x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Entrevista

Tomás Pueyo, el ingeniero que acertó: "Esto sí era previsible. Es humano no haberlo visto, pero lo era"

  • No es epidemiólogo, pero detectó el potencial del coronavirus para convertirse en pandemia antes que casi todos. Empezó compartiendo sus inquietudes en Facebook y ahora sus artículos son leídos por millones de personas
  • Advierte: España está tomando, aunque tarde, las medidas correctas, pero no está preparada aún para un escenario postconfinamiento que evite rebrotes
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 10/04/2020 a las 06:00
El ingeniero Tomás Pueyo, durante una charla.

El ingeniero Tomás Pueyo, durante una charla.

Tomás Pueyo (Nantes, Francia, 1981) ha trabajado durante años de consultor y es ingeniero por la Universidad de Stanford. Lidera una empresa de tecnología educativa llamada Course Hero. A priori, no parece un perfil capacitado para hablar de cómo enfrentarse al coronavirus. Pero cuenta con un as de la manga: a pesar de no ser epidemiólogo, ni catedrático en Salud Pública, es uno de los pocos que puede decir que la hemeroteca no le traiciona: advirtió de lo que había que hacer cuando la mayoría aún pensaba que podríamos salir indemnes de esta. "El coronavirus está yendo hacia ti. Lo está haciendo a velocidad exponencial: primero gradualmente y luego repentinamente. Es cuestión de días. Quizás una semana o dos. Cuando llegue, tu sistema sanitario estará saturado", escribió el 10 de marzo, después de días de trabajo, cuando en España aún asistíamos atónitos al primer repunte serio de casos.

Acertó. A la perfección. Empezó compartiendo sus inquietudes en Facebook y ahora sus artículos son leídos por millones de personas en varios idiomas y sus análisis con firmados y compartidos por expertos de todo el planeta. Ni es vidente ni lleva décadas estudiando cómo se comportan los agentes infecciosos en un contexto de pandemia global. El mérito está –y parece simple, pero no lo es– en analizar concienzudamente cómo ha evolucionado el coronavirus, desde el primer brote en Wuhan, y en qué han consistido las medidas que han tomado los diferentes países: sobre todo de los que parecen estar venciendo al SARS-Cov2.

Fruto de ese análisis, ha ideado el concepto –algo poético, si se permite la frivolidad– de El martillo y la danza. Lectura larga, pero recomendada. Defiende que los países deben tomar decisiones, en primer lugar, no para contener o mitigar el avance de la pandemia, sino para suprimir el coronavirus. El martillo. Un confinamiento duro para limitar el contacto social. Y, posteriormente, cuando la primera curva haya sido aplanada, tomar decisiones que permitan restaurar poco a poco la libertad de los ciudadanos mientras se evitan rebrotes: testando masivamente a la población y con información detallada sobre dónde se producen nuevos contagios. La danza: bailar, si se permite la segunda frivolidad, con el coronavirus para que no vuelva a colapsarlo todo.

Pueyo ha charlado con infoLibre por teléfono dejando claro que no es ningún gurú. Invita a coger sus "datos", sus "fuentes" y sus "argumentos" y rebatirlos si es preciso: aprenderemos todos. Sobre España, deja dos titulares más: aunque bastante tarde, el Gobierno ha aplicado el martillo correctamente. Está sirviendo. Pero advierte: no estamos preparados aún para la danza.

PREGUNTA. ¿Cuál ha sido el proceso? ¿Cómo ha llegado a esta especialización sobre el coronavirus?

RESPUESTA. No es la primera vez que lo hago. Desde hace un año y medio escribo entradas de blog en Medium de temas distintos. Siempre lo he hecho. Siendo consultor es a lo que me dedico profesionalmente un poco, tienes que convertirte en experto en pocos meses, hablando con expertos y leyendo mucho, de un tema distinto cada vez. Es, más o menos, lo mismo.

P. ¿Hubo un día x en el que se dio cuenta de que la epidemia de coronavirus se convertiría en un inmenso problema global? ¿O fue progresivo?

R. No fue un día concreto, porque dependía de lo que los países fueran a hacer. Lo más parecido a ese momento que dices es cuando me quedó claro su potencial que tenía como pandemia. Estaba posteando en Facebook, hablando con distintas empresas, y me di cuenta de que no estaban tomando medidas. Mi empresa pensé que ya había que cerrarla y tardó varios días más en hacerlo. Pensé que si las empresas aquí (En Estados Unidos) no reaccionan, si la gente no reacciona, tenemos un problema.

P. ¿Sufre críticas por hablar, por escribir del coronavirus sin tener una formación específica en Medicina?

R. Las tengo y me alegro. Nadie se tendría que fiar de nadie en general, y menos si no tienes título. Eso es lo primero. Por eso doy mis datos, mis fuentes y mis argumentos, y si a la gente le interesa que los cojan y si no, que los rebatan. También hay que tener en cuenta que muchísimos epidemiólogos de ellos fueron incapaces de darse cuenta de lo que venía. No todos. También hay epidemiólogos a los que se puede escuchar y epidemiólogos a los que no, como todo. Hay que ser escéptico de todo el mundo, es siempre saludable.

P. Fue uno de los pocos que acertó en sus predicciones cuando el coronavirus no parecía para tanto. ¿Tuvo dudas?

R. Al principio no tenía dudas ni recibía críticas porque durante semanas estuve escribiendo en Facebook, solo para mis amigos, y poco a poco fue yendo a más hasta llegar al alcance del artículo de Medium. Para mí la clave es que la precisión puede ser enemiga de lo importante. Cuando estás hablando de que días, horas de retraso pueden significar miles o decenas de miles de vidas, no te puedes permitir el tiempo de ser correcto en todo. Hay que ser correcto en las cosas importantes. En el día a día, sin una pandemia de coronavirus, eso no es verdad. El tiempo no cuesta tanto: puedes estar meses corrigiendo una cosa. Ahora no. En mis artículos consideré que era importante ser correcto en las grandes ideas aunque sea impreciso en las pequeñas. No he dudado en publicar cuanto antes. También he recibido muchas opiniones de expertos antes de publicar, que me han ayudado.

P. ¿El concepto El martillo y la danza es suyo? ¿Cómo surgió?

R. Es mío y estuve pensando bastante tiempo cómo llamarlo. Quería algo que fuera realmente visual. Todos los términos que se me ocurrían eran demasiado abstractos. Al principio pensé en una expresión parecida a "apretar el gatillo y soltar el gatillo". Surgieron dos o tres títulos de ese estilo y al final saqué El martillo y la danza: creo que es el más gráfico de todos.

P. ¿España está en la fase de supresión, está aplicando el martillo? Si no, ¿qué le falta?

R. Sí, España está pasando por la fase del martillo y parece que está siendo suficiente, es muy probable. Pero el país necesita abordar ya la preparación para la danza. No conozco muchos detalles, y aún muchos no son públicos. Por lo que he oído, en España aún no está preparada para la siguiente fase.

P. ¿Qué se necesita?

R. En primer lugar, monitorizar contactos. Para poder liberar a todo el mundo hay que identificar todos los posibles casos. Si encuentras un caso, tienes que saber cuáles son las personas con las que ese caso se ha encontrado. En países como China o Taiwan se conectan con datos de empresas telefónicas. Si has cogido el tren, saben quiénes estaban en el mismo vagón. Aún no tenemos en España un sistema así.

En segundo lugar, cuarentenas personalizadas. Si te identifican como contagiado o como candidato a contagiado, se tienen que aseguran de que haces cuarentena y te quedas en casa. El Gobierno está desarrollando apps, pero por lo poco que he leído no es un sistema que funcione igual de bien. En Taiwan, por ejemplo, usan los datos de tu móvil para saber dónde estás en cada momento y si sales de casa o te llaman o te mandan a la policía. Si no coges el móvil, identifican que el smartphone no se está moviendo y te llaman también. Hoy por hoy España no está preparando nada parecido.

P. Para implantar ese modelo, ¿no hay barreras que son definitivas? La protección de datos, la privacidad… hablaba también en su artículo del modelo de Japón, con unas costumbres de higiene que en España no se tienen. Podría ser complicado educar para implantarlas.

R. Obligar a la instalación de aplicaciones, como en Corea del Sur, es un problema gordo. Si necesitas que las personas hagan acciones es más difícil. El ejemplo el de Taiwan y no otro. No requiere que el usuario haga nada. Con lo que tienen saben todo lo que tienen que saber.

El problema de educación en cuanto a la higiene y el distanciamiento social es mucho más fácil. Se cree hoy por hoy que el uso generalizado de las máscaras es clave. Hay una razón para que no se apostara por ello desde el principio: para garantizar que los trabajadores sanitarios las tuvieran. Está demostrado que las máscaras, aunque sean de tela, reducen la transmisión. Podría ser suficiente. En República Checa llegaron casi al 100% de mascarillas en tres días con una gran campaña de concienciación de la gente. Algo así podría pasar perfectamente en España.

También creo que funcionamos por imitación: si todo el mundo tiene una máscara, tú te la vas a poner. Y te van a escarmentar si no la tienes puesta. Creo que es posible si la mayoría de nosotros estamos de acuerdo.

P. ¿Se explica la inacción de la clase política de tantos países durante tanto tiempo? ¿Es por salvaguardar la economía, o hay algo más?

R. Hay otras razones. La inacción ha afectado a políticos de todos los países y todos los partidos. Es una cuestión humana. La primera es que mucha poca gente ha experimentado un crecimiento exponencial. En nuestro día a día no hay apenas experiencias exponenciales, solo lineales. No existen. Si veo 100 casos de coronavirus que crecen al 10, 15% diarios… para alguien que sepa interpretar esos datos está claro lo que va a pasar dentro una semanas: el colapso del sistema sanitario, pero no está claro para la mayoría de personas. Ese es el primer error. Un error humano muy comprensible, creo. No vas a cerrar una economía con 100 casos, es difícil tomar esa decisión.

"Mi intuición es que está por verse lo peor en el sistema sanitario"

P. Teniendo en cuenta el descenso en el crecimiento de los casos detectados y de los contagiados, ¿podríamos evitar el colapso total del sistema sanitario en España? Sus modelos estiman una capacidad de las UCIs muy limitada.

R. Puede ser peor. La clave ahí es que hay un retraso de varias semanas entre pico de casos y el pico de utilización sanitaria. ¿Por qué? Porque aunque el crecimiento se limite, sigues subiendo. Si llegas a 5.000 casos diarios y al día siguiente son 4.000, el resultado final es que tienes que tratar a 9.000 pacientes. La gente se está quedando varias semanas en el hospital. Aunque bajen los casos, los picos suelen venir varias semanas después. Mi intuición es que está por verse lo peor en el sistema sanitario. Cuanto más se colapsa el sistema sanitario, mayor es la tasa de letalidad. Con 10 respiradores y 10 personas que los necesitan, puedes salvarlos a los diez. Si tienes 10 respiradores y 20 casos, se van a morir la mayoría de los que no pueden acceder a la ventilación asistida.

P. ¿Cree que son útiles y tienen sentido los análisis a toro pasado?

R. Hay muchas maneras de hacer esto mal. La posición en la que están los políticos es muy difícil. Temen que se les acusen de demasiado débiles o demasiado fuertes. Puedes estar pasándote con las medidas y que sufra la economía o no tomar las suficientes y explote el número de casos. Por ejemplo: Singapur lo tenía bastante bien controlado y hace unos días han tenido una explosión en casos. En su caso no tenían suficientes máscaras o no aplicaron el suficiente distanciamiento social. Con respecto a España, es probable que ahora mismo se esté haciendo lo necesario y se estén ejerciendo muchos esfuerzos a nivel de testeo. Lo que no se está haciendo correctamente es la preparación para la danza.

En todo caso, es difícil juzgar esto, sobre todo si no has tenido esa experiencia en un Gobierno u otro. Pero esto sí era previsible. Es humano no haberlo visto, pero sí lo era. Si yo fui capaz de verlo, los Gobiernos también. Es difícil, es comprensible y es humano. Espero que aprendamos para que no vuelva a pasar.

P. ¿Qué factores influyen para que España sea uno de los países más afectados? ¿Tiene que ver, por ejemplo, nuestra cercanía con Italia o nuestras costumbres?

R. Hay muchos factores y es imposible entenderlos todos. Las costumbres sociales seguro que tienen que ver, el hecho de que nos toquemos más, y la cercanía con Italia evidentemente ha influido. Pero hay otro factor que es válido para Italia y para España. Hay muchos más hogares multigeneracionales en el sur de Europa en el norte. Si abundan las casas con abuelos, padres e hijos con muchos contactos entre ellos, las infecciones llegan de Italia a España y pasan a los abuelos, los más vulnerables. En Alemania, por ejemplo, no tienen tanto contacto con las personas mayores. Hay muchos de esos factores entrelazándose continuamente.

P. ¿De todos esos factores que confluyen, qué grado de importancia cobra la actuación de los Gobiernos?

R. La actuación de todos los gobiernos determina lo pronta que es la respuesta. Es el mayor factor de todos los que hay que definir. Pero no solo por el caso de Sánchez o de Macron. Todos, absolutamente todos, si aplican una estrategia de supresión antes, tienen menos casos.

P. En el escenario que dibuja de danza no es necesario un confinamiento alargado. Hay estudios que estiman, sin embargo, que se requerirá, hasta que encontremos una vacuna, alternar un mes de libertad y dos de confinamiento en los países más golpeados. ¿Qué credibilidad le da a estos estudios?

R. Depende, pero completamente, de las medidas que tomemos. Si hacemos todo lo que hace falta para que no haya repuntes, no será necesario. Ya lo hemos visto. No me invento nada. Taiwan y Corea del Sur son dos ejemplos perfectos: no han sufrido rebrotes y no están necesitando ni siquiera mucho distanciamiento social, solo respetando los dos metros de distancia con otras personas. Ello demuestra que sí es posible.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
 
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




29 Comentarios
  • ADL3 ADL3 19/04/20 10:19

    A ver. Que sí, que sí. Probablemente habrá muchos que jugaron esa lotería. Yo que no soy más que lo que soy, también entre conocidos, llegamos a comentar las visiones cinematográficas que rozaban este asunto de guerras y química. Sobre todo cuando defendían un ejército sin soldados ni tanques. Ahora vemos que ejército es más útil.
    La OTAN, no sé qué habrá opinado sobre estas guerras. No desgasta armamento y la industria afín no sirve contra el enemigo invisible a ojos humanos. Otro toque de atención para el futuro inmediato, económico dicen ellos.
    En estos momentos no sabemos ni enterrar a los muertos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Milton75 Milton75 13/04/20 11:22

    Para previsores, los ciudadanos, que apenas irrumpió el virus en Italia ya se agotaron las mascarillas en las farmacias de nuestro país y no éramos pocos los que no entendíamos como pudo llegar tanta gente a los aeropuertos procedentes del norte de Italia sin control alguno de temperatura, mascarilla, o cuarentena obligada...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isa. Isa. 11/04/20 17:38

    El Dr. Cavadas el 30 de Enero lo advirtió sosegadamente, como suele ser en su forma y cadencia, conocedor de primera mano de lo que acontecía en China. Lo sometieron a todo tipo de improperios. Ahora algunos medios se disculpan. Él guarda silencio. Esos son los imprescindibles. Los que pueden alumbrar el camino que nos resta, en pro de la Salud física y mental, InfoLibre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • GRINGO GRINGO 11/04/20 12:52

    Profetizar sobre desastres lo podríamos hacer todos, sin tener ni la más mínima formación, y aventurar que cualquier pandemia, virus, enfermedad conocida o desconocida nos puede llevar por delante, también, mucho más después que llevan, llevamos, años denunciando el desmantelamiento de la Sanidad Pública.

    A mayor número de habitantes, con mayor longevidad, si recortamos la capacidad de respuesta de nuestra Sanidad, el drama está a la vista.

    Ya lo predijo Bill Gates hace más de dos años.

    Ahora será un murciélago, luego será un virus que se haya activado gracias al calentamiento global, después lo que sea, pero si no aprendemos a dotarnos de una Sanidad acorde a las necesidades de todos, potente y con medios, vayámonos preparando.

    Reaccionar a tiempo es fundamental, pero como no somos perfectos, salvo el Capitán Aposteriori, incrementemos la dotación de hospitales y sanitarios, pero no sólo para éste momento, para el futuro, y si de paso y en el mismo paquete nos acordamos de los más desfavorecidos, pues mejor que mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    10

  • Hammurabi Hammurabi 10/04/20 17:18

    Queridos conciudadanos de la cacerolada de las 9:00 PM,
    Pretendo escribir unas líneas a vosotros, los que hasta hace un mes erais expertos
    entrenadores de fútbol, a la par que avezados especialistas en mecánica de coches, y
    en las últimas semanas sois expertos en pandemias. A vosotros, quienes no tenéis ni
    idea de qué es R0 pero lo manejáis con soltura mientras la familia cena. A vosotros, que
    no sabéis distinguir entre letalidad y mortalidad, pero no os importa, porque lo
    verdaderamente serio es mostrar la indignación de la ciudadanía.
    ¿Por qué el gobierno ha actuado tarde?
    Por la economía. Si se cierra un país a todo tipo de actividad económica porque hay
    cuatro personas que tosen mucho, y nada más, la caverna mediática hubiera
    condenado a los responsables con el estigma de “quieren destruir el país”. Se esperó
    hasta que se comprobó que, realmente, la cosa iba en serio y que había que tomar
    medidas. Hubo en momento en que los datos pintaron realmente feos, y ahí (tarde)
    se comenzó a actuar. Se actuó tarde por dos razones. La primera porque es un nuevo
    virus. Aunque seáis expertos en pandemias, no tenéis ni idea de qué son los
    segmentos S, M, y L de un virus y cómo se recombinan. No os lo voy a explicar aquí,
    pero debéis de saber que aparecen virus nuevos de los que no tenemos ni idea de
    cómo funcionan. Es como si estáis en el bosque y no sabes si estáis viendo enfrente
    de vosotros un mirlo o un feroz oso. No sabéis cómo se comporta. Mejor esperar a
    ver qué hace. Y eso hicimos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    18

    • Cambris Cambris 12/04/20 10:22

      Se debería haber hecho prevención primaria. La más eficiente, por efectiva y por consumir menos recursos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • Larrauri Larrauri 10/04/20 20:42

      Desde luego estoy absolutamente deacuerdo que tomar decisiones drasticas en un escenario político que hay que recordar es único(el primer gobierno de coalición) tras repetir elecciones y con una oposición que se dispara en un pie antes de dar la razon al gobierno así diga que 2y 2 son cuatro ,es poco menos que un martirio. Y como dices o deslizas abiertamente la absoluta desinformación y falta de alfabetización cientifica que tenemos es un coctel explosivo para salir por "bulerias". No sere yo el que diga que no se pueden hacer las cosas mejor , pero viendo lo que sucede en otros paises y demás, me atemoriza pensar que hubiese sucedido si cayesemos en manos de estos "costaleros" de la oposición. Si algo se puede sacar en claro de todo esto es que esta situación de confort en que viviamos de espaldas a problemas y desgracias ajenas, cambio climatico , guerras, hambrunas etc. a lo mejor cambia un poquito. Soy esceptico...volvera el futbol y seguiremos en nuestro gran hermano particular y público. Lo de la caverna mediatica y las redes...es muy platonico, mucha gente dentro de ella.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      12

  • Hammurabi Hammurabi 10/04/20 17:10

    La segunda es porque los chinos mintieron. Desde el principio. Esto sí que os lo voy
    a explicar porque es adecuado para los especialistas en pandemias. Desde aquella
    epidemia de SARS en China, existe un sistema de vigilancia temprana y de alerta
    rápida en el país. Cada vez que se detecta un caso de neumonía “extraña” se debe
    comunicar a Pekín (perdón, Beijing). Pero eso acarrea ceses fulminantes y esas
    cosas de los chinos, y los responsables de sanidad de Wuhan decidieron que estaban
    mejor callados. Hubo un día que se les fue la cosa de las manos.
    Os diré que el primer caso declarado es de finales de noviembre de 2019, por lo que
    el virus, con lo que sabemos hoy, podía estar circulando ya entre agosto y
    septiembre. La comunidad científica admite hoy que todas las cifras de infectados y
    fallecidos son falsas. Se ha calculado comprobando el tiempo que han funcionado
    las incineradoras de Wuhan en los últimos meses. Es decir, estábamos ciegos ante
    lo que nos venía.
    ¿Por qué hicimos mal el cierre de fronteras?
    Porque es un virus diferente y no sabíamos que estaba ya “dentro”. Como sois
    especialistas en pandemias (reconvertidos de entrenadores de fútbol) podéis
    consultar nextstrain.org/ncov y comprobar que la introducción del virus se produjo en
    Europa en algún momento de Navidad, procedente de Shanghai, con dudas acerca
    de si fue en Reino Unido o en Islandia. Sí, Islandia, la gente también viaja allá.
    Navidad. Vosotros estabas discutiendo con el cuñado mientras ese virus entraba y
    luego os daría mucho juego de conversación con la familia. Pensadlo otra vez:
    Navidad. Aquí empezamos a preocuparnos en marzo, cuando el virus se había
    amplificado y nos dimos cuenta.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    14

    • Cambris Cambris 12/04/20 10:24

      También ha mentido la OMS y los técnicos del ministerio de sanidad habéis seguido sus recomendaciones al pie de la letra. Un escenario de contención no consiste en no hacer nada

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Hammurabi Hammurabi 10/04/20 17:04

    ¿Por qué no hemos hecho pruebas rápidas?
    Antes que nada, todos estáis manejando las siglas PCR como si fueran algo normal
    en vuestras vidas. Debéis de saber que en condiciones óptimas una PCR suele llevar
    unas 4 horas de tiempo y costar unos 40-50€. El hecho de que se estén realizando
    unas 20.000 diarias en España (a día de ayer, 5 de abril) os dará una idea del
    esfuerzo. Si además os cuento que un termociclador (permitidme que introduzca una
    palabra nueva a los expertos en pandemias, pero es el cacharro que se usa para
    hacer una PCR, no sirve la sartén de vuestra casa) cuesta unos 10.000€, os daréis
    cuenta del esfuerzo.
    Todos estáis hablando de las “pruebas rápidas” (me niego a llamarlas “tests”, yo
    escribo en castellano) pero aún pensáis que se trata de una especie de magia que
    apunta a un individuo y aparece una luz roja. Pues no. Hay dos tipos. Una intenta
    detectar los antígenos del virus. En otras palabras, el método intenta encontrar si hay
    proteínas del virus en una persona. Pero el Centro Nacional de Microbiología
    comprobó que la sensibilidad era de un 30%. Es como si en un control de alcoholemia
    de la Guardia Civil se escapa el 70% de los borrachos. ¿Verdad que no sirve para
    nada? Por eso se devolvieron. Pero, claro, el Ministro es un torpe. Después se ha
    venido trabajando con pruebas que permiten conocer si una persona ha desarrollado
    inmunidad al virus. ¿Para qué? Ahora sabemos que antes de que una persona
    desarrolle inmunidad, puede llevar 5-7 días transmitiendo el virus. Estas pruebas nos
    dirán quienes han estado en contacto con el virus. Estas pruebas rápidas nos darán
    datos acerca de la infección intra-domiciliaria. Poco más

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    13

    • Cambris Cambris 12/04/20 10:28

      Ahora sabemos que las personas asintomáticas pueden transmitir la enfermedad porque la OMS mintió tb sobre este asunto. Está publicado

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Hammurabi Hammurabi 10/04/20 17:02

    ¿Por qué es distinto este virus, por qué no hay respiradores?
    Sabemos hoy que el virus se multiplica en la garganta a niveles simplemente brutales.
    En aproximadamente un 30% de las personas (pero también hay diferencias
    genéticas) el virus puede pasar al pulmón. No sabemos por qué, pero las células que
    se encargan de nuestras defensas, al ver la inmensa carga vírica, sueltan toda la
    artillería. Un gin-tonic está bien, pero ocho son demasiados. Aquí pasa lo mismo. Los
    enfermos graves lo están porque su sistema inmune se ha pasado de la raya.
    Oh, los respiradores. Vale, os lo explico. Seat, Ford, Volkswagen fabrican coches al
    ritmo que saben que se van a vender. Lo mismo con los respiradores y las
    mascarillas. La fábrica produce sus artilugios al ritmo que se van a vender, y no
    invertir más dinero en cosas que no tienen salida. Yo no puedo ir a Seat y decirles
    “mañana quiero 30.000 coches”. No se pueden hacer. Pues es lo mismo. Pero, claro,
    el ministro de Sanidad es un torpe porque así lo han decidido los ex-entrenadores de
    fútbol.
    ¿Y qué hay de los modelos?
    Mi frase favorita es la de un premio Nobel de Economía, quien dijo “si torturas
    suficientemente a los datos, puede que terminen confesando”. Quienes hayan leído
    los informes del Imperial College (lo que proporciona un grado supremo de Experto
    en Pandemias) habrán constatado que en España “debería haber” entre 2 y
    20 millones de infectados. Vamos a volver a leerlo. Es como si vas a la frutería y

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • Hammurabi Hammurabi 10/04/20 16:54

    preguntas por el precio de los tomates. Y te contestan que están entre 2€ y 20€ el
    kilo. Eso ha hecho el Imperial College. Quien crea ciegamente en eso acaba de
    obtener el diploma de pajero mental supremo. Repito, no tenemos ni idea acerca de
    cómo funciona este bicho, y nuestras estimaciones son eso, estimaciones algo laxas.
    ¿Qué va a pasar?
    No lo sé. Si lo supiera ya sería entrenador de fútbol. Pero pienso que la humanidad
    va a tener una pandemia que se extenderá por todo el planeta, que todos nos
    acabaremos infectando y que quizás (o no) tengamos inmunidad o se convierta en
    una vacuna que haya que incluir todos los años en el calendario vacunal. Aquí tengo
    dos cuestiones. La primera, que nadie piense que una vacuna se hace en un mes.
    Cuando empiecen a morir voluntarios en las pruebas vacunales, también criticaréis
    la vacuna y lo demostrareis con otra cacerolada. La segunda, pensad en África y en
    América. Allí no hay una sanidad como en Europa. Vamos a tener olas de infección
    secundaria y terciaria por un largo tiempo. Es lo que tienen las pandemias. Pero eso
    ya lo sabíais, expertos en pandemias.
    Espero que, con estas explicaciones simple, aptas para ex-entrenadores de fútbol, os lo
    penséis dos veces antes de la siguiente cacerolada. Un comentario final: el Capitán “a
    posteriori” es un personaje que ya existe en South Park. La mayoría de vosotros sois
    capitanes “a posteriori”, y no ayudáis. Quizás vuestros hijos queden impresionados,
    nada más.
    Prof. Agustín Estrada-Peña
    Dept. of Animal Health, Faculty of Veterinary Medicine
    Universidad de Zaragoza

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    18

    • Cambris Cambris 12/04/20 10:50

      Yo estoy en contra de cómo se han hecho las cosas pero en esta ocasión no creo que el problema haya sido de los políticos, ni del ministro de sanidad ni del presidente de gobierno. La OMS ha dictado instrucciones incompresibles y los técnicos las han seguido al pie de la letra. Paises pobre, como El Salvador, lo han hecho mejor. Corea del Sur lo ha hecho muy bien. Los especialista de China han escrito artículos y un manual muy completo en los que se decía cómo actuar. Aquí se ha dado por hecho que la población es tan tonta que no va a aprender a ponerse una mascarilla que se puede hacer ella misma, aunque puede aprender a lavarse las manos durante veinte segundos. Sirve cualquier mascarilla que disminuya la carga viral que llega al tracto respiratorio de personas susceptibles de contagio. La OMS llama etiqueta respiratoria a ponerse el codo delante de la boca para toser o estornudar, lo que deja la ropa convertida en un fómite a partir del cual la enfermedad de extenderá. Según los artículos científicos que he encontrado en PubMed, hace ya tres meses, la mascarilla es la principal etiqueta respiratoria y disminuye la transmisión de los virus respiratorios en estudios realizados en salas de espera de centros sanitarios, si las usan tanto las personas que esperan como el personal sanitario. Hay bibliografía suficiente para haber recomendado su uso. Pero para evitar la alarma se siguió el dictado de la OMS: usar mascarillas es contraproducente.
      En mi opinión, las deberíamos haber usado desde el 31 de enero, día posterior al que la OMS declaró la emergencia global.
      Haremos todas las caceroladas que creamos convenientes y seguiremos diciendo en voz alta en nuestra opinión. No tienes derecho a recriminarlo.
      El artículo de Tomás Pueyo es muy bueno, está escrito por alguien que lo vio venir, que lo siguió día a día. Y en definitiva lo que dice es que el tiempo es un factor clave dependiendo de cómo se utilice. Utilizado en prevención primaria disminuye el número de contagios a partir de cada persona contagiada, es decir, Ro disminuye desde 2-3 que parece ser el valor que tiene si no se hace nada. Eso permite ganar tiempo al sistema sanitario porque tendrá menos paciente

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 11/04/20 10:39

      Extraordinarios sus comentarios. Un abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Irenepaz Irenepaz 10/04/20 13:46

    Por qué creemos en mierdas? Hay tantos jetas, y somos tan vagos para informarnos bien, que crecen como champiñones de cultivo masivo. Esto no debería ser noticia

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2



Lo más...
 
Opinión