Lo mejor de Mediapart

"La vergüenza de volar": un término sueco para un país adicto a viajar en avión

Fotografía de archivo que muestra un avión Boeing 737-800 de Norwegian Airlines aparcado en el aeropuerto de Arlanda, en Estocolmo.

Es la nueva palabra escandinava de moda: flygskam. El término, que significa literalmente en sueco “vergüenza de volar”, se ha convertido en la bestia negra de las aerolíneas. El riesgo es el de un profundo movimiento social que conduce a la subestimación simbólica del uso del transporte aéreo. En Suecia, el fenómeno social es innegable, pero su impacto real sigue siendo objeto de debate.

El promotor de esta iniciativa fue el ex campeón olímpico de biatlón Björn Ferry. Según calculó, a lo largo de su carrera, había contribuido a la emisión de 16 toneladas de CO2 a la atmósfera con sus viajes aéreos y motorizados. Para él, aunque su caso era particular, este exceso reflejaba un poco la realidad sueca. Efectivamente, Suecia es el país donde la gente utiliza el avión cinco veces más que en el resto de Europa y siete veces más que en el resto del mundo. El tráfico aéreo ha aumentado un 61% desde 1990 y representa más de seis décimas partes de las emisiones totales de CO2 del país.

Una vez conocida su huella de carbono, Björn Ferry decidió dejar de utilizar el avión. Para firmar su contrato en la televisión pública SVT, el canal tuvo que admitir el uso del tren en sus desplazamientos. En noviembre de 2017, anunció que no acudiría como comentarista a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2020, que se celebrarán en Corea del Sur, por su renuncia a utilizar el transporte aéreo. Por tanto, la idea de Björn Ferry es demostrar la posibilidad de viajar de forma diferente y evitar los viajes largos que requieren volar. Por tanto, el uso del avión tiene una connotación negativa. A quienes lo usan no les importa el medio ambiente y la crisis climática.

Poco a poco, esta idea se ha ido difundiendo, especialmente en las redes sociales. La palabra flygskam se crea naturalmente y encuentra sus complementos. Una palabra positiva #jagstarnarpåmarken (mequedoentierra) surge para dar valor a esta renuncia, pronto extendida al “orgullo de viajar en tren”, el tågskryt. En el año 2018, estos conceptos invaden la vida cotidiana de los suecos. Los famosos aluden constantemente a los viajes en tren en los medios de comunicación. Por supuesto, Greta Thunberg, la musa sueca de la protección del clima, refuerza el movimiento viajando en tren al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, y luego cruzando el Atlántico en velero.

El Consejo de la Lengua Sueca ha hecho de flygskam una de las palabras nuevas aparecidas en 2018. Periódicos de todo el mundo se hicieron eco del asunto y del testimonio de suecos que deciden pasar más de 24 horas en tren para ir de vacaciones a Francia, en lugar de embarcarse en un vuelo de dos horas y media. Pero, ¿cuál es el impacto real de este fenómeno? ¿No estamos sobre todo ante el resultado del efecto distorsionador de las redes sociales? ¿Ha habido un cambio en la práctica como resultado de esta emergencia de flygskam?

A priori, el efecto es real. Las últimas cifras del tráfico aéreo de Suecia publicadas por la Administración de Transportes son incontestables. En el tercer trimestre de 2019, el número de pasajeros que pasan por los aeropuertos suecos disminuyó un 2,5% en comparación con el mismo período de 2018. El descenso es general, pero se concentra en los vuelos nacionales, donde el número de pasajeros disminuye un 8,9%, mientras que los vuelos al extranjero, que representan el 85% del total, disminuyen un 1,3%. Por lo tanto, el descontento con el transporte aéreo es significativo. Va acompañada de un aumento del tráfico ferroviario. La compañía aérea nacional SJ, contactada por Mediapart (socio editorial de infoLibre), afirma que en 2018 alcanzó un nuevo récord de pasajeros transportados (38 millones, 10 millones más que en 2016). Durante el tercer trimestre de 2019, el aumento fue todavía muy fuerte, en concreto del +15% respecto al mismo trimestre de 2018. Sin duda, algo está ocurriendo en el reino escandinavo, con un descenso del tráfico aéreo nacional de casi un 9% y un aumento del tráfico ferroviario del 15%.

En particular, el retroceso es importante en las conexiones aéreas de Estocolmo a Gotemburgo (3 horas en tren), Malmö (4,30 horas) o Visby (en la isla de Gotland, 5 horas en ferry desde Estocolmo): respectivamente un -13,5% y un -8,9% entre el tercer trimestre de 2018 y el de 2019. Pero incluso hacia el Norte, las caídas del tráfico aéreo son espectaculares: -40% para la ruta Estocolmo-Skellefteå (10 horas en tren), -8% para la ruta Umeå (6 horas en tren) e incluso -6,4% para la ruta Kiruna (12 horas en tren).

Evidentemente, la vinculación con el flygskam es inmediata. Pero esto puede ser sólo una parte del fenómeno. Carl-Johan Linde, portavoz de SJ, reconoce que “la creciente concienciación de los suecos sobre su huella de carbono es uno de los factores que contribuyen” al alza del tráfico ferroviario. Pero no es el único. SJ también cree que “cada vez más suecos ven su tiempo en los trenes como tiempo de calidad para trabajar, estudiar o pasar tiempo con amigos y familiares”.

También puede haber otras razones para la disminución del tráfico aéreo. En primer lugar, porque el mercado sueco, que, como hemos visto, ha crecido considerablemente en los últimos años bajo la influencia de las compañías aéreas de bajo coste, probablemente ha alcanzado un cierto nivel de madurez. Por lo tanto, su crecimiento es naturalmente bajo. La Administración de Transportes predice que no se espera que el tráfico vuelva a su nivel de 2019 hasta 2025. En marzo de 2018, una aerolínea de bajo costo, NextJet, tuvo que declararse en quiebra, lo que reveló un mercado saturado con precios bajos.

Al mismo tiempo, el crecimiento se ha ralentizado significativamente en un país que depende en gran medida de las exportaciones y del comercio mundial y en el que el alza de los precios de la vivienda está afectando a los ingresos de los hogares. Así, el crecimiento trimestral pasó del 3% en el segundo trimestre de 2018 al 1% en el tercer trimestre de 2019. Pero, como hemos visto, el tráfico ferroviario no se ha visto afectado. Es cierto que, al mismo tiempo, desde el 1 de abril de 2018, se ha aplicado un importante impuesto aéreo a los vuelos con salida de aeropuertos suecos. Este impuesto, que oscila entre 60 y 400 coronas (unos 6 a 40 euros), ha recibido un amplio apoyo por parte de la opinión pública.

Por lo tanto, parece bastante obvio que en Suecia se está produciendo un cambio del transporte aéreo al ferroviario. La flygskam es probablemente sólo su versión más visible. Como tal, no es seguro que este fenómeno de la moda resista el paso del tiempo, pero los hábitos pueden sobrevivir. El reto ahora es conseguirlo. Esto es lo que SJ está intentando materializar con la inversión de unos 1.200 millones de euros en nuevo equipamiento, incluidos 60 nuevos trenes, tanto regionales como de alta velocidad.

Uno de los elementos clave será si el cambio al tren afectará al tráfico internacional. Cabe destacar el descenso del 1,2% de este tráfico en el tercer trimestre, pero recordando que parte del tráfico internacional procedente del sur de Suecia pasa por el aeropuerto de Copenhague, en Dinamarca, donde el pasado mes de octubre el tráfico “no local” experimentó un incremento del 2,4% respecto a octubre de 2018... El paso a los vuelos de largo o medio recorrido no será fácil porque los viajes en tren son largos y no siempre están adaptados. Llegar a Baleares, Turquía o el sur de Italia es casi imposible. Todavía se tarda casi 24 horas en llegar a París desde Estocolmo en tren. SJ dice que está considerando rutas más eficientes, incluyendo la conexión de la capital sueca a Hamburgo en 12 horas. Pero Hamburgo no es a menudo un destino en sí mismo y la ciudad hanseática sigue estando lejos de los destinos turísticos favoritos de los suecos. La flygskam se enfrentará a sus propios límites: ¿cuántos suecos están dispuestos, como Björn Ferry, a renunciar a estancias lejanas, incluso en Europa?

Como hemos visto, los suecos abusan del tráfico aéreo y la flygskam no cambia en nada esta realidad. Para ir más allá del simple fenómeno de la moda y convertirse en un elemento de cambio duradero, tendría que ir acompañado de un cambio sostenible en los patrones de consumo de los viajes. Todavía no es el caso: el pequeño descenso de los viajes al extranjero en el tercer trimestre de 2019 afecta a los países vecinos (Noruega y Dinamarca), así como a Grecia y Polonia, pero va acompañado de un aumento de los viajes a Turquía (+15,7% en un año) y Francia (+13,7%). En general, por lo tanto, los cambios en los hábitos siguen siendo moderados.

Por último, para influir en el cambio climático, la flygskam no puede seguir siendo un fenómeno puramente sueco. Desde este punto de vista, es probablemente demasiado pronto para pronunciarse. En Dinamarca, el tráfico en el aeropuerto de Copenhague se mantuvo estable entre enero y octubre de 2019, con una disminución del 0,7% del tráfico local. Sin embargo, este descenso se produjo en un contexto de una caída del 0,7% en los movimientos aéreos (y por tanto en la oferta), lo que significa estabilidad e incertidumbre sobre el efecto flygskam. En Noruega, donde el uso de aviones está muy extendido debido a las inmensas distancias y a la limitada infraestructura ferroviaria, no hay pruebas de la existencia de flygskam. Un sondeo reciente reveló que tres cuartas partes de los noruegos no sienten vergüenza de volar. En resumen, a pesar de la tendencia y de las redes sociales, la vergüenza de volar en avión en Suecia todavía no está preparada para poner en peligro el mercado del transporte aéreo. Sin embargo, su eco podría eventualmente afectar, a largo plazo, a la demanda de una infraestructura de viajes menos contaminante.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

La cumbre del clima en cuatro claves: Greta, los indígenas, la terquedad de Brasil y el liderazgo español

La cumbre del clima en cuatro claves: Greta, los indígenas, la terquedad de Brasil y el liderazgo español

Más sobre este tema
stats