x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

El catalanismo manda en Andalucía

Fernando Pérez Martínez
Publicada el 05/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 04/12/2018 a las 22:41
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El resultado de las últimas elecciones en Andalucía es claro y no deja lugar a dudas. El conflicto nacionalista, que tanto da de comer a la derecha e izquierda católicas en Cataluña, también alimenta las filas de las derechas más reaccionarias y ultrarreaccionarias del catolicismo españolista. En el año 2015 las autonómicas andaluzas arrojaron un resultado en la derecha nacional católica de 26'74% para el PP, C's 9'28% y Vox 0'48%. Después de las últimas algaradas catalanistas con altisonante y retadora declaración unilateral de independencia, bravuconada que duró unos pocos segundos, pisoteando las leyes que nos protegen, mal que bien a todos, las cosas han cambiado en Andalucía. Es evidente que los seguidores del pastelero de Waterloo, han tocado la fibra irracional del censo andaluz hasta el punto de que con un porcentaje de participación del 58'65 en las urnas el PP contiene su caída de votos reteniendo el 20% de su electorado en plena tormenta de rayos truenos y hachas estridentes por chanchullos y corruptelas financieras, judiciales y políticas de su cúpula dirigente. C's sube sus apoyos hasta el 18'3, y Vox profana el parlamento demócrata con el 10'97%.

¿Qué pasa ahora en Andalucía que no pasaba en 2015 con la que entonces estaba cayendo, que pueda explicar el torbellino porcentual que defenestra al Partido Socialista, mantiene al PP en pie pese a haber doblado la rodilla condenado por robar pero sostenido por un electorado sonado y balbuceante ante inapelables sentencias firmes y categóricas que definen al partido como una organización de maleantes? Que el electorado andaluz premia el discurso anticatalanista de C's en la campaña de Andalucía y da cabida al discurso de egoísmo barato tomado del reaccionario presidente americano: “América first”, tras el que apenas pueden ocultarse los harapos momificados del fracaso de la dictadura franquista impuesta y sostenida, otra vez por las potencias extranjeras habituales, y la morralla intelectual indignada que necesita que le señalen un culpable vulnerable sobre el que descargar su frustración.

En resumen y para que lo entienda el más elemental de los concurrentes a quienes va dirigido el mensaje: basta de moros y demás canalla extranjera, basta de autonomías y cierra España. Confundiendo premeditadamente Cataluña con el nacionalismo de “Moreneta y estellada”, al trabajador inmigrante con los delincuentes autóctonos presentados respetuosamente en todos los telediarios. Expresando la exasperación en el indiscriminado: ¡A por ellos! de graderío del Sánchez Pizjuán en noche de Champions, que exonera a las ratas y los ratos que roen la hacienda pública ante nuestras narices envueltos en sacrosantas banderas y escapularios que les mantienen a salvo mientras, según retrató Don Francisco de Goya los indestructibles españoles nos matamos a garrotazos para deleite de nuestros verdugos y enemigos.

Lo que trae el nacionalcatolicismo catalanista a Andalucía es un refrito apolillado del franquismo tuneado como Voxterrier, hasta que la coyuntura les permita cambiar el señuelo por la intimidante ferocidad añorada del Voxer que realmente aspiran a ser con la inestimable ayuda protectora del palio de su santa madre iglesia católica, apostólica y romana. El catalanismo manda en Andalucía y la izquierda se abstiene a favor de los muertos mal enterrados. Otra vez suena la misma salmodia preludio de tardíos arrepentimientos. De nuevo curas y banderas resucitando la horda criminal que quiere poner horden a sangre y fuego. Les da lo mismo convencer, les basta con aterrorizar y vencer al precio que sea, España es su botín.
______________

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • martín pérez martín pérez 07/12/18 19:01

    ¿Empanada? Cuca, se aclara leyendo...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cuca de llum Cuca de llum 07/12/18 16:56

    Fernando Pérez: ¡vaya empanada mental, colega!...

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • Cesar MV Cesar MV 06/12/18 10:49

    Cada vez estoy más convencido que el nacionalismo es una alteración psíquica en este país.. Incluyo el españolismo intolerante que no admite ni siquiera bromas con sus excesos surcan.muchos...el catalanismo al fin es lo.mismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • martín pérez martín pérez 06/12/18 09:03





    Los DDHH se le reconocen a todos los seres humanos independientemente de cualquier otra circunstancia, como pagar impuestos o no. Listos o bobos todos tienen el amparo de la Constitución, Vuelve Vd. a rehuir el núcleo del artículo que es la trascendencia negativa que tiene para los españoles, catalanes, catalanistas, andaluces,etc, la irracionalidad nacionalista de los católicos catalanistas al rescatar el españolismo católico integrista y criminal que todos hemos de afrontar por el capricho sentimental de una minoría que usa la cabeza, como decía Don Antonio Machado, para embestir. Las polémicas administrativas y judiciales entre chupatintas, prevaricadores, y demás fauna que pisa las espesas moquetas de las diversas instancias estatales no son el objeto de este artículo. Puede VD. esperar sentado a que me interese por asuntos pueriles como los que pretende sacar a colación. Deseo sinceramente que se mejore de su dolencia sentimental y que termine por reconocerse tal cual es: un ser humano, sin necesidad de esconder en la multitud, las banderas, los himnos, las consignas y el gregarismo su individualidad temerosa y débil.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • martín pérez martín pérez 05/12/18 21:53

    Estimado sr. Sanz incurre Vd. en el error, quizá sea costumbre, de confundir catalanes con catalanistas, que son colectivos radicalmente distintos. Un catalanista elementalmente es una persona que padece una patología que le lleva a buscar con quién medirse su cuna, cultura, gastronomía, deporte, literatura, etc ad infinitum, de manera compulsiva. Un catalán es una persona dotada de criterio propio que coincide o discrepa con los demás ciudadanos de dentro o fuera de Cataluña, al que le traen sin cuidado las señas de identidad que el tópico o las agrupaciones político folklóricas pretenden imponer como obligatorio hecho diferencial entre sus conciudadanos. El victimismo es un hecho diferencial de los catalanistas, no de los catalanes. Para muestra el botón con que cierra su comentario que pese a todo queda desabrochado. Atentamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Domingo Sanz Domingo Sanz 06/12/18 01:44

      Admito que pueda utilizar erróneamente algunas definiciones. Pero me reconocerá que tanto catalanes como catalanistas pagan sus impuestos y, por tanto, tienen derecho a que se les respeten los derechos humanos. Quedamos citados cuando el TC se haya visto obligado a respetarlos y el TEDH haya sentenciado, de manera definitiva, que en la España de 2018 no se respetaban. Si tal cosa ocurriera, lo que se merecería España es ser intervenida políticamente por Europa, o expulsada para siempre.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Domingo Sanz Domingo Sanz 05/12/18 20:52

    No comparto el argumento principal. El desglose municipal de los resultados demuestra que el mensaje contra la inmigración ha tenido mayor impacto que el catalán en la radicalización del voto de derechas. Por otra parte, el PSOE, con el asunto de los ERE y el liderazgo en Andalucia de la mala perdedora Susana tiene más que de sobras para explicar la abstención de sus votantes. Y Podemos pierde allí porque es tendencia al retroceso en toda España. A muchos analistas les ciega tanto el anti independentismo que son capaces de sostener que los electores de una C.A. voten en sus elecciones pensando en lo que pasa en otra. Que lo haga lacinica Susana del inolvidable "No mientas cariño" para responsabilizar sutilmente a Sanchez del que reconoce si "error" de no criticar a los indepes se comprende aunque sea rechazable, pero que quien escribe sin ataduras partidarias no me parece bien. Aunque ya se sabe, en España, y desde siempre, contra los catalanes todo vale.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/12/18 07:36

    Muy buena columna, Fernando.
    Me gustaría que fuera posible una coalición Psoe/Cs/A.Andalucía.
    Pero si en ultima instancia la única posibilidad de que VOX no condicione el futuro ejecutivo andaluz implica que PSOE y PP apoyen a un gobierno monocolor de Ciudadanos, entonces aunque no me es agradable sî que entenderé esta opción.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.