¡A la escucha!

Querido 2021...

Helena Resano nueva.

Querido 2021:

Lo primero, ¡bienvenido! No sabes las ganas que teníamos todos, no hay excepción aquí, de que llegaras. Llevamos esperándote semanas, meses. Te diría que lo hemos hecho con hasta cierta ansia y eso te coloca en una situación bastante comprometida. Hemos depositado demasiadas expectativas en ti y esa responsabilidad, sé que pesa.

Tu predecesor nos ha caído mal. Rematadamente mal. No ha tenido compasión en hacernos una detrás de otra. En llevarnos al límite. Y mira que hace justo un año, cuando le recibimos con los brazos abiertos, pensábamos que el número traería suerte. Era bonito, tenía su juego eso del 20-20. Y algunos, muchos, creímos que eso nos traería suerte. En mi caso cerraba un año nefasto, un año negro, en el que me había tocado decirle adiós a la persona que más quería en el mundo, el hombre que me empujó en todos mis sueños. Pensé que peor que aquel año al que decía adiós a mi padre, no habría nada. Pero me equivoqué. Nos equivocamos todos.

Así que no te sientas presionado porque, de verdad, a poco que hagas algo bien, a poco que nos des una alegría, te vas a lucir. El anterior lo ha dejado todo tan devastado, tan arrasado, que tienes mucho donde sembrar y florecer. Podrías empezar por la gestión de las residencias. Ese retiro dorado que nos hemos inventado para la última etapa de nuestra vida y que ha resultado ser el agujero del olvido. Podrías empezar por repensar el modelo, por medicalizarlo un poco más, por convertirlo de verdad en un lugar en el que se cuida a las personas. Con eso ya todos te aplaudirán.

Pero si te ves con ganas y fuerzas, podrías pasarte un rato por las universidades y las escuelas. Hay una generación entera que empieza a tener un velo negro en su futuro, un velo demasiado pesado. Si les damos un poco de alegría, ofreciéndoles oportunidades, descubriríamos el talento que estamos dejando escapar. Les daríamos nuevos motivos para seguir esforzándose, para que no tiraran la toalla. Créeme que lo necesitan.

Pero no quiero meterte mucha presión que suficiente tienes con lo que la gente te ha pedido. Lo sabes. Lo llevas escuchando desde hace días, “que llegue ya el nuevo año”, como si contigo llegara la solución a todos los problemas. Bueno, algo bueno ya has traído, las vacunas. 2020 quiso despedirse con un poquito de esperanza, quiso hacernos un guiño y aflojar un poco. Como si con ese gesto fueramos a olvidar los 12 meses que nos había hecho pasar.

¿Pero sabes lo bueno de todo esto? No somos gente con una buena memoria. Así que, si enderezas esto un poco, de aquí a verano habremos olvidado las penurias de estos meses, habremos olvidado palabras como confinamiento, incidencia, restricciones y dejaremos de pedirte tanto como lo hacemos ahora. Y creo que sería un error olvidar. Así que mi último deseo es que nos ayudes a sacar algo positivo de todo esto. Que aprendamos algo de lo que hemos vivido estos meses. Y que corrijamos los errores que nos llevaron hasta ahí.

Sin presión. Tómate tu tiempo y empieza con buen pie tu andadura. Tienes por delante 365 días para mejorar el legado que te han dejado. Insisto, a poco que hagas, te vamos a aplaudir, así que… ¡dale!

TVE domina la Nochevieja

TVE domina la Nochevieja

Más sobre este tema
stats