x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La política vaciada

Publicada el 11/10/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/10/2019 a las 21:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Se han analizado las elecciones del próximo 10 de noviembre desde muchos puntos de vista: Teniendo en cuenta el más que probable aumento de la abstención, sobre todo entre los electores de izquierda. Los riesgos de la denominada desafección, la incapacidad de nuestros representantes para pactar, las estrategias partidistas estiradas hasta la repetición electoral, la recuperación de un cierto acento bipartidista, la decadencia de Ciudadanos y Podemos, el impacto en la partida de ajedrez de la llegada de Íñigo Errejón…

Sin embargo, nosotros tendemos a ver las nuevas elecciones y la campaña en la que nos encontramos desde hace un tiempo atendiendo al concepto de tematización política. Es decir, a la puesta en circulación de temas de debate público para captar el voto de la ciudadanía. Una cuestión que se ve afectada de modo directo por el fracaso negociador entre el PSOE y Unidas Podemos. Veámoslo.

Antes que nada, creemos necesario aceptar que lo normal en una campaña electoral puede no serlo en ésta. Porque ésta no es, en modo alguno, una campaña normal. De lo que se trata en período preelectoral es de que partidos y candidatos ofrezcan a la ciudadanía propuestas sobre cuestiones de interés público. Que nos convenzan de la deseabilidad de sus iniciativas y de la inconveniencia de las del rival.

La comunicación política se puede entender así. Como una batalla en la que destacar unos temas por encima de otros supone una importante ventaja diferencial. Que el eje central de la campaña tenga que ver con la “regeneración democrática” o con la “unidad de España” importa. Y mucho.

El éxito de Podemos y Ciudadanos en 2015 puede entenderse, entre otros factores, por esas ansias de regeneración instaladas en el centro del debate público tras la crisis económica. Esa misma regeneración, adoptando la forma de la crítica a la corrupción, estaría también detrás de la caída de Mariano Rajoy en junio de 2018 y la llegada al poder de Pedro Sánchez.

Pero, con Sánchez en La Moncloa, la tematización cambia. De la regeneración se pasa ahora a la identidad nacional. España vs Cataluña se vuelve dominante hasta el umbral mismo de las elecciones de abril. Primera consecuencia de ello, se convulsiona el espacio electoral de la derecha como no lo había hecho desde los tiempos del CDS de Adolfo Suárez. Dos sucesos lo atestiguan: Ciudadanos capitaliza su éxito en las catalanas de 2017 y casi sorpassa al PP. Por otro lado, el partido de un recién estrenado Pablo Casado ve surgir en su flanco derecho una formación ultra que le disputa la bandera.

La segunda consecuencia de la irrupción del “tema España”, esta vez en el ámbito de la izquierda, se puede resumir en dos palabras: resistencia y precipicio. Del lado de los que aguantan, se encuentra el PSOE, que capea bastante bien el temporal en un ámbito temático que no es el suyo. Del lado de los damnificados, Unidas Podemos entra en tendencia bajista clara. Hasta hoy. La identidad nacional y la bandera nunca fueron los temas de debate preferidos en los partidos situados a la izquierda del socialismo.

Pero ahora, en esta campaña, ¿en qué eje temático nos movemos? ¿Volvemos a la regeneración democrática, como consecuencia del fracaso en la formación de gobierno? ¿O, cual ave Fénix, resurge de sus cenizas el “tema catalán”?

Podemos equivocarnos, pero a nosotros nos da la sensación de que la cuestión catalana, aun pudiendo alcanzar ciertos picos de importancia cuando se produzca la resolución del Supremo, no va a monopolizar el debate público como antaño.

Creemos que el descontento por el no gobierno puede más. La desafección que lleva aparejada el fracaso en las negociaciones PSOE-Unidas Podemos puede más.

El problema es que la regeneración en estas elecciones no tiene pinta de tomar la forma de la crítica al bipartidismo por la gestión de la crisis (como en 2015) o del hartazgo por la corrupción del Partido Popular (como en la moción de censura de 2018).

Más bien, asistimos ya a una campaña centrada en lo que la profesora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Raquel Rodríguez, y yo mismo hemos convenido en denominar “meta temas”. Es decir, una campaña en la que los principales temas de debate no van a ser cuestiones sustantivas como el desempleo, la educación o la sanidad, por ejemplo. Dicho de manera más dramática: Las preocupaciones de los ciudadanos pasarán a un segundo plano.

Por el contrario, nos inclinamos a pensar que la campaña se volverá auto referencial. La política hablará de sí misma. Como una insoportable pescadilla que se muerde la cola. Esto es: quién va a pactar con quién, quién tendrá la fuerza suficiente para encabezar un gobierno viable, quién está perdiendo fuerza de cara a un futuro pacto, quiénes van a debatir por la televisión… Y, mientas estas cuestiones inundan las coberturas de los medios de comunicación, ni rastro de programas de gobierno, de propuestas, de política sustantiva.

Sumemos una campaña así diseñada al probable hartazgo de muchos ciudadanos por esta sobredosis de votaciones que estamos sufriendo. El resultado no parece bueno.

Los partidos tienen dos opciones: o llenar de contenido el debate público, cosa que parece harto complicada, o dramatizar lo que está en juego. Lo que podría suceder si dejamos de votar o votamos al rival. Esta segunda opción no parece suficiente para luchar contra la política vaciada.
_____________

Antón R. Castromil
es profesor de Sociología Política en la Universidad Complutense de Madrid
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • Larry2 Larry2 11/10/19 11:03

    Me da la sensación también a mí que los partidos tradicionales PP, Psoe van a llevar la campaña al asunto Cataluña, y así desviar todos los problemas que tiene la gente en este país, tan o mas importantes que el tema catalán o el tema de Franco. Porf supuesto el asunto catalán es un asunto importante y un problema a resolver, el de Franco esta ya resuelto y lo van a poner como logro del psoe cuando en 40 años Psoe, y PP han sido incapaces. La coherencia política de los partidos ya esta puesta encima de la mesa. PP, corrupto, Psoe, mentira continua e incoherencia como partido socialista y obrero, Cs , partido creado en Cataluña, y de bandazos continuos con un líder que no llega al nivel, y nos dejamos Vox, la extrema derecha que ya sabemos a que juega, y Unidas Podemos partido coherente que es la única fuerza que quizás no llegue a gobernar nunca solo, pero que podrá frenar las acometidas de estos gobiernos neoliberales que piensan poco en la gente y en el medio ambiente. De Más Pais no sabemos lo que esperar, pero esta claro que ha venido para ser la muleta del Psoe, y fastidiar el avance la izquierda. Lo hemos visto en Madrid. Seamos exigentes, vayamos a lo principal , solucionar los problemas de la gente, no mentir en campaña, y no dejarnos engañar una vez mas. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • RFJ RFJ 11/10/19 09:56

    Pues te lo explico yo. EL INCENDIO de Cataluña tras la sentencia del Proces, con los CDR desbocados y el independentismo tomando las calles y paralizando Cataluña VA A MOVILIZAR EL VOTO de TIDI EL FACHERIO parroquiano del PP Ciudadanos y VOX que se suma a la brutal abstención  del votante de izquierdas, con lo cual es muy probable  que tras el 10 N gobierne el trifachito, Y ni hay que olvidar que el unboxing de Franco antes  de las elecciones llevara a las urnas a cientos de miles de fachas a votar como protesta ante el SACRILEGIO y PROFANACION del descanso eterno de su amado y genocida líder . La P$O€ se va a llevar una hostia como un piano de cola Steinway el 10N. Eso es lo que va a pasar.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.