La portada de mañana
Ver
La red infinita del lobby de la vivienda: fondos, expolíticos, un alud de 'expertos' y hasta un pie en la universidad

AQUÍ ME CIERRO OTRA PUERTA

El Mundial que me jodió la vida (durante unas semanas)

Quería que perdiéramos para que el fútbol dejara de taparlo todo; quería que ganáramos porque, total, lo va a seguir haciendo. Quería que perdiéramos para que se hable menos de un Mundial gestado en la corrupción y construido sobre la muerte; quería que ganáramos porque mis hijos no saben nada de eso y porque a mí me gustaría no saberlo y poder seguir viendo el fútbol con los ojos con los que lo veía a su edad. 

Quería que perdiéramos por toda la gente a la que le duele que España "pierda contra los moros" y por todos esos chavales marroquíes que viven aquí, a los que llaman menas, que van a vivir un día de autoestima como pocos, a pesar de que su vida en nuestro país no para de intentar quitársela; quería que ganáramos porque soy español, fanático de la selección, enamorado de un equipo que, por fin, representa en sus orígenes y el color de sus pieles la España real. 

Quería que ganáramos porque Marruecos es esa satrapía que maltrata, esa monarquía ultracorrupta tan amiga de la nuestra, esa régimen que manda masacrar migrantes en la valla de Melilla para recibir el aplauso y los cacahuetes de Pedro Sánchez y Grande-Marlaska; quería que perdiéramos porque qué culpa tienen los marroquíes, porque el fútbol es del pueblo, porque está por encima de sus gobernantes como tan bien ha demostrado Irán en este torneo.

Quería que ganáramos por Luis Enrique, porque me lo creo en un tiempo en el que no me es fácil creerme a nadie que no conozco, porque siempre me ha impresionado las lecciones de vida que da cuando habla de la muerte de su hija; quería que perdiéramos por esa Federación tan obscenamente amoral, por ese presidente que trata de colarnos como pasable su permanente blanqueamiento de gobiernos infumables y de una FIFA corrupta y desalmada. Quería que ganáramos porque sí, porque me sale de dentro, porque no lo puedo ni quiero evitar; quería que perdiéramos porque estoy harto de experimentar contradicciones con algo que solo debería ser un juego, diversión, pasión, ilusión. Quería que ganáramos porque el fútbol es muy importante para mí, es parte de lo que soy, me ha dado mucho; quería que perdiéramos porque, en el fondo, sé que todo eso no es tan importante.

Juan Gelman me contó que, mientras estaba siendo retenido y torturado en la ESMA de Buenos Aires, encerrado en un lugar en el que una dictadura militar estaba amenazando su vida, cantaba los goles de Argentina en el Mundial del 78, ese que servía para validar ante el mundo a Videla y los suyos. Desde la mazmorra, recordaba, oía los gritos de los goles de la cercana cancha de River y los festejaba. Cuando le pregunté eso, si quería que Argentina ganara aquel Mundial, que suponía un triunfo para los milicos, me respondió que claro que sí, casi extrañado por la pregunta. 

Vale que madurar es asumir contradicciones, cabalgarlas y seguir viviendo, pero también es verdad que estoy harto de un mundo que te obliga a cargar con tantas.

Me fastidia que todas las formas nobles en las que nos relacionamos los seres humanos, todo lo bueno que creamos, sea caldo de cultivo para hacer el mal. No me quiero poner elevado, porque no lo soy, pero esto del Mundial es una metáfora de la vida misma y todos podemos encontrar en nuestro interior situaciones en las que este debate mío se puede trasladar a otras esferas de cada cual. Vale que madurar es asumir contradicciones, cabalgarlas y seguir viviendo, pero también es verdad que estoy harto de un mundo que te obliga a cargar con tantas. Este siempre será el Mundial que me jodió la vida (durante unas semanas). Y lo peor es que sé que la vida me pondrá otras tantas situaciones para seguir jodiéndomela. 

Más sobre este tema
stats