X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

Negrín, mis hijos, la democracia y el presidente de EEUU

Publicada el 08/11/2020 a las 06:00

El jueves amaneció moribundo nuestro gato. La veterinaria nos había aconsejado hace semanas que le pusiésemos la inyección de despedida. Pero, como no estaba sufriendo, retrasamos la decisión, aunque era triste verlo cada vez más vencido y apenas alimentado de caricias.

Llevaba con nosotros 17 años. Mi hija Elisa lo encontró abandonado por su madre, lo trajo a casa y con la ayuda de sus dos hermanos nos convenció a Almudena y a mí de que debíamos quedárnoslo. Cuando estábamos argumentando todas las dificultades familiares para cuidar bien a un animal en nuestra situación, nos dijeron que habían decidido llamarle Negrín, ocurrencia que cortó en seco cualquier condena de exilio. No nos quedó otra respuesta que ponerle un plato de leche y aceptar que ya formaba parte de nuestra vida.

Quien haya tenido un animal en su existencia cotidiana sabe el vacío que deja su desaparición. No se trata de comparar con las vidas humanas, ni de perder las perspectivas de un mundo habitado por huracanes de injusticias, pero hay cosas humildes que también tienen su valor tremendo y que forman parte de los muebles, los rincones, las sábanas y el alma de nuestra casa. Son parte de nosotros y te dejan vacío cuando su enfermedad no es una molestia sino una preocupación íntima y su muerte no provoca una carroña sino un cadáver.

Mentiría si dijese que nada puede llenar el vacío que me ha dejado Negrín. Mis tres hijos viven ya fuera de casa, cada cual con su vida y sus animales. Pero estas últimas noches, cuando me acuesto sin tener que cerrar la puerta del dormitorio para que Negrín no se nos cuele en la cama, he tenido la sensación de que mis hijos estaban en casa, cada uno en su cuarto. Siento que Mauro, silencioso y meditativo, sigue ahí con su videoconsola y sus ordenadores. Siento que Irene baja a la biblioteca a buscar un libro para comprobar por décima vez un dato sobre el que duda en su historia de pintores y poetas vanguardistas. Y siento la risa limpia de Elisa que acaba de recibir un mensaje de cualquier amigo haciendo bromas sobre cualquier filósofo de la posmodernidad, uno de esos que antes estaban de moda y que ahora pertenecen al pasado, a mi pasado.

Los tres están en casa, con nosotros, llenando el hueco que ha dejado Negrín, y apago la luz y pienso en su futuro y en las cosas que pudimos hacer mejor, que pude yo hacer mejor mientras ellos crecían, buscaban su vida, se iban de casa y nos dejaban con el gato. Pensar en el futuro supone siempre una meditación sobre el pasado. Es algo que merece la pena considerar tanto en la vida privada como en la pública. Se me cuela así, en esta melancolía familiar, la preocupación por la democracia, como un ruido nocturno o como la respiración de mi mujer, en parte porque se trata del futuro de mis hijos y en parte porque estos días que llevamos con las elecciones norteamericanas parecen una feliz pesadilla.

¿Qué está haciendo mal la democracia para que un personaje como Trump, con su maleta de odios, ridículos y mentiras, sea votado por tanta gente? Hablo de feliz pesadilla, me parece que la democracia ha conseguido derrotar a Trump, una nueva victoria del Demagogo hubiera significado el abismo. Ha vencido la democracia, eso es importante, pero no soluciona el problema, sólo nos da una nueva y feliz oportunidad para que pensemos en lo que estamos haciendo mal, muy mal, en los países democráticos. ¿Qué entendemos por libertad, igualdad, fraternidad, justicia, educación, cultura, información, trabajo, identidad, llaves de casa, peinados, mascotas, horarios nocturnos, estudios, regalos, amistades …? Aquí no hablamos de biología, no esperemos a que sea necesaria la inyección letal.

La desaparición de Trump deja un vacío muy consolable que deberemos llenar con un ejercicio de conciencia si queremos que el mundo de nuestros hijos no sea una película de terror.

El mundo de nuestros hijos, la habitación de mis hijos, la muerte de Negrín, la democracia, murmullos de una noche de otoño, miedo y esperanza en las cañerías. La experiencia es una sabiduría que nace de lo que se pierde o de lo que se está a punto de perder. Una experiencia del amor y de la muerte. Tengo ganas de que amanezca para llamar por teléfono.

Más contenidos sobre este tema




31 Comentarios
  • nosé nosé 11/11/20 13:12

    Perder una "mascota", es perder a un ser vivo querido, hacen cosas inexplicable que no cuento por parecer mentira. Nuestras "democracias", sí, entre comillas porque considero que no son auténticas, que son simplemente un juegos de partidos que no trabajan por el bien común de todas las personas, que solo hay una ruta a la cual seguir: El Capitalismo Atroz. La máquina del mundo, el Imperio Anglosajón del cual todos estamos atados y bien atados, es la prueba que tenemos que considerar, ahí hay partidos diferentes el uno del otro? NO!!! la única diferencia es el personaje que cada partido tenga en su momento, el Impresentable ganó unas elecciones no por engaño, yo creo que mas bien fue por hartazgo, la gente quería algo nuevo, pero lo nuevo era mucho peor que lo viejo. Los medios, las noticias, las esperanzas, quién se encarga de transmitir lo que realmente necesita la sociedad? Ahí tenemos las mentiras, te ofrecen un arco de necedades y tienes que elegir entre la menos mala.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Gordini Gordini 10/11/20 07:42

    Gracias por tu artículo, Luis. Es una hermosa manera de hacernos ver la importancia que para la vida tienen las pequeñas cosas, que la felicidad es esto, y que una sociedad democrática y de calidad, al final, es el entorno que necesitamos para gozar, reir, sufrir y llorar estas pequeñas cosas que nos dan la vida porque son nuestro alma. Debemos ser capaces de construir nuestro propio entorno, votar a quien nos cuide y no nos maltrate, como dice un hermoso comentario sobre la inteligencia gatuna. Gracias. VIVA LA REPUBLICA Y LA IZQUIERDA SOLIDARIA ENTRE TODOS LOS PUEBLOS.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Gusalo Gusalo 08/11/20 19:35

    Me prometí, cuando murió mi primer perro, que nunca volvería a tener otra mascota. Tan mal lo había pasado al verle morir. Años después, paseando con mi padre, afectado ya de demencia senil, una perrilla abandonada, y en ese momento perseguida por un par de perros pastores, vino a refugiarse a nuestro lado. Mi padre la acarició y la perrilla ya no se separó de nosotros. Por supuesto, rompí la promesa. Seis años más tarde, Lola –así la llamábamos– enfermó . Veterinario, y… ni nos dio tiempo a ponerle la inyección. Esta vez no quise prometerme nada.
    De verdad lo siento, Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • hadacris hadacris 08/11/20 19:12

    Gracias Luis, me he emocionado con tu artículo, mi gata tiene 16 años, está bien pero muy viejita, mi hijo está ya fuera de casa y comparto todo lo que dices. Tantos años, los niños pequeños y ahora adultos, nosotros jóvenes y ahora mayores y el mundo, pues no lo sé, el futuro no se presenta muy bueno pero no sé si era mejor antes o es que yo no me enteré de nada. Buenas noches, mi gata se llama Hada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Argaru Argaru 08/11/20 17:10

    Si hay una lección que se puede aprender de los gatos es que NUNCA consienten el maltrato. Por esta razón, si pudieran votar, JAMÁS lo harían por un personaje del estilo de Donald Trump. A diferencia de nosotros, son criaturas muy sabias y NUNCA JAMÁS votarían por uno de sus maltratadores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Alcarajo Alcarajo 08/11/20 17:05

    Lamento vuestra pérdida
    Tus palabras querido Luis tus palabras, una vez más, me han conmovido
    Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/11/20 13:57

    No recuerdo donde he leido que en su ultima etapa en Madrid Marîa Zambrano andaba preocupada por los gatos callejeros de su barrio, al haberme enterado de ello la filosofa ensayista de caracter tan resistente me cayô aun mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/11/20 13:57

    No recuerdo donde he leido que en su ultima etapa en Madrid Marîa Zambrano andaba preocupada por los gatos callejeros de su barrio, al haberme enterado de ello la filosofa ensayista de caracter tan resistente me cayô aun mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Valldigna Valldigna 08/11/20 10:11

    Valldigna.Claro que da miedo la situación que estamos viviendo y además la sociedad que dejaremos a nuestros hijos y niet@s.Que está fallando?Los políticos que muchas veces están allá arriba preocupados por los votos y no bajan a la plaza a ver la realidad.Necesitamos una izquierda valiente que este en la calle y mire las necesidades de la gente que no puede terminar el mes con sus ingresos, a los mayores que viven desamparados,que fortalezcan una sanidad pública y un escuela pública.Que no se pongan de perfil ante una Monarquia  supuestamente que no ha cumplido con sus deberes.Espero que haya luz al final del camino, gente luchadora  ha habido y habrá. Gracias profesor por sus artículos dominicales

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    20

  • Lunilla Lunilla 08/11/20 09:54

    "Sipnosis del Origen de los sueños: " Fernando Alberoni; Dijo...."Esta creciendo la ansiedad , la incertidumbre y el extravio; "Pero tambien esta creciendo la necesidad de valores,, de arraigo y el deseo de vivir en comunidades fuertes y nobles; "Y estas fuerzas se estan haciendo cada vez mas fuertes, mas vivas; ¿ còmo captar los sintomas que las anuncian ... ¿Còmo estudiarlas...¿Còmo interpretarlas...?; "FRancesco Albeeroni, nos introduce en el resultado de años de observaciòn; De anàlisis y de reflexiòn , en la busqueda de los origenes de los sueños, los deseos y las pasiones, que son un significado a nuestras acciones, un sentido, a nuestra existencia y, nos indica eel camino a, seguir; "Edwar Bulneet Lytton ; Poeta, novelista, politico y periodista Britanico; Dixit; (Acuñò: frases còmo: "La pluma es mas fuerte que la espada; "El, -'hombre es mucho mas complicado que su pensamiento'- "Lo qque mas irrita a los tiranos es la imposibilidad de ponerle 'grillos'a los pensamientos de su sobordinados; / "La violencia es siempre un acto de debiidad, y generalmete la operan , quienes se sientes perdidos; "LOs libros tienen el mismo enemigo que el hombre" -el fuego' la humedad, los animales, el tiempo, y, su propio contenido'-; "El hombre competente es un hombre que se equivoca segùn las reglas; "No se que es la conciencia de un tonto; "Pero la del hombre que se piensa 'intelectual' - 'esta llena de tonterial ppor lo mucho qie dice que sabe'- "Y Critica ridiculizando y desprseciando lo que saben los demàs; El DIablo Cojuelo; Dixit" ( 9,54 h. a/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    5

    5

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/11/20 16:34

      Muy buen comentario Lunilla.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/11/20 16:34

      Muy buen comentario Lunilla.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      0

    • Lunilla Lunilla 08/11/20 10:06

      Otrosidigo: (corregir error en el texto : Fernando ¡no!: FRancisco Alberoni; (perdon y Gracias)

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      0



Lo más...
 
Opinión