Medios comunicación

2013, año negro para la prensa en España

Un joven la última edición en papel del diario 'La Gaceta', el pasado 26 de diciembre.

El año que termina ha ahondado la crisis de los diarios españoles, iniciada en 2008, y no encuentra en las previsiones para 2014 motivos para la esperanza. La fuerte bajada de ingresos por publicidad no se ha visto compensada por las notables reducciones de plantilla, y los resultados negativos para las principales cabeceras españolas (aún sin disponer de los últimos datos) suponen una continuación de las pérdidas registradas en los últimos cinco años, muy acentuadas en el pasado 2012. El paralelo descenso en el número de lectores evidencia que los periódicos impresos no han sabido, hasta hoy, afrontar la irrupción masiva de la información a través de Internet. Los recientes informes de la Asociación de Diarios Españoles (AEDE), el Informe Anual de la Profesión Periodística 2013 Informe Anual de la Profesión Periodística 2013de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), y el estudio realizado por Índice de Inversión Publicitaria (i2p), no hacen sino reafirmar que 2013 ha sido otro año negro para la prensa en nuestro país.

Lo peor es que llueve sobre mojado. El Libro blanco de la AEDE 2013 refleja en las cuentas auditadas del 2012 –último ejercicio cerrado para los diarios españoles– cómo las cuatro cabeceras de difusión nacional (El País, El Mundo, Abc y La Razón) tuvieron pérdidas conjuntas de 52 millones de euros; en concreto 17 millones, el primero; 18,6, El Mundo; 13,4, Abc,y 4,1, La Razón. No mucho mejor les fue al resto de periódicos con tiradas superiores a los ochenta mil ejemplares, según atestiguan los editores en este cuadro:

Poca publicidad y menos lectores

Desde que comenzó la crisis económica, la inversión publicitaria ha experimentado un descenso global del 48%. En cifras, en 2012 no llegó a los 4.000 millones, cuando el año anterior casi supuso 5.000, según el estudio de Índice de Inversión Publicitaria (i2p), que prevé que en 2013 se sitúe en una bajada del 10%, con una gran diferencia entre Internet (3%) y prensa (12,4%). Y ello a pesar del reducido número de cabeceras –tan sólo cuatro de difusión nacional, cuando llegaron a diez en los años setenta–, y con provincias enteras sin ningún medio impreso. Lo cierto es que el abandono por parte de los lectores (más de un millón perdidos en los diez últimos años) sitúa a España en el penúltimo lugar del ranking de la Unión Europea de lectura de rotativos.

Los datos suministrados por los editores y por la Oficina de la Justificación de la Difusión (OJD) varían poco: ambos establecen que se ha pasado de más de cuatro millones de lectores al comienzo del milenio a tres escasos en el pasado año; lo que significa pasar de 97 de cada mil españoles que leía un diario, a tan sólo 64. Porcentaje paupérrimo en relación a Finlandia (330 por cada mil), Austria (235), o a la media europea que nos dobla. Tan sólo superamos a Portugal. Los descensos, aún siendo dispares, afectan a todos los grupos editoriales, y a diarios generalistas , especializados, o gratuitos, y ha continuado hasta hoy.

Plantillas reducida y futuro incierto

En este panorama de crisis, la respuesta de las empresas, sin excepción, han sido los despidos y los recortes salariales. En 2012, según el Libro blanco, los gastos de personal de los periódicos impresos españoles se han reducido en 10 millones de euros, lo que supone un 7,5%. No obstante, estas reestructuraciones, expedientes de regulación, etcétera, no han servido para mejorar las cifras de ventas e ingresos publicitarios. Retirar de las redacciones a una parte sustantiva de profesionales experimentados, la parca sustitución por jóvenes contratados en precario, y la multiplicación de tareas, han confluido en diarios poco interesantes para lectores, que encuentran en Internet las mismas informaciones gratis y actualizadas al minuto.

Sin un plan diferenciador entre lo impreso y lo que viaja por la red, los resultados financieros de los principales diarios españoles fían en cifras más positivas de la inversión publicitaria su futuro inmediato. Sin embargo, los últimos datos de la OJD de septiembre indican que han perdido entre un 15% y un 18% de sus ventas. Se espera que en 2014 se vuelva a caer sólo un dígito. En el caso de la publicidad, el último informe de Arce Media refleja que los ingresos por publicidad en prensa caerán un 7,8%. Conclusión: los ingresos seguirán cayendo, aunque a un ritmo mucho menor que años anteriores. El problema es que los diarios no podrán seguir recortando más sus costes, ya que están adelgazados al mínimo, y por tanto tienen muy poco margen de maniobra. Se espera por tanto –y en ello coinciden todos los analistas y los propios editores– un 2014 nuevamente con números rojos, aunque ajustando estructuras para –hipotéticamente– volver a tener beneficios en 2015.

_________________________________

P.S

. Si malas han sido las cifras, 2013 ha sido un año trágico para el periodismo en lo humano y profesional. Tan solo en el verano, fallecieron Alejandro Fernández Pombo, Manuel Martín Ferrand, Jesús de la Serna, Concha García Campoy, Enrique Beotas... Personas y profesionales que iluminaron los medios en los que trabajaron. DEP.

'Concha García Campoy. La gran ilusión'

'Concha García Campoy. La gran ilusión'

Más sobre este tema
stats