Plaza Pública

Un PSOE para liderar el cambio social

Jorge Lozano Somovilla | Juan Torres Martín | Gertrudis Alcázar Giménez

La sociedad del SXXI es muy distinta a la que vio nacer el PSOE, tampoco es la misma que la de las últimas décadas del SXX, hay nuevas generaciones con otras preocupaciones y aspiraciones, un nuevo marco social definido por las nuevas tecnologías, la relatividad de las distancias geográficas, la información instantánea, la digitalización, el nuevo protagonismo de las redes sociales, los retos e inquietudes que genera la robotización, las nuevas formas de explotación y la cultura global, todo ello está alterando nuestros modelos sociales y productivos. Por otro lado, las nuevas relaciones sociales, el nuevo esquema de compromisos personales, los modelos de comunicación global, los distintos tipos de familia, las nuevas relaciones de pareja, la convivencia con otras culturas y etnias, todo esto está conformando un nuevo tipo de sociedad cuyos perfiles aún están por fijar.

Sin embargo, las razones que justificaron el nacimiento y desarrollo del PSOE siguen estando tan presentes como entonces, la sociedad actual sigue siendo injusta, con grandes capas de las sociedad que padecen sufrimiento y deterioro de sus condiciones de vida, con desigualdades cada vez más acentuadas, con muchos techos de cristal aún por romper en favor de la igualdad de las mujeres, con la infame presencia de la lacra de la violencia de género, con jóvenes que no pueden progresar y han perdido la esperanza de vivir mejor que sus padres, con nuevas y viejas intolerancias y exclusiones, con personas que no pueden acceder a unos niveles dignos de vida, o a unos servicios públicos de calidad, con nuevos profetas que ofrecen soluciones simples a problemas complejos y todo esto con la perspectiva amenazante del regreso de ideologías de intolerancia y odio.

Estas son algunas de las razones que nos obligan a poner el PSOE a punto, empleemos solo el tiempo necesario en temas internos, y sin demora dediquemos las energías a presentar un proyecto de mayoría social que se identifique con las aspiraciones de los ciudadanos, que empatice y ofrezca esperanza y cambio a tantos sectores sociales que quieren vivir en una sociedad de igualdades y oportunidades, con compromiso hacia los más vulnerables, sin fracturas sociales, con instituciones y servicios que funcionen. Una sociedad moderna, avanzada, integradora y sin miedo al futuro.

Un partido político como el PSOE es mucho más que un líder, una dirección o un programa político concreto, es incluso más que las decisiones que se toman en un momento histórico, por acertadas o no que éstas sean. Un partido como el PSOE se identifica con las personas que lo integran o han integrado, con unos principios y una trayectoria. Un partido como el PSOE es lo que representa y defiende, lo que la sociedad espera de él, los ideales que encarna, su capacidad de identificarse con los sectores sociales que desea defender y de convertir las metas en actuaciones.

Un partido político como el PSOE es un colectivo de personas unidas por unos ideales y un proyecto de sociedad, cuyos contornos se han de construir con la ciudadanía, dando soluciones a sus problemas diarios, promoviendo su progreso y ofreciendo seguridad a sus inquietudes presentes y futuras.

Creemos que sólo un PSOE consciente de dónde viene, lo que representa en la historia de nuestro país, que se muestre satisfecho de lo que ha aportado a nuestra convivencia democrática: modernización, derechos y mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, todo con el apoyo y esfuerzo del conjunto de la sociedad, constituye la mejor lección para lo que hay que hacer en el futuro inmediato. Debemos seguir representando la esperanza de realizar una sociedad más próspera y justa, construyendo el cambio con el que tantos ciudadanos se puedan identificar y que aborde la mejor integración de nuestro país en esta nueva era global sin fronteras, en un país de cuyo funcionamiento estemos satisfechos.

Difícilmente construiremos algo sin saber de dónde procedemos y sin estar orgullosos por lo que hicimos, pero los ciudadanos no nos darán oportunidades por lo que realizamos, sino por lo que seamos capaces de ofrecer y porque seamos creíbles en el proyecto que presentemos.

Para ello, necesitamos un partido sólido pero no inmutable, atento a la sociedad pero no inconsistente y sin rumbo, con confianza en sus posibilidades y voluntad de liderar el cambio, pero no arrogante, que responsablemente contribuya a hacer viable el funcionamiento institucional y no derive el problema a la ciudadanía, un partido con más y mejor democracia interna pero sin asamblearismos ni populismos, que confíe y fortalezca los mecanismos de la democracia representativa y que no se someta al cesarismo del máximo líder sin mecanismos de control. Un partido que se sepa lo que piensa y representa, que ofrezca seguridad y no dudas, que crea en las instituciones y las refuerce, un partido útil y no testimonial, transformador y no resistente al cambio, un partido donde se pueda conformar entre todos el proyecto a compartir con la sociedad y no donde sus miembros vivan alineados en grupos. Un PSOE con ambición e ilusión por liderar el presente y no esperar contemplativamente el futuro que nunca llega.

El Partido Socialista Obrero Española afronta otro momento decisivo en su ya dilatada historia, el camino que escojan sus militantes al elegir a su próximo Secretario/a General marcará muy posiblemente las características y posibilidades que tendrá la socialdemocracia española en las próximas décadas. Es un momento transcendental, los militantes tenemos que decidir pensando en lo que queremos ser y el papel qué queremos desempeñar, un papel activo liderando la mayoría social de progreso, como tantas veces en nuestra historia y reconociéndonos en lo que somos como marco para dibujar el futuro de una sociedad que necesita la respuesta socialista o tener un papel incierto, ajeno a nuestra cultura política y sin capacidad de desarrollar un proyecto autónomo de otras fuerzas.

Por todo esto, desde el respeto que tenemos a todos los candidatos, creemos que la candidata que tiene la capacidad para volver a hacer del PSOE un referente en nuestro país es la compañera Susana Diaz, que representa el modelo de Partido que necesitamos para afrontar los desafíos de la nueva sociedad que queremos liderar.

Jorge Lozano, Juan Torres Martín y Gertrudis Alcázar Giménez son militantes del PSOE-Madrid

¿Qué sucederá el día siguiente a la elección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE?

Más sobre este tema
stats