Unas doscientas personas han paralizado el desahucio de una pareja de ancianos de Cieza (Murcia). Portaban pancartas donde se podía leer “no somos mercancía”. Josefa y Joaquín, la pareja de ancianos afectada, han entrado a negociar con el banco. La mujer ha denunciado que un constructor les engañó. Les ofrecía un piso para su hijo y pagarles los seis mil euros de deuda que tenían a cambio de que le entregaran su casa. El banco les ha condonado la deuda y les permite quedarse en su casa con un alquiler simbólico.

Más sobre este tema
Publicado el
stats