LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

"Murió un hombre cuya brillantez nunca logró ocultar su miseria moral": Chile recuerda a Kissinger

Henry Kissinger pronuncia un discurso en la celebración del 230 aniversario del Departamento de Estado en Washington, el 29 de julio de 2019.

Yasna Mussa (Mediapart)

Santiago de Chile —

Nada más anunciarse la muerte de Henry Kissinger, a los 100 años, en la noche del miércoles 29 al jueves 30 de noviembre, las reacciones en Chile no se hicieron esperar. No se trataba de un político cualquiera para este país sudamericano.

El antiguo secretario de Estado norteamericano, que fue homenajeado nada más conocerse su muerte por las personalidades más poderosas del mundo, incluido Emmanuel Macron, que habló de un "gigante de la historia", desempeñó un papel clave bajo dos presidentes, Richard Nixon y Gerald Ford. Pero sobre todo desempeñó un papel activo al proporcionar recursos y apoyo al golpe de Estado que derrocó al gobierno democrático y socialista de Salvador Allende en septiembre de 1973. A partir de ese momento se desató una sangrienta persecución contra los opositores a la dictadura cívico-militar.

"Murió un hombre cuya brillantez histórica nunca logró ocultar su profunda miseria moral", escribió Juan Gabriel Valdés, embajador de Chile en Estados Unidos, en su cuenta X (ex Twitter). Su mensaje fue retomado por el propio presidente Gabriel Boric, provocando de inmediato una ola de críticas de la oposición, pero dejando claro que La Moneda, sede de la presidencia en Santiago, apoyaba las palabras del representante chileno en Washington.

Poco después de la elección del presidente Salvador Allende en 1970, Kissinger declaró: "No dejaremos que Chile se vaya por el desagüe". A continuación puso en marcha un plan para derrocar al gobierno socialista mediante una campaña constante de acoso y presión en varios frentes, conocida como "Vía I" y "Vía II". A pesar de este historial, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1973, conjuntamente con Le Duc Tho, el negociador norvietnamita, "por haber negociado juntos un alto el fuego en Vietnam en 1973". Le Duc Tho rechazó el premio.

Uno de los mayores criminales de la historia muere impunemente

Lorena Pizarro — Diputada comunista, expresidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos

La senadora Carmen Hertz, militante del Partido Comunista, abogada de derechos humanos y viuda de Carlos Berger, desaparecido durante la dictadura, también acudió a las redes sociales para expresar su rechazo al político estadounidense. En un post, detalló su legado: el derrocamiento del gobierno chileno, el apoyo estadounidense a la dictadura de Augusto Pinochet, los bombardeos en Camboya y Laos, el apoyo a la invasión de Timor Oriental, los asesinatos en Bangladesh, el terrorismo de Estado en Argentina y el coste humano de la guerra de Vietnam.

Lorena Pizarro, diputada comunista y expresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, también tuvo palabras muy duras: "Uno de los mayores criminales de la historia muere impune. Su siniestro paso por el mundo se ha cobrado miles y miles de víctimas en todo el planeta. Es la encarnación de la miseria humana". 

Apoyo de la derecha

"El embajador Valdés ha hecho un juicio histórico sobre el hecho de que no cabe duda de que no fue una figura positiva para Chile, y tiene derecho a expresar su opinión. Es un juicio histórico, no una opinión política. Se reconoce la influencia de Estados Unidos en el golpe de Estado", dijo el presidente de la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores, Tomás de Rementería, independiente pero afiliado al gobernante Partido Socialista.

A pesar de que los archivos prueban la responsabilidad de Kissinger en la intervención norteamericana, su figura sigue causando división. Ante las reacciones de la izquierda, la derecha tomó represalias en defensa de su aliado durante los oscuros años de la dictadura de Augusto Pinochet.

"La izquierda a la que representa el embajador no tiene derecho a emitir un juicio moral sobre una figura de la historia de Estados Unidos, una de las más influyentes del siglo XX. Un político que vio el peligro que representaba Salvador Allende, pero que también tuvo la lucidez de prever la importancia de China en tiempos de la Guerra Fría [...]. Señor Embajador, usted no tiene nada que hacer como comentarista. Mejor dedíquese a atraer inversiones norteamericanas", declaró Iván Moreira, senador de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), defensor de la dictadura de Pinochet y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

No es el único que defiende la memoria del antiguo diplomático. Otros parlamentarios se sumaron a las críticas. El diputado Stephan Schubert señaló que "el señor Valdés, a pesar de su experiencia, olvida que representa y trabaja para Chile en Estados Unidos. El Gobierno debería regular el uso de las redes sociales para señalar a sus empleados, funcionarios y representantes que no pueden seguir expresando sus opiniones personales".

Posteriormente, el embajador Valdés se justificó en Radio Cooperativa, señalando que Kissinger "cometió una serie de delitos absolutamente fuera de lo común", pese a que "era un hombre intelectualmente brillante". "Pero tuvo la megalomanía de pretender manejar la historia, como lo hicieron otros tiranos en el siglo XX. Siempre pensó que iba a resolver los problemas".

Los archivos Kissinger

El 3 de noviembre de 2020, aniversario del acceso de Salvador Allende a la presidencia de la República, el Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y el investigador Peter Korbluhn publicaron un conjunto de documentos que detallan cómo y por qué el presidente Nixon y su asesor Henry Kissinger aplicaron una política agresiva para desestabilizar Chile. Operaciones secretas que, como diría Kissinger más tarde, "crearon las mejores condiciones" para el golpe de 1973.

"Henry Kissinger fue el principal artífice de la política norteamericana que contribuyó al desmantelamiento de la democracia y al advenimiento de la dictadura en Chile", escribió Peter Kornbluh, director de la Sección Chile del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, en el diario La Tercera. 

El meticuloso trabajo de Kornbluh puso de relieve cada etapa de la estrategia de intervención de Kissinger para destruir la democracia chilena. "Sus siniestros esfuerzos en Chile, registrados en sus propios documentos secretos, serán siempre el talón de Aquiles de su legado", señala.

En 1976, Kissinger viajó a Chile, tres años después del golpe de Pinochet, para mostrar su apoyo al régimen, a pesar de las violaciones de los derechos humanos. "Nos solidarizamos con lo que intentan hacer aquí. Usted ha hecho un gran servicio a Occidente derrocando a Allende", le dijo entonces a Pinochet, y añadió: "Usted es una víctima de todos los grupos de izquierda del mundo y su mayor pecado fue derrocar a un gobierno que se estaba volviendo comunista".

Ya en 1974, The New York Times, gracias a una investigación del periodista Seymour Hersh, reveló las operaciones secretas de la CIA destinadas a socavar el gobierno de Allende, desencadenando un enorme escándalo.

El papel clandestino desempeñado por Estados Unidos en Chile salió a la luz, dando lugar a la primera investigación del Congreso sobre las operaciones encubiertas estadounidenses, a las primeras audiencias públicas sobre las operaciones de la CIA y a la primera publicación de un importante estudio sobre este oscuro capítulo, Covert Action in Chile, 1963-1973 (Acción encubierta en Chile, 1963-1973), redactado por el Comité Selecto del Senado estadounidense y presidido por el demócrata Frank Church.

"La naturaleza y el alcance del papel desempeñado por Estados Unidos en el derrocamiento de un gobierno chileno elegido democráticamente es un asunto de profunda y permanente preocupación pública", dijo entonces el senador Church.

El Congreso de EEUU prioriza la política interior a pesar de las guerras

El Congreso de EEUU prioriza la política interior a pesar de las guerras

Sin embargo, la administración del presidente Gerald Ford mantuvo en secreto parte de la información (finalmente publicada en 2020 por el Archivo de Seguridad Nacional), amparándose en lo que se conoce como "privilegio ejecutivo". Mientras los funcionarios estadounidenses trataban de ocultar el propósito de la intervención de EEUU en Chile, a los investigadores del Senado se les negó el acceso a la historia completa de las deliberaciones y decisiones de la Casa Blanca sobre Chile en los días previos y posteriores a la toma de posesión de Allende.

Inmediatamente después de las revelaciones de Hersh, el presidente de los Estados Unidos dijo que no tenía acceso a la historia completa de las deliberaciones y decisiones de la Casa Blanca sobre Chile en los días anteriores y posteriores a la toma de posesión de Allende.

Inmediatamente después de las revelaciones de Hersh, el presidente Ford emitió un reconocimiento sin precedentes, aunque engañoso, de las operaciones encubiertas de la CIA en el país sudamericano. Al mismo tiempo, su administración siguió concediendo préstamos a la dictadura. Y Washington tranquilizó al régimen chileno frente a las amenazas del Congreso.

Más sobre este tema
stats