X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¿Sabías que...?

Trump triplica a Biden en el uso de términos negativos en Twitter

  • El discurso del candidato republicano está repleto de adjetivos como radical o loco, mientras que el demócrata publica mensajes más optimistas y positivos
  • Biden tuitea más frecuentemente la palabra América y derivadas que el propio Trump, que centra su estrategia en la confrontación

Publicada el 16/10/2020 a las 06:00

Trump triplica a Biden en el uso de términos negativos en Twitter

El discurso del candidato republicano está repleto de adjetivos como radical o loco, mientras que el demócrata publica mensajes más optimistas y positivos.

“El soñoliento Biden”. Con ese calificativo —sleepy, soñoliento— se ha referido Donald Trump hasta en 20 ocasiones a través de la red social Twitter al demócrata Joe Biden desde el 29 de septiembre, cuando se produjo el primer debate presidencial para las elecciones a la Casa Blanca. Las formas poco ortodoxas que emplea el actual presidente de los Estados Unidos son conocidas por todos y se pueden apreciar a simple vista en cualquiera de sus mítines o de sus apariciones televisivas.

En este Sabías que, analizamos cuantitativa y cualitativamente el grado de negatividad que contiene su discurso en contraposición al de su adversario a través de las cincuenta palabras más repetidas por cada candidato en su cuenta de Twitter desde el primer debate presidencial. En el corpus de texto del análisis hemos dejado al margen términos irrelevantes como los artículos, preposiciones, auxiliares y conjunciones. A modo de spoiler, los resultados arrojan que Trump triplica a Joe Biden en el uso de términos con clara connotación negativa, mientras que el demócrata prácticamente duplica al republicano en el uso de vocablos con connotaciones positivas.

Así, de las cincuenta palabras que más ha repetido Donald Trump en la red social desde el 29 de septiembre, cinco denotan una clara voluntad de confrontación y agresividad. En concreto, son los adjetivos soñoliento (tuiteado hasta en 20 ocasiones), radical (nueve veces) y loco (otras nueve), el adverbio nunca (repetido hasta en 11 ocasiones) y el concepto fake news (19 veces). En el caso de Joe Biden, únicamente dos términos —división y odio, repetidos siete y seis veces respectivamente— podrían calificarse como peyorativos. A tenor de lo extraído en el rastreo, parece evidente que el discurso de Trump es más negativo que el de Biden, pero ¿qué rédito saca el actual presidente de negativizar su campaña? O, lo que es lo mismo, ¿por qué Trump ha renunciado —en favor de Joe Biden— a un clima electoral positivo y agradable?

Negativizar la campaña

“Porque le funciona”. Al analista y profesor en la Universidad de Comillas Adam Dubin no le sorprenden en absoluto los datos y da algunas claves para entender el porqué —o los porqués— de la estrategia de Trump. “En 2016 le funcionó la confrontación y la agresividad y, ahora, ha continuado por la misma senda”. Por otra parte, al actual presidente, señala el profesor, “le interesa captar a ese votante enfadado, ese hombre blanco de clase media, y para conseguir capturarlo tiene que utilizar un vocabulario y un tono parecido al suyo”. Donald Trump “da por perdido tanto el voto demócrata como, casi con total seguridad, el de centro-derecha”, con lo cual tiene que apostar todas sus fichas a los sectores más radicales y escorados a la derecha de la población. Dicha estrategia se manifiesta, incluso, en el viraje del discurso de Trump a una posición menos americanista y más centrada en dividir a los americanos entre los estadounidenses buenos y los estadounidenses malos, explica el propio Dubin. También señala esa dirección el análisis de sus publicaciones en Twitter.

Biden habla más de América que Trump

“Trump necesitaba un enemigo contra el que enfocar su campaña”. En 2016 fueron enemigos exteriores como los mexicanos o los yihadistas, pero en 2020, el conservador ha encontrado ese enemigo dentro de casa. Trump ya no considera que los americanos sean una unidad, sino que existen los buenos y los malos”, desliza el profesor, y matiza: “Por un lado, están los estadounidenses de verdad y, por otro, los que denomina ‘extrema izquierda’”. Por eso no debe sorprender a nadie que entre las 50 palabras que más tuitea Trump no se encuentre ni América, ni ninguna de sus derivadas. Solo se incluiría, de hecho, en el hashtag #MAGA, en referencia a su recordado Make America Great Again. En cambio, Joe Biden se ha erigido “como el defensor de la unidad de los americanos”, retrata Dubin.

En los Estados Unidos, muchos tienen nostalgia de “aquellos tiempos en los que la bandera cobijaba a toda la población, ya fuera de izquierdas o de derechas” y Biden quiere ser el adalid de ese sentimiento. No es de extrañar, entonces, que el candidato progresista haya incluido 43 veces las palabras América, americano y americanos en sus tuits desde el inicio de la campaña. El politólogo Pablo Simón, por otra parte, añade que Donald Trump no ha cosechado durante su presidencia grandes logros políticos —más allá de algunas acciones exteriores—, razón de más para evitar referirse a su gestión y al conjunto del país.

Construir, futuro, cambio y juntos

Al contrario que las de Trump, las publicaciones en Twitter de Joe Biden están repletas de palabras alentadoras y reconfortantes. Mientras que entre las 50 que más repite el actual presidente solo cuatro son positivas (genial, gracias, orden y mejor), entre las de Biden se cuentan hasta 11, y la mitad de ellas se repiten más de diez veces. El candidato demócrata tuitea con mucha frecuencia términos como juntos, ayuda, futuro, construir, cambio y proteger. Tal y como remarca Adam Dubin, Biden se muestra como “el candidato optimista”, el único capaz de devolver la concordia al pueblo estadounidense.

A poco más de dos semanas para las elecciones, ambos candidatos, cada uno con su estrategia —tan diferentes entre sí—, tratarán de quemar sus últimos cartuchos para llevarse el voto al agua.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión