x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¿Ventana o pasillo?

Asier Etxeandía cura el chovinismo a golpe de viaje

  • En agosto, infoLibre pregunta a escritores, músicos y actores a qué personaje le comprarían un pasaje de avión: para mandarle lejos o para aprender de él
  • El protagonista de 'El intérprete' recomienda a los nacionalistas abandonar sus patrias "para que vean que las banderas no sirven para nada"

Publicada el 26/08/2016 a las 06:00 Actualizada el 25/08/2016 a las 19:58
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Asier Etxeandía en plena actuación en 'El intérprete'.

Asier Etxeandía en plena actuación en 'El intérprete'.

Europa Press
Los billetes de avión imaginarios de ¿Ventana o pasillo? son la cura a muchas enfermedades reales o simbólicas: al bloqueo político, a la sinrazón fanática y también, en esta ocasión, al chovinismo. El actor de televisión, teatro y cine Asier Etxeandía compraría un pasaje "a cualquier nacionalista, para que vea que las banderas no sirven para nada".

El bilbaíno lleva viajando ya varios años de una punta a otra de la geografía española con su espectáculo El intérprete, y considera que no hay mejor remedio que el nomadismo a la cerrazón de "lo mío es mejor": "Me lo encuentro en todos los pueblos, en todas las regiones… Tanto en políticos como en gente de a pie, como en familiares, en personajes que hace tiempo que no veía y que hace tiempo que no salen de su casa, de su barrio, de su pueblo...", explica.

Etxeandía considera que el pasar demasiado tiempo en tu lugar de origen puede complicar la salud mental de los individuos. "Hace que pierdas mucho la empatía y el colocarte en la piel del otro, aunque su vida sea completamente diferente a la tuya. Las personas que no viajan juzgan más a los demás", concluye. El actor receta un viaje de los que te ponen la comida por delante y los asientos son algo más cómodos, "al lugar más lejano, más remoto y más diferente a su propio país".

Y en la vida real…

Casi al término de nuestra sección de verano, constatamos que, por norma general, si perteneces al mundo de la cultura prefieres bosque, tranquilidad y naturaleza por encima del turismo de masas, la sal y la arena. Asier Etxeandía (Bilbao, 1975) sigue la corriente mayoritaria, empujado por su trabajo veraniego: el rodaje de una serie de RTVE llamada El final del camino, que se graba en Galicia como requisito indispensable, ya que versa sobre los orígenes del Camino de Santiago. "Explica dónde nació y cómo se gestó el camino desde el siglo II, y yo interpreto al rey Alfonso VI", el monarca apodado El bravo, considerado el gran promotor de la ruta. El actor aprovechará los constantes viajes entre Galicia y País Vasco para pararse en zonas boscosas de Asturias y Cantabria, descansar y buscar nuevas ideas. "Aprovecho para inspirarme, porque se va a grabar en lugares maravillosos", asegura.

La agenda de Etxeandía a partir de septiembre es apretada. A finales de octubre se irá hasta Santo Domingo a rodar una película. Solo nos puede desvelar que será de aventuras, fantástica y con dosis de realismo mágico. Estaremos pendientes. Hasta que el proyecto se consolide, el actor estará aún liado con la obra que más fama y alegrías le ha dado en estos últimos años: El intérprete, cuyos últimos bolos serán en octubre.



Etxeandía viaja hasta su infancia para desterrar definitivamente a sus demonios en una obra autoproducida que viaja por teatros de toda España recogiendo éxitos. El actor canta, se mueve, salta y registra un abanico de emociones que cala en el público de una manera pocas veces vista. "Hay gente que lo ha visto hasta 57 veces, gente que le ha tocado el alma, que les ha cambiado cosas en la vida… Esta profesión es así, es milagrosa", asegura emocionado el actor, que se queda con una sensación "muy plena, de un trabajo muy bien hecho" y se muestra muy orgulloso de sus socios, de sus compañeros y de la banda. El intérprete pone punto y final a su historia en Bilbao, la ciudad natal del artista.

Asier Etxeandía
se estableció en Madrid a los veinte años tras estudiar interpretación en el País Vasco. Interpretó a Beni en Un paso adelante, su primera incursión de renombre en la televisión. Fue maestro de ceremonias en el musical Cabaret, que reinterpretó la película de 1972 ambientada en la Berlín de los años 30. En la pequeña pantalla participó en series como Los hombres de Paco, Amar es para siempre o Velvet, por la cual recibió un premio de la Unión de Actores como mejor actor secundario. Su autobiografía dramática de El intérprete ha resultado ser un éxito de crítica y de taquilla.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Medina Medina 25/08/16 23:27

    Mi opinión sobre el nacionalismo se fue fraguando a partir de 1977 cuando salí de mi pueblo para trabajar, itinerante, por toda la geografía española. He tenido la suerte de haber vivido y trabajado, conocido, compartido experiencias con gente de todas las CCAA excepto dos de ellas (Extremadura y Canarias, que no pude ir... ya lo siento...) Lo hice durante veinte años, recorrí los bosques y montañas de La Península y Baleares. Ha sido lo mejor que me ha sucedido en la vida. Quizá porque he visto la evolución social, de pensamiento, paisaje y Naturaleza de un país que ¡tanto ha cambiado! Pío Baroja sentenció:«El carlismo se cura leyendo y el nacionalismo, viajando.» Lamento no estar de acuerdo con lo segundo: he conocido a personas que han viajado, visto y oído y... el condicionante identitario del nacionalismo étnico, tribal, excluyente y, muchas veces xenófobo, ha envenenado su juicio. Quizá lo peor que que ese nacionalismo insolidario, egoísta y anacrónico sea parte de la ideología de muchos partidos y personas que se consideran "de izquierdas". La izquierda -en origen- es internacionalista. Trata en teoría, de redimir a los trabajadores, pobres y excluidos, independientemente de su país, etnia o religión, creando un mundo más justo. "Los andaluces son vagos y viven del PER", los de Valladolid en realidad son de "Fachadolid" "Los madrileños viven de los impuestos que pagan los catalanes" (lo oí por primera vez en 1973) "España nos roba", "El País Vasco está sometido al imperialismo español" Podría continuar enumerando desatinos pero... propongo a los nacionalistas agraviados y víctimas de este estado opresor que, si pueden: escuchen, lean, estudien; cómo viven, trabajan, moran et laboran, sienten, sufren y yerran otros trabajadores y gente humilde que hay por España y el mundo. Hallarán más coincidencias que enfrentamientos. De todas las definiciones que he escuchado de "Patria", la que más me gusta es de Manolo García: "Mi Patria es el lugar donde mi espíritu apacienta"

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Sasha Sasha 26/08/16 10:34

      Hay gente que, por más que viaje y pase por sitios, nunca saldrá de su pueblo o ciudad. Es una cuestión mental, de madurez.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Angels Angels 26/08/16 08:48

      Un comentario muy sabio. Gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.