x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Una serpiente en su fritanga electoral

Juan-Ramón Capella
Publicada el 11/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/03/2019 a las 15:52
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hay un venenoso hombre público que recorre el país con un pregón infame. Lo menos que dice es que el gobierno lo quiere "romper”. Ese hombre público sabe de sobra que ningún gobernante español aceptará la pérdida de una parte del territorio del Estado como no sea por una derrotar militar o para evitarla. Miente, pues. Ese venenoso hombre público dice que bajará los impuestos pero oculta a los suyos que eso equivale a menos sanidad y educación, a menos prestaciones públicas. Encabeza un partido plagado de cleptócratas. Miente deliberadamente para asustar y poner de su parte a gentes que tienen la desgracia de no haber recibido formal ni informalmente la menor educación política. Y que son muchas en un país inveteradamente escaso de instrucción: muchas personas piensan según sus emociones, y éstas son fáciles de suscitar y de manipular. De ahí el peligro y el veneno.

Cuando hoy alguien habla de 'patria' o de 'España', casi siempre con una idea nebulosa del significado de esos términos, debería saber que en puridad se refiere ante todo al conjunto de los conciudadanos. España es ese conjunto: personas asentadas en un territorio determinado que viene siendo llamado España, o Hispania, desde el año catapún. Indirectamente, se refiere también a las gentes y a la cultura que han sido transmitidas hasta el presente por nuestros abuelos y los abuelos de los abuelos, etc. España es mucho más que un Estado: tiene uno, pero es más que sus instituciones. España somos nosotros, nos identifiquemos o no con el Estado o con la historia de nuestros antepasados.

En nuestra historia, entre nuestros antepasados, hay de todo. Entre los buenos, Cervantes, Teresa de Jesús, Juan de la Cruz, Garcilaso, Ausiàs March, Velázquez, Goya, Alfonso X, Carlos III, Machado, Góngora, Churruca, Miguel Hernández… —una lista interminable de destacadas personas buenas— y sobre todo larguísimas generaciones de labradores y pescadores; gentes que inventaron cosas estupendas como cuentos para reírse, la siesta, la paella, el pulpo á feira, los fritos andaluces, el cocido, la jota, la sardana, las habaneras, el cante jondo. No sigo, pues la lista, por fortuna, sería larguísima.

Pero hay malvados, malos y malvados. Los Reyes Católicos, que expulsaron del país a los judíos de Sepharad, que instauraron la Inquisición y sus hogueras y sus alambicados aparatos de torturar, que impusieron a toda la población el terror de no parecer cristiano viejo, de antes de la expulsión; el estúpido cardenal Cisneros, que hizo quemar todos los libros en árabe que había en Granada; Felipe III, que expulsó del país a los moriscos españoles; su padre, que consideraba propiedad particular suya los reinos heredados y dispendiaba en ejércitos para conservarlos lo que se tributaba al rey de España; Franco y los suyos, Fernando VII y también los suyos. Los actuales chorizos cleptócratas que se han enriquecido defraudando a las instituciones públicas —las centrales y las de Cataluña, Mallorca, Valencia, Murcia, Madrid, Andalucía… por no hablar de tantos ayuntamientos—; los anteriores chorizos franquistas que se apoderaron no solo de las vidas sino también de los bienes de vencidos; los chorizos que esquilmaron las Américas, que esclavizaron a los indígenas, como aquel analfabeto, Pizarro, convertido en gobernador del Perú, y tantos otros.

Hay pues una España Negra que canta el novio de la muerte, porque es muerte. Y es una auténtica maldición la reproducción una y otra vez de esa España Negra, como confirma la aparición del venenoso demagogo aludido al principio y como muestra también el silencio ante sus excesos de quienes le han aupado a primer demagogo del país.

España podría ser una sociedad si no magnífica tan buena como las mejores de no ser por la pervivencia de la España Negra. Pero los que no formamos parte de esa porquería, los que no tenemos en ella ni arte ni parte, hemos de bajar la cabeza con humildad ante quien nos recuerde ese detritus de nuestra historia, y reconocer que nuestros antepasados no pudieron impedirlo ni nosotros hemos sabido superarlo.

En el fondo del asunto está probablemente la Iglesia española, tan alejada como es posible del espíritu cristiano, de Jesús de Nazaret y de Francisco de Asís. Los "Reyes Católicos" decidieron basar en la fe y no en el derecho la unificación cultural de sus reinos. Y lo consiguieron. El catolicismo español es Trento; es Pío XII y no Juan XXIII, Woytila y no Casaldáliga o el padre Arrupe. Se trata de la iglesia de la desigualdad y la capitidisminución de las mujeres, de la oposición al divorcio, al aborto, la que parece ignorar por completo qué es el amor al prójimo o incluso el respeto. Especialista en atormentar los sueños de niños y adolescentes, en espiar a todo el mundo en los confesionarios de los pueblos, en timar con un "secreto de confesión" cuya vulneración queda perdonada mediante otra confesión y ya está. La iglesia maquiavélica de la "Cruzada" franquista, la que ha ocultado el tráfico con los hijos de las republicanas presas o de madres solteras, y oculta aún a sus pederastas. La que pone a su nombre bienes comunales, la que no tributa, la que medio-destruyó la mezquita de Córdoba. La que predica resignación y, si predica esperanza, es esperanza falsa, fuera del universo. La iglesia de los empresarios que lleva a los altares a sacerdotes cristeros y no reconoce a sus verdaderos santos: el padre Llanos, el hermano Adrià Trescent…

Y junto a la Iglesia está la institución de nuestros custodios, que además de protegernos nos han impuesto su voluntad en sus no se sabe ya cuántos pronunciamientos, alzamientos o golpes de estado. La España de la cultura cuartelera del sostenella y no enmendalla, de la jerarquía abusona y no del orden jerárquico; de la palabra soez; que ignora a sus capitanes de antaño, de Aldana y Garcilaso a Modesto y Tagüeña.

Todo eso combinado con cuatro frases de escuelas de negocios neoliberales, que ignoran la economía pero no la crematística. Hay cretinos por naturaleza y cretinos por interés. Hay cretinos por interés económico y cretinos por interés político. Los últimos mienten hasta cuando estornudan. Vamos a ver en seguida si la España negra ha vuelto a criar y a renacer, o si, por el contrario, hay motivos para tener confianza en la mayoría de los conciudadanos. Que nadie de los de abajo —de la izquierda, se decía en tiempos— se quede en casa en las próximas elecciones. Que vote aunque sea útil, o tapándose la nariz; que perdone la estupidez o las estupideces de tantos candidatos que en el fondo están de su parte.

 
* Juan-Ramón Capella es catedrático emérito de Filosofía del Derecho y autor del libro Un fin del mundo. Constitución y democracia en el cambio de época.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

12 Comentarios
  • phentium phentium 11/03/19 11:34

    Ese "venenoso hombre público" me existiría de no ser por unos ciudadanos que le premian con su voto.

    Y si bien debo admitir la existencia de un elevado número de ignorantes político-sociales, eso hoy en día no es excusa dado el nivel de formación e información de que disponemos.

    Más que de ignorancia yo hablaría de irresponsabilidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Prometeo46 Prometeo46 11/03/19 10:30

    A la larga lista de españoles buenos, de los que el profesor ha citado unos pocos, añadiría dos más, uno por cada uno de los dos últimos siglos, Pérez Galdós en el XIX y García Lorca en el XX.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • phentium phentium 11/03/19 11:28

      Hay muchos......a mí me viene a la cabeza Tierno Galván.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • GRINGO GRINGO 11/03/19 10:01

    "No hay pan para tanto chorizo", no era una ocurrencia de unos manifestantes, era la constatación del país que tenemos, ésa España Negra, auténtica Marca España que no conseguimos quitarnos de encima.

    La culpa no es sólo de ése "venenoso hombre público" que se pasea por España prometiendo bajar los impuestos ocultando los recortes, hay otros hombres "especializados en resistir, en decir hoy una cosa y mañana la contraria, y otros en reivindicar los principios del hombre de Atapuerca" que se dedican a sembrar el panorama de confusión.

    Mientras tanto los medios de comunicación y muchos de sus colaboradores, siguen haciendo la pelota a éstos sinvergüenzas, ninguneando a los que llevan 5 años intentando revertir las políticas que nos permiten dejar atrás ésa España Negra durante los últimos 40 años.

    Por favor, que "nadie vote tapándose la nariz" ésa no es la manera de cambiar el rumbo, que voten con conocimiento y después de hacer un balance elemental de los últimos 40 años.

    - Ha mejorado mi expectativa futura ?.
    - Mis condiciones laborales son mejores ?.
    - Dispongo de más libertad ?.
    - Mis hijos tienen un mejor futuro ?.

    Y así un largo etcétera, que cuesta media hora, no más.

    Yo ya lo he hecho y pienso votar a UNIDOS PODEMOS, del resto no quiero saber nada, a algunos no les votaría ni aunque me faltara la pituitaria, y al otro tampoco, que ya le he dado demasiadas veces mi confianza y aquí estamos, girando en círculo....

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • Larry2 Larry2 11/03/19 09:43

    Entretenido artículo. Gracias .La iglesia esa institución poderosa, paralizada, y que no reconoce nada, y que es intocable en nuestro país. Totalmente de acuerdo con lo dicho en el artículo. Queda mucho por hacer. Agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Fernandos Fernandos 11/03/19 08:53

    Ilustrativo artículo, haber si lo leen millones de españoles y lo notamos en las urnas, pues mal que nos pese, es ahí donde podemos hacer algo. Gracias profesor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • pepelu. pepelu. 11/03/19 07:54

    Qué maravilla de reflexión. Lo suscribo absolutamente, Me parece serio, riguroso y valiente al decir al pan, pan, y verdades como quesos. Intuyo que su libro editado, no tendrá pelos en la lengua. A por él. ¡A¡, y gracias Sr Capella.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • COLOJ. COLOJ. 11/03/19 02:44

    Creo que en un lenguaje directo, como corresponde a la gravedad de los comportamientos puestos en evidencia y a los riesgos ciertos del posible y amenazante regreso de España (y sus regiones y nacionalidades) a un negro pasado aun no tan lejano, el autor ha hecho una radiografía, una ecografía y un TAC nítidos y esclarecedores del riesgo que suponen las falsas, solapadas y siniestras actuaciones pre electorales de la P-serpiente-C y su nidada de ofidios. Ante la inmoralidad, sordidez y falsedad de unos comportamientos electorales, que son sin ninguna duda la antesala de su acción política y legislativa en caso de que logre asaltar el Poder, no valen avisos o descalificaciones melifluas ni versallescas por aquello de la mal llamada corrección política. Es mucho lo que nos jugamos, y los que hubimos de sufrir los ominosos 40 años regidos por los "modelos" y "paternales" inspiradores de la P-serpiente-C, lo sabemos bien. A mi, personalmente, sólo imaginar esa posibilidad me produce escalofríos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • ARM ARM 11/03/19 00:45

    Gracias!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Janubio Janubio 10/03/19 23:18

    Acabo de leer este artículo. Es domingo y casi medianoche. Hoy dormiré muy bien. Qué bien te quedas después de leer ésto, aunque a muchos les parezca un barbaridad. Yo coincido en todo con el autor, y creo que por la limitación del espacio se ha quedado corto. Me ha parecido una gamberrada genial, políticamente incorrecta y muy adecuada para ayudar a borrar esa leyenda rancia y complaciente acerca de nuestra gloriosa historia, sin olvidar que un futuro más que incierto está esperándonos a la vuelta de la esquina.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • PURPURA66 PURPURA66 10/03/19 22:38

    Espectacular y a la vez terrorífico.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.