x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Nacido en los 50

No les tendieron la mano

Publicada el 25/03/2014 a las 06:00
Mintieron, mienten y mentirán para salvar el cargo. Es su condición. Luchan por defender su puesto con la desesperación de los que cruzan el Estrecho en busca de un mundo mejor, pero sin jugarse la vida, ni siquiera el prestigio, en esta sociedad tan depauperada, tan amoral.

No escuchamos a la Iglesia que nació para estar al lado de los pobres. ¿Dónde está el grito de su jerarquía contra los señores del poder que ven hundirse en las aguas a estos hijos de Dios mientras maquinan cómo evitar que esas muertes perjudiquen su patrimonio? ¿Cuándo se adquiere la cualidad que permite llegar al grado de abyección del que hicieron gala los portavoces del Gobierno desde la tribuna durante la comparecencia en el Congreso? ¿En qué momento una persona pierde la condición de tal y se convierte en un ente, una cosa llamada “inmigrante”?

En el Congreso de los Diputados se llevó a cabo, en forma de “comparecencia para aclararlo todo”, una representación de varias horas de una maniobra de “ocultación desde la transparencia” que sólo consiguió evidenciar, una vez más, que lo único imposible de hundir de aquella injustificable acción que dio como resultado la muerte de quince personas es la verdad.

Sí, eran personas, además de negros, además de pobres, además de inmigrantes. Seres humanos como ustedes, como nosotros, como los millones de españoles que cruzaron nuestra frontera para intentar dar de comer a sus hijos cuando yo era joven, emigrantes que sólo esperaban encontrar un poco de humanidad al otro lado que atenuara su tristeza, seres humanos como los españoles que cruzan ahora las fronteras invisibles de nuestros socios ricos del norte, como los que volaban en el avión que desapareció en Malasia, como los que se usan de coartada para justificar acciones bélicas, como los receptores de órganos de los trasplantes, como los donantes, como los ciudadanos que somos fustigados con mentiras aterrados ante la impotencia de comprobar quién nos gobierna, como los que sufrimos la pesadilla insoportable de esas comparecencias para justificar la muerte de inocentes, como los que entienden las razones de Estado que les llevan a parapetarse detrás de sus subordinados para conservar sus privilegios, como los que miran hacia otro lado ante esta tragedia mientras gritan en defensa del derecho a la vida para defender la reforma de la ley del aborto, seres humanos como las víctimas del terrorismo y como los que escuchan a estos mismos cargos cuando las usan para conseguir fines políticos.

Seres humanos. Con padres, con hijos, con mujeres y novias que esperan noticias suyas todos los días. Esos que ustedes llaman inmigrantes son personas.

Nada importa si los mataron o los dejaron morir. No queremos aprender por qué se atenúa la crueldad en esa sutil diferencia.

Las mentiras que se acumulan sobre la mesa se vuelven contra quienes las proclaman y la sombra de la ignominia se extiende sobre los cargos que se van sumando al intento de que el jefe o compañero conserve su silla y las prebendas que conlleva tan confortable refugio. Cuando terminen esta etapa de servicio a la patria que tanto perjuicio económico les acarrea, serán consejeros de las grandes empresas que condicionan nuestras vidas. Valen para todo, van a por todo, se hacen con todo.

No calcularon el fondo y no sabían nadar, alegan como causa de la muerte estos señores durante su comparecencia.

Los inmigrantes, al parecer, pierden el instinto de supervivencia y eso es lo que les mata. Atraviesan un continente superando guerras, violaciones de todo tipo, hambre, sed, palizas, secuestros, pero son incapaces de dar la vuelta y volver a tierra al comprobar lo profundo de las aguas, tienden a huir hacia delante como hamsters que se precipitan al abismo.

Estaban débiles y excitados, lo que aceleró su fatiga y su hundimiento, dicen. También que les dispararon más de ciento cuarenta pelotas de goma con la única intención de delimitar la frontera, mientras por el audio de las grabaciones hemos podido escuchar las instrucciones de evitar dar a la policía marroquí, es decir, apuntaban en aquella dirección. También reconocieron haber lanzado botes de humo “disuasorios”.

Todos estos factores, estas acciones tomadas de una en una, sirven a la comparecencia, pero al juntarse en el tiempo, al coincidir en el mismo espacio,conforman un escenario espeluznante. Nos encontramos con personas débiles, que apenas saben nadar, en mitad del agua, que se están ahogando y gritan pidiendo ayuda mientras se ven acosadas por fuerzas del orden que les disparan botes de humo y pelotas de goma desde la orilla para evitar que se acerquen a tierra con el resultado de quince muertes. Aún defienden la bondad de la acción. Desde el principio mintieron sobre estos hechos que ahora reconocen.

No merece la pena dedicar tiempo a este debate, sino a proclamar lo vergonzoso y cruel de unos hechos que si no se hubieran filtrado por unos vídeos que hemos podido ver en la televisión, seguirían negando. Ya han dejado atrás la chulería, la arrogancia y las amenazas con las que se despacharon en el primer momento, pero no dejan de aferrarse al salvavidas de la mentira.

Ya no dan vivas a la Guardia Civil, a esa Guardia Civil tras la que se esconden de forma cobarde y a la que hacen única responsable de lo ocurrido al vender a sus agentes como entes autónomos que operan por su cuenta de forma caótica e improvisada, que no reciben órdenes, y que utilizan las armas represivas a su antojo, sin control, ante la agresividad de las acciones de los inmigrantes, que se exhiben en unos videos en los que lanzan piedras indignados al comprobar la muerte de sus compañeros. Son reacciones posteriores, no sirven para justificar acciones anteriores. Ni una sola imagen de los disparos de las pelotas de goma.

Estas muertes dejarán espacio a otras noticias. Las razones de Estado aconsejarán pactos entre los dos principales partidos en esta materia y se hundirán juntos a los ojos de los hombres y mujeres decentes que no quieren comprender la necesidad de la muerte de personas inocentes en razón de la gobernabilidad.

Mientras, intentaremos resistirnos a esta educación racista e inmisericorde que nos procuran día a día desde las instituciones democráticas. Nos resistiremos a ser testigos privilegiados desde la grada de cómo esos negros pobres se ahogan delante de nuestros ojos ante la pasividad de las poderosas razones de Estado que no podemos ni queremos comprender para no ser como ellos. Me repugnan.

La conciencia por un cargo, esa es la enmienda que ha introducido Mefisto en su nuevo contrato. Su codicia es infinita. Venden su alma al poder y estamos en sus manos.
Más contenidos sobre este tema




28 Comentarios
  • Antonio Antonio 27/03/14 19:03

    Cuando se sabe lo que esta sucediendo y el pueblo calla y mira a otro lado nunca podra alcanzar la tranquilidad y esa paz que una persona necesita para vivir. NO SEAMOS TAMBIEN COMPLICES.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • F. Ramírez F. Ramírez 27/03/14 12:20

    No hay escrúpulos cuando nos llenamos los bolsillos a costa de los ciudadanos, no hay escrúpulos cuando dejamos a los ciudadanos de lado  porque ya no son rentables, no hay escrúpulos con aquellos que vienen a buscar una vida un poco mejor, a costa de jugarse la suya, porque no tienen nada, no hay escrúpulos con la sociedad más débil, sanidad, educación, dependencia, trabajo, paro, no hay escrúpulos , no hay escrúpulos, me dan ganas de vomitar……….. con este gobierno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ANGEL ANGEL 26/03/14 23:32

    Gran Wyoming, eres muy grande. Eres lo mejor que tenemos en la izquierda. Dices cosas muy importantes que casi nadie dice. Acabo de ver a la gentuza de 13TV, con Marhuenda a la cabeza, con su habitual estilo manipulador y mentiroso compulsivo, hablando de tu patrimonio. 1) Me parece cojonudo que lo tengas, sea el que sea, porque te lo has currado 2) Todo ese odio que te tienen es porque eres muy bueno y les haces mucha pupa. Están rabiosos ¡Sigue así! y, por favor, no intentes justificar nada. No entres al trapo. Al revés vacílales todo lo que puedas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • FUTURO LIBRE FUTURO LIBRE 26/03/14 21:12

    No voy a decir nada nuevo, el artículo lo dice todo. Solo quiero repetir que a mi tambien me repugnan, me dan asco, siento impotencia y no veo el momento en que se vayan todos. Ya sé que no irán a la cárcel, claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • luissot luissot 26/03/14 16:02

    Ahora entiendo porque este ministro es de misa diaria, tienen la conciencia tan sucia que se sienten aliviados cuando un tiparraco gordo y de negro de su misma calaña les dice que les perdona,aesta gentuza les da lo mismo.Cometen delitos muy graves pero que muy graves SON NEGROS,POBRES Y LO PEOR TIENEN HAMBRE,ante eso mano dura.Lo que realmente importa es el concebido no nato

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miyuko Miyuko 26/03/14 13:37

    Wyoming no te molestes, pero estás alcanzando tal grado de rabia, cabreo, indignación, repugnancia, etc, que parece que cualquiera que quisiera hacerte algún matiz sobre el tema de la inmigración se convierte eo ipso en un  defensor de Fdez. de Mesa y de Jorge Meapilas. Y no. Para que el predicador no se enfade parece que hay que  ser tan feroz  como el predicador. Lo mejor de tú libro -para mí- es la descacharrante crítica a la Iglesia -las Mariofanías son de nota-, o lo claro que cuentas el "timo" de la transición. La cosa es que de repente  empiezas a hablar de "estos señores" y la mordacidad y la lucidez desaparecen para convertirse en furia. En fin, quizás es  que una  te prefiera sarcástico y  demoledor a vociferante. Y desde luego más eficaz a la hora de desenmascarar a tanto hipócrita. ¿Te pasa algo?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Manuel Iradier Manuel Iradier 26/03/14 09:20

    Y decir, que España, fue un pueblo de inmigrantes. Gracias por la sinceridad de tu articulo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cleopatra cleopatra 25/03/14 20:20

    Me he quedado sin palabras. Muchas garcias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 25/03/14 20:14

    Los Muertos ya no tienen remedio..Han habido voces reclamando que regrese la cooperación con los países originarios de estos inmigrantes africanos. Al menos que su muerte sirva para algo...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • baldos baldos 25/03/14 19:07

    Magnifico articulo, Chenchu, por, mis años, que bastantes superiores a los tuyos, pero que has vivido la vida con el pueblo, debes saber, que la humanidad, hacia los demás, está totalmente reñida con los que se llaman, cristianos y ce misa continua y presuntamente, el que dirige el cotarro, es de estos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión