LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así funciona el doble rasero ante la corrupción: el nuevo PP cerró filas con Ayuso y el PSOE cerca a Ábalos

Tiempo para la mejor España

Ana María Aguilar Manjón

La mejor España tenemos que vivirla todas y todos.

No basta con decirlo, como tampoco basta con enumerar el listado de normas y medidas adoptadas a lo largo del Gobierno de coalición, y tampoco el tiempo transcurrido. Porque en tanto no seamos capaces de que esas medidas lleguen a quienes han de hacerlo, no será posible cambiar su percepción y, más importante, mejorar sus vidas.

Se han aprobado una extensísima e importantísima batería de medidas que otro Gobierno ni se hubiera planteado, más de 200 leyes. Por ello, podemos decir sin atisbo de duda que el Gobierno del Presidente Pedro Sánchez ha puesto en el centro del mismo a españoles y españolas, a la ciudadanía y vecindad española, sobre todo a quienes llevan sufriendo más tiempo situaciones de dificultad y precariedad.

Pero hay una cuestión importante. A la vez que se implementan las medidas, los mecanismos de la Administración tienen que ser capaces de realizar con agilidad los procesos que hagan realidad el disfrute de las mismas. La situación de las distintas Administraciones, por diferentes razones, no consigue hacer llegar a todas aquellas personas a las que van dirigidos los beneficios para que la percepción de estas y también su realidad, cambie y pueda tener el reflejo derivado de la buena marcha de la economía española. Es decir, la situación macroeconómica no está teniendo los efectos deseados en las cuestiones cotidianas de las personas que peor lo están pasando.

Las políticas sociales aprobadas y, de forma especial, aquellas dependientes de la Administración Central (AGE) son las que mayor dificultades presentan, a excepción de la

Seguridad Social en materia de pensiones (por la consolidación de los procedimientos). Y es que la política de mermar los servicios públicos por parte de gobiernos anteriores del Partido Popular han dejado en una situación muy difícil la Administración Pública, en una situación crítica, con escasos recursos personales. A ello se unen posiblemente unos procedimientos complejos (en ocasiones, desconocidos), sobre todo si pensamos en la población a la que se dirigen las medidas.

El Gobierno del Presidente Pedro Sánchez ha puesto en el centro del mismo a españoles y españolas, a la ciudadanía y vecindad española, sobre todo a quienes llevan sufriendo más tiempo situaciones de dificultad y precariedad

Por eso, junto con la mejora de los procedimientos y la incorporación de personal (que ya han sido aprobados diferentes procesos de oposición), es necesario otorgar una nueva legislatura al gobierno progresista presidido por Pedro Sánchez Pérez-Castejón para que se puedan culminar los planes de modernización de la Administración Pública, haciéndola más ágil y cercana a todas las personas.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia cuenta con mecanismos e inversiones que se están usando para experimentar y evaluar medidas en materia de Servicios Sociales, entre ellas, de acompañamiento al Ingreso Mínimo Vital (IMV), que ya no es discutible. Estos proyectos, que no hubieran sido posibles si el Gobierno de España no los hubiera defendido y liderado en Bruselas, nos ayudarán a mejorar la ejecución práctica de una política pública que supone contar con un pilar fundamental en la lucha contra la exclusión social.

Ello significa mantener el rumbo hacia la sostenibilidad, la justicia social, la transición ecológica y la transformación digital, acercándonos al cumplimiento de la agenda 2030, pero, sobre todo, consolidar la mejor España.

__________________

Ana María Aguilar Manjón es secretaria de Mayores del PSOE Madrid Ciudad.

Más sobre este tema
stats