 4 israelíes y 3 libaneses. Casi todos murieron en Gaza mientras intentaban documentar,  con chalecos antibalas con la inscripción "Press" y cascos, las dramáticas consecuencias humanitarias y las innumerables víctimas civiles causadas por los bombardeos israelíes. 

Algunos de los periodistas fallecidos colaboraban habitualmente con los medios de comunicación franceses. Fue el caso de Roshdi Sarraj, periodista palestino y fixer de Mediapart, Radio France y Le Monde, entre otros, que murió en un bombardeo israelí frente a su domicilio en Tell al-Hawa, al sur de la ciudad de Gaza. 

A pesar de los requerimientos internacionales para proteger a los periodistas en el ejercicio de su profesión, el ejército israelí comunicó a las agencias de prensa Reuters y AFP que no podía garantizar la seguridad de sus periodistas que trabajan en el enclave palestino. 

“Nunca hemos visto a una parte beligerante eludir su obligación de proteger a los periodistas como lo hace Israel", ha declarado Dominique Pradalié, Presidente de la FIP. “En las zonas de guerra se pueden cometer abusos contra los periodistas de forma puntual. En Gaza, son sistemáticos.” 

La FIP ha pedido una investigación sobre la muerte de periodistas, denunciando ataques "deliberadamente selectivos", mientras que la ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) ha presentado una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra cometidos contra periodistas en Palestina e Israel. 

Explosiones en la Agence France Press

El fiscal general de la CPI, Karim Khan, visitó Cisjordania el 3 de diciembre, donde se reunió con el Sindicato de Periodistas Palestinos.Instó específicamente a Israel a respetar el derecho internacional. "La CPI debe actuar rápidamente, de lo contrario dejará de tener credibilidad, dado el número de periodistas muertos y las pruebas ya documentadas", ha declarado Imen Habib, de la agencia Palestine Media

Las oficinas de prensa en Gaza tampoco se han librado de los bombardeos israelíes. Han sido alcanzadas por explosiones varias redacciones, entre ellas la de la AFP, parcialmente destruida por un ataque israelí. En el momento de la explosión no había periodistas ni personal en el edificio. El ejército declaró haber atacado "cerca", pero no deliberadamente a la agencia de prensa francesa. “Gaza se ha convertido en un agujero negro para la información", denuncia Alain Morvan, del sindicato CFDT Journalistes. “Gaza no puede permanecer cerrada a la prensa internacional. Está en juego la verdad y la historia, porque necesitamos documentar lo que ocurre sobre el terreno.”

La AFP y Reuters han documentado, en investigaciones apoyadas por imágenes de satélite y de vídeo, la responsabilidad del ejército israelí en los ataques que mataron al periodista de Reuters Issam Abdallah e hirieron a otros seis reporteros en el sur de Líbano el 13 de octubre. Los periodistas, atacados "deliberadamente", estaban allí para cubrir los enfrentamientos entre el ejército israelí y grupos armados en la frontera entre ambos países. 

La investigación "apunta a un proyectil de tanque que sólo posee el ejército israelí en esa zona fronteriza de alta tensión", según la agencia de prensa francesa. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) y Amnesty International realizaron sus propias investigaciones y llegaron a las mismas conclusiones.  

En un gesto poco habitual, el director de información de la AFP, Phil Chetwynd, salió de su reserva habitual y declaró: "La AFP ha dejado muy claro que recurrirá a todos los medios legales que considere posibles y pertinentes para que se haga justicia con Christina e Issam".

Veintitrés periodistas muertos por los bombardeos en Gaza, el precio de informar desde el infierno

Veintitrés periodistas muertos por los bombardeos en Gaza, el precio de informar desde el infierno

En el momento de escribir estas líneas, la AFP sigue teniendo allí corresponsales bloqueados, a los que intenta evacuar desde la Franja de Gaza, hasta ahora sin éxito. En una carta abierta, los sindicatos y la asociación de periodistas de la AFP piden al gobierno francés "que haga urgentemente todo lo necesario ante las autoridades israelíes y egipcias para que sus colegas gazatíes y sus familias puedan ser evacuados de la Franja de Gaza, y que acoja en suelo francés a quienes deseen hacerlo, expidiéndoles visados".

 

Traducción de Miguel López

Más sobre este tema
stats