LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La especulación y el rentismo siguen dominando el mercado de la vivienda tras el fin de las 'golden visa'

Corrupción

Correa confiesa por escrito ante el juez la financiación ilegal del PP valenciano

Luis Bárcenas y Francisco Correa en el juicio del caso Gürtel.

Francisco Correa, jefe de la trama Gürtel y cuya declaración en el primer gran juicio del caso provocó la reapertura de investigaciones en torno a la caja B del PP, acaba de dar un paso que coloca de nuevo al partido de Mariano Rajoy contra las cuerdas en materia de corrupción. En un escrito dirigido al juzgado central de lo Penal de la Audiencia Nacional, Correa ha reconocido que la filial valenciana de la red, Orange Market, cobró parte de los servicios prestados al PP en esa comunidad mediante pagos en dinero negro y con facturas falsas abonadas por empresarios afines.

El escrito, al que infoLibre ha tenido acceso [puedes verlo pinchando aquí], lleva fecha de este lunes. Con su remisión, Correa busca un acuerdo con la Fiscalía para reducir una nueva pena de cárcel que los conocedores del caso dan por segura. Su contenido no admite equívocos: "Es cierto –dice el texto– que el pago de los servicios profesionales que se prestaron al PP de Valencia en campañas electorales y otros eventos se abonaron a Orange Market de tres maneras: mediante facturas correctas; mediante pagos en b y mediante la creación de facturas ficticias que se giraron a distintos empresarios por trabajos no realizados realmente a sus empresas". "No puedo conocer los detalles de tales operaciones –prosigue el escrito– pero sí estaba al corriente de que se nos pagaba de esa forma". 

​​​​​​La confesión de Correa se produce a una semana de que el juzgado central de lo Penal de la Audiencia Nacional inicie el día 15 el segundo juicio de Gürtel, Gürtelfocalizado en la financiación del PP valenciano en las campañas electorales de 2007 y 2008. Originalmente, la vista debía haberse celebrado hace un año pero problemas de índole técnica forzaron su aplazamiento.

El hombre que durante tres lustros dirigió una red de empresas que obtuvo cientos de contratos públicos millonarios de administraciones gobernadas por el PP se suma con esta declaración a los nueve empresarios valencianos que ya habían admitido el desembolso de nada menos que 1,2 millones en las autonómicas de 2007 y las generales de 2008 a través de facturas falsas. El jefe de la red corrupta ya cumple pena de prisión por el caso Fitur –el amaño de contratos para el stand valenciano en esa feria de turismo– y se encuentra en espera de sentencia tras el macrojuicio de la denominada Época 1 de Gürtel. Por esa causa se arriesga a una condena de 125 años.

La operativa para camuflar gastos electorales

La operativa que según Anticorrupción y, ahora, también según Correa se siguió en Valencia para camuflar gastos electorales –y sobrepasar así el límite máximo legal establecido– coincide punto por punto con la que otro empresario, este imputado en la Operación Púnica y rival del grupo de Gürtel en la prestación de servicios al PP, reconoció hace menos de un mes que también se había aplicado en Madrid. En ambos casos, quienes abonaban facturas falsas para ocultar gastos del PP eran grandes adjudicatarios de contratos públicos.

Oficialmente y a tenor de lo que el propio Rajoy declaró durante su comparecencia como testigo en el primer macrojuicio de Gürtel, la dirección del partido ordenó en 2004 romper amarras con Correa. Pero en la práctica, el proveedor que desembarcó en la sede de Génova con la llegada de Aznar a Moncloa siguió trabajando a destajo tanto para la organización madrileña, entonces dirigida por Esperanza Aguirre, como para la valenciana bajo la batuta de Francisco Camps. 

El PP no ha explicado qué factor permitió que en una formación tan fuertemente jerarquizada líderes territoriales como Aguirre –enemiga de Rajoy– y Camps–durante años uno de los apoyos más firmes del presidente– pudieran incumplir la directriz de no contratar más a Correa.

Camps, un 'verso suelto'

En su escrito, Correa incluye un párrafo con el que valida la versión de Rajoy sobre la fecha en que se interrumpió la relación con el PP nacional y presenta a Camps como un verso suelto: "La mercantil Orange Market –sostiene el acusado– se creó porque dejamos de trabajar para el PP en la sede de Génova en Madrid. Álvaro Pérez tenía un contacto que le presentó a Francisco Camps, quien le propuso hacer eventos para el PP de Valencia". El escrito ha sido presentado en la Audiencia por el letrado Javier Iglesias, considerado muy próximo al PP y que durante una etapa representó al extesorero Álvaro Lapuerta.

Quién es quién en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP valenciano

Quién es quién en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP valenciano

En el juicio sobre la financiación del PP valenciano –las llamadas piezas separadas 1,2 y 6 de Gürtel Gürt– Correa se enfrenta a 24 años y medio de cárcel por controlar un grupo de empresas que "aprovechó" el acceso a "determinadas personas" que desarrollaban su actividad política en la Comunidad Valenciana para resultar beneficiario en la adjudicación de contratos.

En el banquillo se sentarán 20 personas. Entre ellas se encuentran los exdirigentes del PP valenciano Vicente Rambla y Ricardo Costa. Anticorrupción acusa por delitos electorales, falsedad en documento mercantil y contra la Hacienda Pública. 

Según el escrito de acusación de Anticorrupción, a finales de 2006 el PP valenciano contrató a Orange Market S.L., cuyo responsable era Álvaro Pérez 'El Bigotes' --también en prisión por los mismos hechos que Correa--, para preparar los actos electorales. El fiscal subraya que los acusados "no tuvieron en cuenta la cuantía máxima admitida de gasto electoral prevista legalmente" y que con el propósito de obtener mayor despliegue en el proceso electoral, tanto en las elecciones de 2007 como en las de 2008, los servicios se abonaron de modo irregular, en parte en efectivo y en parte a través de terceros.

Más sobre este tema
stats