X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Demasiado tarde

Santiago Rodríguez Publicada 30/04/2018 a las 06:00 Actualizada 27/04/2018 a las 15:50    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Cuando privatizaron las empresas públicas y mantuvieron en sus consejos de administración a los mismos que las regentaban en el régimen anterior, guardé silencio, pues me dijeron que era para fomentar la competitividad y desregular las actividades económicas, puesto que así bajarían los precios de la luz, el agua, el gas y el teléfono.

Cuando privatizaron la sanidad pública mediante diversas fórmulas o modelos (Alcira, Madrid o sistema de conciertos), desprestigiando a sus profesionales y dejando de invertir en infraestructuras y mantenimiento, todo ello en nombre de la colaboración público – privada, no protesté, pues me dijeron que gastábamos mucho en sanidad, que no había dinero suficiente para la sanidad pública, que lo mejor eran los seguros privados, puesto que así se fomentaba la sanidad como una oportunidad de negocio.

Cuando dejaron sin financiación a la enseñanza pública, desmotivaron a los profesores y les desprestigiaron, diciendo que no tenían autoridad y que tenían muchas vacaciones; o cuando favorecieron a los colegios concertados y a las universidades privadas y realizaron políticas destinadas a privatizar la educación pública, no me opuse, pues me dijeron que así se estimulaba la excelencia educativa y alcanzaríamos los mejores niveles educativos de Europa.

Cuando estaban vaciando intencionadamente la hucha de las pensiones, asustando a la población con un futuro tenebroso, mintiendo sobre el posible desarrollo demográfico e idealizando y propiciando la necesidad de que la población ahorrase y contratase planes privados de pensiones, no acudí a las manifestaciones, pues me dijeron que esas algaradas las hacía gente que no sabía que las pensiones no correrían peligro.

Cuando privatizaron servicios sociales, como la dependencia, o cuando privatizaron las residencias de la tercera edad, no hablé, pues me dijeron que se trataba de un nuevo nicho de negocio para las empresas que gestionan el servicio, a pesar de las condiciones de sus trabajadores y de las malas condiciones en las que viven algunos residentes.

Cuando grandes empresas privadas de la construcción hicieron obras públicas o se construyeron autopistas, que ahora habrá que rescatar, en vez de ser ejecutadas por el Ministerio del ramo correspondiente o cuando se realizaron obras faraónicas que no tenían ningún sentido, ni eran necesarias y que actualmente no se utilizan, como ciudades de la justicia o aeropuertos, no pronuncié palabra, pues me dijeron que favorecía el crecimiento y la actividad económica a la par que creaba empleo.

Cuando se recalificaron inmensas extensiones de suelo para ponerlo al servicio de las grandes constructoras, induciendo la especulación, permitiendo los destrozos en la naturaleza y el paisaje, impidiendo la función social del diseño urbano y haciendo crecer una inmensa burbuja especulativa, no expresé desacuerdo, pues me dijeron que era necesario para hacer crecer la economía, a pesar de que el resultado del estallido de la burbuja fue desastroso para las clases populares.

Cuando se vendieron viviendas públicas a fondos buitres, no manifesté indignación, pues me dijeron que no afectaría a las familias que vivían en ellas, dado que sólo se trataba de un cambio de caseros; sin embargo, cuando estas familias no pudieron pagar fueron desahuciadas.

Cuando privatizaron la vigilancia, la limpieza o el mantenimiento de los edificios públicos, de las oficinas de las administraciones públicas o de los aeropuertos, no dije nada, pues me dijeron que había que liberalizar la economía, externalizando aquellos servicios que eran más baratos si los hacían empresas privadas, a pesar de que nunca mostraron los estudios comparativos que justificaran esa afirmación.

Cuando privatizaron los trabajos burocráticos que le correspondían a la Administración Pública, mantuve silencio, pues me dijeron que como la Administración no tenía suficientes empleados que pudieran hacer el trabajo, era mejor la gestión privada de los servicios, pues las empresas privadas eran más eficaces, mejores gestores y más baratas, que gastarse el dinero en ofertar empleo público.

Cuando un día quise usar los servicios públicos, no había oficinas públicas, ni empleados públicos que me pudieran atender ni ayudar, porque ya era demasiado tarde.

Era demasiado tarde, porque por la vía de la privatización no sólo se desguazaron los servicios públicos, sino que el dinero de las arcas públicas que se traspasó a los beneficios de las empresas privadas sirvió para enriquecer a unos pocos, permitir actividades fraudulentas y financiar de forma irregular a algunos partidos políticos, en definitiva, para mantener e incrementar la corrupción que habíamos heredado del régimen anterior y sostener el capitalismo de amiguetes.

Era demasiado tarde, porque al privatizarse los servicios públicos convirtieron el Estado de bienestar en Estado de caridad, de tal forma que sólo unos pocos podían pagarse los servicios sociales de su bolsillo.

Era demasiado tarde, porque no comprendí que mientras que lo público buscaba el bien común, lo privado únicamente buscaba el beneficio.

Era demasiado tarde, porque había aceptado, sin rechistar, el triunfo del capitalismo de toda la vida.

P.D. Gracias a Martin Niemöller (1892-1984), por la inspiración de su poesía.

 
Santiago Rodríguez es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Cesar MV Cesar MV 01/05/18 08:24

    Exacto. No puedes haberlo definido mejor. Todos hemos aceptado un modo de vida que perjudica a la mayoria. Y puede conducir a un esperpento bien pronto, con un señor, un grupo o un lobby que sea el dueño total del mundo. Pensamos en Google, Amazon o similares de la lista de 10 primeras que se comen las unas a las otras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Aserejé Aserejé 30/04/18 11:30

    Magnifico articulo, Santiago. ¡Cuanta razon tienes¡. Tendria que ser de estudio obligatorio en los colegios. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • HEREJE HEREJE 30/04/18 11:14

    Muy buen artículo, Santiago. Hace unos días escribí un comentario en el mismo sentido hablando del enorme peligro de Cs, como representante del capitalismo más duro. Algún socio (o troll) se mofó de mi planteamiento con la postura paternalista de los reaccionarios que consideran cualquier postura de izquierdas como el resultado de una mente infantil (buenista, dicen ell@s). Sin duda, la estrategia es cocernos a fuego muy lento, como a las ranas para que un día nos despertemos servidos en el plato de los que mandan. Excelente la inspiración en el poema de Martin Niemöller. ¡Gracias!.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • M.T M.T 30/04/18 10:21

    ¿ Cuándo llegará el momento en que la dignidad y honestidad se instaure en los servidores y servicios públicos y así revierta en quienes tengan que ser servidos? Los votantes algo tendremos que hacer y decir en ello.
    Gracias por el artículo y comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    11

  • Javier A Javier A 30/04/18 09:02

    ¡Qué bueno! Como supongo que a usted, a veces me ha venido a la mente Niemöller al pensar en la inexplicable (para mí) espiral en la que ha caído nuestro país. Lástima que la mayoría de 'populares ciudadanos' a los que les vendría bien reflexionar sobre ese poema seguramente no lean ni este medio, ni poemas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • platanito platanito 30/04/18 08:30

    Nos engañaron con la cantinela de que los empleados públicos eran unos privilegiados y había que cargárselos. Macron está queriendo dar la puntilla a sus " últimos de Filipinas ferroviarios" que aún resisten como los de Astérix. Nuestro naranjito viene preparado con la escopeta libera. Solo las izquierdas Unidas y sus movilizaciones podrán pararles. No es demasiado tarde.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    11

    • platanito platanito 30/04/18 10:27

      Lobera, lobera, lobera.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre