LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ninguna de las grandes ciudades cumple la normativa sobre contaminación aérea pese a su impacto en la salud

Putin se enfrenta a un nuevo enemigo, la resistencia pasiva de los rusos

Policías rusos se preparan para detener a los participantes de una protesta no autorizada contra la movilización parcial por el conflicto en Ucrania, en el centro de San Petersburgo.

Laurent Geslin | Mathilde Goanec (Mediapart)

Región de Jabárovsk, Extremo Oriente ruso. Los hombres hacen cola en la noche, esperando ser engullidos en el vientre de un Jumbo. Otros suben a los autobuses, rodeados por la policía, en la ciudad de Stary Oskol, situada entre Belgorod y Voronezh. Jóvenes y mayores, se jactan de compartir una botella de vodka antes de volver a sus cuarteles.

Hace 48 horas, Rusia lanzó la primera movilización parcial de su población desde la Segunda Guerra Mundial, y las promesas de las autoridades ya parecen haber sido barridas. El presidente Vladimir Putin había asegurado que la medida debía afectar a los hombres que "ya habían servido" y tenían "experiencia militar", es decir, unas 300.000 personas, según las cifras del ministro de Defensa, Sergei Shoigu.

Los primeros testimonios desde el terreno cuentan sin embargo una historia diferente, la de hombres movilizados que nunca han empuñado un arma y que no saben durante cuánto tiempo estarán fuera.

"Las autoridades regionales se encargan de reclutar soldados, echarán las redes y verán lo que pueden pescar, para cumplir con las cuotas que se les imponen", señala Anna Colin Lebedev, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad París-Nanterre y especialista en el mundo ruso. La forma en que está redactado el decreto permite una movilización general, y nadie sabe aún cuán grande podría ser. Según el diario ruso Novaya Gazeta, que cita una fuente interna del Kremlin, el artículo 7 de la orden de movilización, reservado "para uso interno", autorizaría al Ejército ruso a alistar un millón de soldados.

En teoría, la movilización sólo debería afectar a los reclutas que hayan cumplido su servicio en los últimos cinco años, lo que representa dos millones de personas. Se calcula, de forma realista, que sólo el 10% de estos soldados han recibido desde entonces un curso de actualización y que sólo 5.000 de ellos tienen una aptitud real para el combate", subraya Dimitri Minic, investigador del Centro de Rusia del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (Ifri). Sin embargo, estos resultados son muy teóricos, y si las autoridades acorralan a los hombres indiscriminadamente, la eficacia de la movilización será casi nula. El Ejército ruso no tuvo la capacidad de entrenar eficazmente a sus reservas, y es dudoso que pueda supervisar a los movilizados, mientras los combates en Ucrania absorben gran parte de sus recursos.

Las mejores unidades rusas fueron diezmadas en las primeras semanas de la guerra, y las bajas se han multiplicado desde la victoriosa ofensiva de los militares ucranianos en la región de Kharkiv a principios de septiembre. ¿Podrían las nuevas tropas devolver la iniciativa a las fuerzas del Kremlin?

"La formación militar básica requiere un mes de entrenamiento, y dos o tres más para adquirir habilidades avanzadas. Para que sean mínimamente eficaces, estas nuevas unidades no deberían desplegarse hasta dentro de seis meses. Pero el Ejército ruso se está desmoronando. Por lo tanto, deberíamos ver una acumulación gradual de tropas de baja calidad, principalmente para defender el Donbás. Estas tropas estarán equipadas con armas soviéticas obsoletas y no podrán lanzar operaciones ofensivas complejas", continúa Dimitri Minic.

Según las autoridades rusas, el número de nuevos reclutas debería ser proporcional a la población de cada región, y la movilización debería lógicamente afectar primero a las grandes aglomeraciones de Moscú y San Petersburgo.

"En general, podemos imaginar que las familias con un capital económico importante y una posición social privilegiada tendrán más posibilidades de escapar a la movilización sobornando a un funcionario u obteniendo un certificado médico que demuestre su incapacidad para luchar", afirma Aude Merlin, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad Libre de Bruselas (ULB) y especialista en Rusia y el Cáucaso. "Los rusos saben desde hace tiempo cómo evitar el reclutamiento, pero hay que ver, en el contexto de la movilización, si estos mecanismos de elusión pueden activarse o no".

"En los últimos dos días, el precio de los billetes de avión se ha disparado en Moscú y han aparecido atascos en las fronteras terrestres de Rusia con Finlandia, Georgia y Kazajistán. No se esperan manifestaciones a gran escala, pero sí una fuerte resistencia pasiva de la población", continúa Anna Colin Lebedev. "Según la legislación rusa, es necesario recibir la orden de movilización en persona para ser considerado responsable penalmente por negarse a servir en el ejército. Muchos hombres van a quedarse con amigos o familiares".

"En teoría, todo el país está sometido al mismo régimen, por lo que el número de reclutas, y luego de muertos y heridos, aumentará en todas partes, incluso en el centro de Rusia", confirma Ksenia Pimenova, socióloga y antropóloga especializada en minorías en Rusia. "Pero podemos suponer que esta movilización se centrará en las repúblicas más pobres, en Siberia, el Volga y el Cáucaso, y en las poblaciones indígenas. Los jóvenes de estas regiones no tienen la misma oportunidad de escapar de la movilización escondiéndose en casa de alguien o evitando los lugares públicos".

Estas mismas regiones ya están pagando un alto precio por la guerra en Ucrania y, antes de la movilización anunciada por el Kremlin, había proporcionalmente más víctimas en Tuva y Buriatia que en el resto de Rusia.

Ramzan Kadyrov, fiel aliado del Kremlin, anunció la noche del 22 de septiembre que la movilización no tendría lugar en el territorio de Chechenia, ya que esta república ya había reclutado mucho más de lo que fijan las cuotas, "hasta el 254%". "La movilización en Chechenia fue organizada de antemano por las autoridades, que tratan de anticiparse y a veces van más allá de las expectativas del poder central", continúa Aude Merlin. "Antes de la orden de movilización, ya era imposible hablar de 'voluntariado' para los que partían hacia el frente ucraniano. De hecho, los que se niegan a alistarse pueden ser castigados penalmente por 'terrorismo'. El miedo reina y los soldados chechenos que han muerto son enterrados por la noche, fuera de la vista".

Para ahorrarle a los rusos todo sufrimiento posible, el Kremlin también parece estar tentado a recurrir a los inmigrantes centroasiáticos en Rusia. Según un nuevo texto votado por el Parlamento, los extranjeros que sirvan bajo contrato en el Ejército durante al menos un año podrían así obtener la ciudadanía rusa de forma rápida, un llamamiento apenas disimulado dirigido a los millones de trabajadores pobres de Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán que han perdido su empleo desde el 24 de febrero, como señaló en Twitter Olivier Ferrando, profesor de la Universidad Católica de Lyon.

En los últimos días, las embajadas en Moscú de los países de Asia Central se han visto obligadas a recordar a sus ciudadanos que la participación en hostilidades en el territorio de un Estado extranjero es penalmente reprobable. 

Ante las crecientes protestas, el presidente Vladimir Putin camina ahora a oscuras. "Al igual que todos los conflictos anteriores, la guerra del Kremlin en Ucrania fue apoyada, al menos de palabra, por la mayoría de los ciudadanos rusos, ya que se sentía como algo lejano", explica Anna Colin Lebedev. "Ahora ha entrado en todos los hogares del país. El Estado está atacando la base de su legitimidad, por lo que la relación con el poder cambiará de naturaleza. En términos de política interior, se trata de un cambio sin precedentes, un terremoto cuyas consecuencias son imprevisibles".

En un ejercicio de comunicación en el que destaca, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky lanzó el 22 de septiembre un llamamiento en ruso a la deserción a los soldados del Kremlin: "En esta guerra han muerto 55.000 soldados rusos en seis meses [...]. ¿Quieres más? ¿No? Entonces, ¡protesta! ¡Lucha! ¡Huye! O ríndete".

Movilización de reservistas, referendos 'exprés' y amenaza nuclear: Putin lleva al límite la guerra de Ucrania

Movilización de reservistas, referendos 'exprés' y amenaza nuclear: Putin lleva al límite la guerra de Ucrania

Más sobre este tema
stats