La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Colau rompe con Israel por el 'apartheid' palestino mientras Ayuso hace las maletas para ir a Jerusalén

Ada Colau e Isabel Díaz Ayuso.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha enviado este miércoles una carta al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, para denunciar el "crimen de apartheid contra el pueblo palestino" y comunicarle la suspensión temporal de las relaciones con el país y con las instituciones oficiales de dicho estado, incluidos los acuerdos de hermanamiento con el Ayuntamiento de Tel Aviv firmados en 1998 puesto que "no responden ni al contexto ni a los objetivos con los que fueron firmados hace ahora 25 años". Esta misiva coincide además en el tiempo con el anuncio este mismo martes por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de que viajará a Israel los próximos días 12 y 13 de febrero para "estrechar lazos" con este país.

Ha sido la propia Ada Colau en rueda de prensa la encargada de anunciar esta ruptura con Israel tras reunirse con representantes de la iniciativa ciudadana de apoyo al pueblo palestino Barcelona con el Apartheid NO, Barcelona con los Derechos Humanos, SÍ, que ha reunido más de 4.000 firmas para poner fin a este hermanamiento. "Las entidades firmantes denuncian la violencia que padece el pueblo palestino en un proceso de persecución y desposesión que dura ya más de setenta años", expresa Colau en la carta que recuerda las "décadas de ocupación militar por parte del estado de Israel en los territorios ocupados, incluido Jerusalén Este". Por ello, suspende relaciones hasta que "pongan fin a la violación sistemática de los derechos humanos contra la población palestina y cumplan plenamente las obligaciones que le imponen el derecho internacional y las distintas resoluciones de Naciones Unidas".

No obstante, Colau insiste en que se ha incrementado "el número y la gravedad de las violaciones de derechos humanos documentadas por los organismos internacionales en los territorios palestinos ocupados" entrando en "una nueva era de impunidad que nos obliga a tomar medidas: no podemos quedarnos inmóviles ante la violación del derecho internacional". Según explica en la carta a Netanyahu, como alcaldesa "no puedo permanecer impasible ante la vulneración sistemática de los derechos básicos de la población palestina" por parte de las autoridades israelíes ya que "sería un grave error aplicar una política de doble rasero y cerrar los ojos ante una vulneración ampliamente constatada y documentada por organismos internacionales desde hace décadas".

Colau también recuerda en la misiva la reciente suspensión de relaciones entre Barcelona y San Petersburgo por "la invasión de territorios ucranianos por parte de Rusia" que constituye " una violación flagrante del derecho internacional". "La historia nos ha enseñado que las ciudades debemos tomar partido y tener un papel activo en la construcción de la paz y la defensa de los derechos humanos", explica.

La regidora matiza que esta medida afecta "única y exclusivamente" a las relaciones institucionales entre el consistorio con las instituciones oficiales israelíes pero "en ningún caso afecta a su ciudadanía". "Es imprescindible diferenciar en todo momento las políticas y actos de un Estado del conjunto de la población judía y su cultura", explica Colau que también recuerda que "Barcelona es una ciudad orgullosa de su legado judío así como de las comunidades judías que hoy en día también forman parte de la ciudad".

"Como alcaldesa, estaré al lado de dichas comunidades a la hora de hacer frente a cualquier muestra de antisemitismo", reconoce Colau que también deja claro a Netanyahu que es consciente de que "la población civil israelí también ha sufrido atentados y episodios violentos y no tenga usted ninguna duda que condeno y condenaré cualquier tipo de violencia contra población civil de cualquier país".

Israel avisa que esta decisión reforzará a los antisemitas

Tras conocerse la noticia, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, Lior Haiat, ha lamentado la decisión y ha avisado que esta decisión será un refuerzo para extremistas y antisemitas. En un hilo de mensajes en Twitter, ha asegurado que se trata de una "decisión lamentable" en contra de "la opinión de la mayoría de los ciudadanos de Barcelona y sus representantes en el Ayuntamiento". "La amistad entre Israel y Barcelona lleva muchos años, y está basada en una cultura y unos valores compartidos. Esta penosa decisión no logrará dañar esta amistad", ha escrito.

Su socio en el Ayuntamiento, el PSC, ha anunciado que llevará al pleno de este mes de febrero una proposición para restablecer las relaciones de la capital catalana con Tel Aviv. En declaraciones a los periodistas este mismo miércoles, la tercera teniente de alcalde, Laia Bonet, ha considerado que es "un gravísimo error la decisión unilateral de la alcaldesa" porque Barcelona no rompe, Barcelona suma, según ella.

La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) ha rechazado esta decisión y ha acusado a Colau de "antisemitismo sofisticado". Según denuncian, en las últimas semanas ha ido creciendo la "presión" alrededor de las comunidades judías con esta campaña del Ayuntamiento de Barcelona y considera que lo que ocurre en Tel Aviv o Israel pude "suscitar diferentes opiniones al igual que cualquier otro país o ciudad". "Vemos con suma preocupación cómo solo a una única ciudad, a un único país del mundo se le cuestiona sus acciones y su legitimidad", ha rezado el comunicado.

25 años de hermanamiento

El hermanamiento de Barcelona con Tel Aviv, la segunda ciudad más grande de Israel después de Jerusalén, se produjo en septiembre de 1998 cuando el socialista Joan Clos era alcalde de la ciudad condal. Este acuerdo se produjo de forma conjunta con la ciudad palestina de Gaza. En 2013, Xavier Trias, de CiU, renovó los lazos con Tel Aviv.

Ahora, 25 años después, Colau pone fin de forma temporal a esta relación después de que esta iniciativa ciudadana registrada en el Ayuntamiento por un centenar de organizaciones de la sociedad civil instase a suspender las relaciones institucionales con el Estado de Israel tras sumar más de 4.000 firmas. Es más, según los impulsores de la campaña, el alcalde de Gaza, Yahya R. Sarraj, envió una carta a Colau donde dice haber recibido "serias demandas de la gente de Gaza y otras ciudades de Palestina" para parar el acuerdo de hermanamiento y señala que espera que se tenga en cuenta esta solicitud.

El viaje de Ayuso a Israel

Coincidencia o no, esta carta de Colau a Netanyahu llega solo 24 horas después de que Ayuso anunciara un viaje institucional a un país "tan importante" como Israel los próximos días 12 y 13. La líder regional será recibida por el presidente del país, Isaac Herzog, con quien mantendrá una reunión institucional en Jerusalén. "Queremos estrechar lazos con un país con el que históricamente España ha estado tan unido y con una comunidad, como es la judía, que es emprendedora y nos gustaría que en Madrid encuentren su casa", explicó este miércoles la propia presidenta en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno celebrado de manera extraordinaria en Alcalá de Henares.

Este viaje también incluirá otras reuniones con dirigentes políticos y empresarios del país. El objetivo, según asegura el Gobierno regional, es "intensificar relaciones con Israel y mostrar la gran capacidad de la Comunidad de Madrid para atraer inversiones y proyectos".

Desde la llegada de Ayuso a la Puerta del Sol, la presidenta ha intentado estrechar lazos con la comunidad judía. La última, la semana pasado cuando acudió al acto anual conmemorativo de las víctimas del Holocausto y trivializó el genocidio de los nazis contra los judíos comparándolo con la situación actual en España. "La Shoá (el término hebreo que remite al Holocausto) no comenzó con la solución final, empezó con el señalamiento, la criminalización, la deshumanización y la discriminación ejerciendo y fomentando desde el poder público y con los recursos del Estado. Como sigue pasando hoy por todo el mundo, también en España, en escuelas públicas, en entornos vecinales, en algunas calles, plazas", aseguró.

Netanyahu y sus aliados ultras ensayan en Jerusalén un nuevo plan represivo contra los palestinos

Netanyahu y sus aliados ultras ensayan en Jerusalén un nuevo plan represivo contra los palestinos

En un tuit, la propia Ayuso escribió que "Israel, nación democrática, único estado judío". Un año antes, afirmó que "los tiranos que odian la libertad suelen ser también enemigos declarados de los judíos. Por coherencia, al recordar el Holocausto hemos de condenar el ataque a los judíos vivos hoy, el antisemitismo o el boicot a Israel. Auschwitz no fue ni hace mucho ni tan lejos".

Del "me encanta Israel" a borrar el "amiga de Israel"

En varias ocasiones, Ayuso ha usado su cuenta de Twitter para apelar a "erradicar el antisemitismo y seguir estrechando lazos culturales, económicos y comerciales" con Israel e, incluso, para asegura que le "encanta" el país después de que la bandera de España iluminase la fachada del ayuntamiento de Tel Aviv al principio de la pandemia. "Reitero mi compromiso con los valores del pueblo de Israel y en contra de los discursos del odio que dividen sociedades. Libertad y vida, siempre", escribió en septiembre de 2019.

Antes de ser presidenta, Ayuso cambió su biografía de Twitter tras ser nombrada candidata del PP a la Comunidad de Madrid para eliminar de su perfil que es "amiga de Israel". En respuesta a elDiario.es, que se había hecho eco de la modificación, aseguró que "amo de Israel y del pueblo judío su defensa de la libertad y de la vida. Por eso, uno de mis primeros actos como candidata será el que personalmente estoy organizando sobre el Holocausto. ¿Cómo llegamos a aquello? Alimentando el odio y el antisemitismo, dos deportes podemitas".

Más sobre este tema
stats