LAS BATALLAS DE LA PRESIDENTA MADRILEÑA

Última en gasto por alumno y a la cabeza en costear la privada: los datos que oculta Ayuso en su cruzada educativa

Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida asisten a la corrida de la Beneficencia de la feria de San Isidro, este miércoles en la madrileña plaza de toros de Las Ventas.

La batalla que el Ejecutivo que preside Isabel Díaz Ayuso está librando con el Ejecutivo central en materia educativa no está dando los frutos esperados. En las últimas dos semanas ha recibido dos varapalos judiciales. El último este miércoles, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha suspendido cautelarmente una instrucción de la Consejería de Educación que prohibía a los centros organizar los bloques de asignaturas según sus propios proyectos. Esta es una de las principales novedades de la ley educativa aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez

La pasada semana ese mismo tribunal paralizó también de manera cautelar los criterios introducidos por la Comunidad de Madrid para la evaluación y la promoción de los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato tras una denuncia del sindicato Comisiones Obreras, al entender que el texto del Gobierno de Díaz Ayuso contravenía las directrices marcadas por la Lomloe. 

Estas decisiones del Ejecutivo madrileño buscan boicotear la ley educativa y se unen a otras adoptadas anteriormente, como la de ampliar la vigencia de los conciertos educativos en la región hasta los diez años y aprobar la Ley Maestra de Libertad de Elección Educativa, un texto en el que dejan claro que "no se considera discriminación la admisión de alumnos o la organización de la enseñanza diferenciadas por sexos".

Como parte de esta estrategia, la presidenta madrileña y el consejero de Educación, Enrique Ossorio, han señalado que quieren "realizar una revisión pormenorizada y urgente de todos los libros de texto" en la Comunidad de Madrid. En palabras de Díaz Ayuso, es “una orden que vamos a dar a nuestra inspección educativa, y vamos a solicitar la retirada de todos aquellos libros y aquellos textos que contengan material sectario". Este material "sectario” se basa, según la dirigente conservadora, en "conceptos sanchistas" tales como "conciencia democrática", "emergencia climática" o "centralización". 

Ossorio ha dado un paso más allá este miércoles en la rueda de prensa tras la Junta de Gobierno y ha leído extractos de libros de texto de asignaturas como Biología, Educación Física o Matemáticas que contenían palabras como "resiliencia" o "discriminación por razón de género", de las que ha responsabilizado al Gobierno, pese a que Educación no tiene competencias para elaborar libros de texto. Según ha argumentado, el Ejecutivo ha forzado a las editoriales a escribir esos contenidos.

Esta guerra cultural que trata de dar el Gobierno de Díaz Ayuso a Pedro Sánchez no supone una novedad, pero esta vez tras sus declaraciones se esconde una realidad, la Educación, con cifras concretas y preocupantes. La Comunidad de Madrid presenta la menor inversión por alumno de toda España, un número de estudiantes por grupo superior a la media nacional en prácticamente todos los ciclos de enseñanza, el segundo mayor desembolso para la concertada, un aumento de la tasa de abandono escolar o los precios públicos universitarios más altos, según datos extraídos de organismos oficiales.

La región que menos invierte por estudiante

El Ministerio de Educación publica anualmente desde el año 2000 su informe Sistema Estatal de Indicadores de la Educación. La última edición disponible, la de 2021, refleja que en el ejercicio del año anterior, Madrid estaba a la cola en gasto público por alumno en centros públicos. En concreto, el estudio situaba la inversión por estudiante en los 4.892 euros, mil euros por debajo de la media nacional, fijada en 5.968 euros.

De las 17 comunidades autónomas, Euskadi es la que sale mejor parada en este indicador, que se centra en enseñanzas no universitarias del sistema educativo en el que se excluye la formación ocupacional. En esta región, el desembolso es de 9.417 euros, casi el doble que Madrid. Le siguen Navarra y Cantabria, con una inversión por alumno en centros públicos de 7.622 y 7.183 euros, respectivamente. En la parte baja de la tabla, por delante de la autonomía que preside Díaz Ayuso y por debajo de la media nacional, se encuentran otras comunidades lideradas por el Partido Popular como Andalucía y la Región de Murcia, con una inversión de 5.210 y 5.391 euros, respectivamente.

Récord de alumnado por cada profesor

La comunidad autónoma también es una de las que cuenta con mayor número de alumnos por clase en las enseñanzas no universitarias. Da igual el ciclo educativo. En todos, con la única excepción de "otros programas formativos", se encuentra por encima de la media nacional. Asimismo el número medio de alumnos por profesor es de 13,6. Una cifra que solo supera la ciudad autónoma de Melilla, con 13,8.

Según los últimos datos definitivos recopilados por el Ministerio de Educación en su Sistema Estatal de Indicadores, en el curso 2018-2019 el número medio de estudiantes por grupo educativo en Educación Infantil en la región se situó en 18,3, solo por delante de Murcia (19,5), frente a los 17,6 de media a nivel nacional.

Madrid es la primera región en el caso de primaria: 24,1 alumnos frente a los 21,8 de media y la segunda en la ESO (empatada con Andalucía), con 26,7 de alumnos, una ratio que solo supera Cataluña (con 28,5 alumnos). Y la quinta, igualada con Comunitat Valenciana, si nos fijamos en Bachillerato: 26,4, frente a los 28,6 de Andalucía, 28,2 de Cataluña, 27,4 de Navarra y 27,2 de Canarias. La región también lidera la tabla en la FP Básica, donde se sitúa en 17,1, frente a los 12,4 de media en España.

Líder en las subvenciones a la concertada

El gasto en concertada –una red mayoritariamente en manos de la Iglesia– realizado por las comunidades autónomas ascendió a casi 7.000 millones de euros, lo que supuso su octavo récord histórico consecutivo, mientras el gasto educativo global superó en 2020 por primera vez el registro de 2009.  Según los últimos datos del Ministerio de Educación, Madrid fue la segunda que más dinero invirtió en los conciertos y subvenciones a la educación privada. En concreto, puso sobre la mesa 1.104 millones de euros. Por delante de ella, solo Cataluña, con un desembolso de 1.248 millones de euros en ese mismo ejercicio. Por encima de los 500 millones, otras tres: Andalucía (843 millones), Comunitat Valenciana (733 millones) y Euskadi (729 millones de euros).

Asimismo, en solo una década, los fondos públicos que el Ejecutivo madrileño ha otorgado a los centros que basan su modelo educativo en la segregación por sexos casi se ha duplicado en la comunidad. En concreto, han pasado de 25 a algo más de 46 millones de euros.

Como consecuencia de esta apuesta decidida, Madrid es también la segunda región que menos alumnado tiene en centros públicos. En el curso 2018-2019, últimas cifras disponibles consolidadas, un 53,8% de los estudiantes apostaba por este tipo de enseñanza –la media nacional se sitúa en el 67,1%–, frente a un 46,2% que se distribuía entre la privada concertada y la privada: 30,1% y 16,1%, respectivamente.

El abandono escolar aumenta en Madrid y Asturias

En la última década España ha reducido significativamente el abandono educativo temprano. El porcentaje ha caído 4,6 puntos desde 2014 (21,9%) y en 13,6 desde 2009 (30,9%). Sin embargo, hay dos comunidades que el pasado año incrementaron su tasa de abandono escolar: la Comunidad de Madrid y Asturias. En la región madrileña esta tasa aumentó del 10% al 10,7%, mientras que en Asturias pasó del 8,9% al 11,8%.

Pese al aumento, ambas comunidades se encuentran lejos de las cifras de otras comunidades. Según un estudio de la organización Save The Children, las tres regiones que tienen mayor tasa de abandono educativo temprano son Baleares (24,1%), Murcia (22,6%) y Andalucía (21,6%). También están por encima del 20% Castilla La Mancha (20,2%), Extremadura (20,5%) y Canarias (20,8%).

La región con las tasas universitarias más caras

Según la última Estadística de Precios Públicos Universitarios, elaborada por el Ministerio de Universidades, el precio medio del crédito en primera matrícula de estudios de grado en la región presidida por Isabel Díaz Ayuso se situó en el curso 2021-2022 en los 23,37 euros, seguido por los 23,05 euros en suelo catalán y los 19,62 euros en Navarra. En el extremo contrario, Canarias, Asturias y Galicia, donde el coste se movió entre los 12,45 euros de la primera y los 11,93 euros de la última.

La comunidad que más ha descendido el precio de estos crédito es Cataluña, que ha bajado 10 euros en comparación con el curso 2019-2020, cuando estaba a 32,83 euros, mientras que en Madrid el precio solo descendió en 4 céntimos: de 23,41 a 23,37.

Pánico en la escuela: cómo 'Abc' carga contra la educación

Más sobre este tema
stats