'Operación Lezo'

Las comisiones en los Teatros del Canal y el tren de Navalcarnero centran las preguntas a Ildefonso de Miguel

Ildefonso de Miguel, gerente del Canal de Isabel II hasta el 2009

A.G.

Mano derecha de Ignacio González entre 2004 y 2009 para las actuaciones del Canal en España, Ildefonso de Miguel se convirtió este lunes en el último arrestado –por ahora– de la Operación Lezo. Y también en el último en desfilar ante el juez Eloy Velasco, que tras el interrogatorio lo envió a prisión eludible bajo fianza de 100.000 euros, cifra muy lejana a los cuatro millones impuestos al hermano del expresidente de Madrid o a la exdirectora financiera del Canal, María Fernanda Richmond. La Fiscalía había pedido una caución de 400.000 euros.

¿Constituyen la tardanza en el arresto y el importe de la fianza un signo de que De Miguel podría estar calibrando la opción de colaborar con los investigadores del caso o que su participación en los hechos es de menor envergadura del que sus responsabilidades en el Canal auguraban en principio? Las fuentes consultadas por infoLibre aseguran que lo que el exgerente del Canal hizo este martes fue negar la existencia de cualquier delito en sus actuaciones como gerente del Canal y presidente de Extensia. Desmintió, por ejemplo, al empresario Adrián de la Joya, quien la semana pasada declaró ante el juez que, como intermediario, paró en seco el trasvase del dinero transferido por OHL a Suiza cuando supo que el destinatario sería Ildefonso de Miguel.

Firmante de grandes adjudicaciones, como una de 28,7 millones relativa a la construcción de los Teatros del Canal y otorgada en 2006 a una UTE en la que participaban Dragados y OHL, De Miguel figura en el auto por el que el juez Velasco encarceló el viernes a Ignacio González como presunto receptor de una comisión vinculada a ese espacio escénico.

Su papel en la comisión de 1,4 millones que OHL habría abonado en 2007 por la adjudicación del tren Móstoles-Navalcarnero y el que desempeñó en otras grandes operaciones del Canal, como la construcción de un campo de golf que benefició a la familia González, ocuparon un lugar central en el interrogatorio.  

Contratos millonarios, préstamos a bajo interés

Quedaron en cambio aparcados otros dos asuntos relevantes para la investigación en lo que a De Miguel respecta: los siete contratos otorgados por la Agencia Informática de Madrid, ICM, a una de sus empresas, Secuenzia Pixels SL, que recibió 3,9 millones de euros públicos mientras De Miguel, que la había constituido junto con su cuñado y otros dos socios en 2002, ocupaba la gerencia del Canal.

Rebautizada como Safeview después de que en 2009 trascendiera la existencia de esos contratos, tiene otro flanco abierto en la investigación al igual que una segunda compañía de De Miguel: Saerco, que en 2013 se alzó con la adjudicación de las torres de control del aeropuerto de Castellón. Ese flanco son los más de tres millones en préstamos a bajo interés que les concedió una entidad semipública madrileña, Madrid Network, cuando ya había abandonado el Canal y cuya devolución se les reclama ahora.

Domiciliada en el mismo edificio donde se ubican otras empresas de Ildefonso De Miguel y su círculo familiar, Saerco fue objeto el miércoles de un exhaustivo registro que duró hasta la madrugada. Los contratos a Secuenzia Pixels y los préstamos a esa empresa y a Saerco permanecen en espera de que los investigadores analicen la abundantísima documentación intervenida en el registro al cuartel general empresarial de De Miguel, en el distrito de Aravaca. El inmueble es uno de los que el juez Velasco ha sometido a embargo preventivo. 

El presidente de la Cámara de Cuentas de Madrid admite que pudo fallar su vigilancia sobre el Canal de Isabel II

Más sobre este tema
stats