LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Menos políticos y más profesionales: la reforma pendiente para garantizar la independencia de RTVE

LA POLÍTICA EXTERIOR DE ESPAÑA

Qué defiende (y qué no) Unidas Podemos sobre España y la OTAN más allá del plantón a Sánchez

Ningún ministro de Unidas Podemos ha acudido al 40 aniversario del ingreso de España en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) celebrado este lunes en el Teatro Real (Madrid) y que ha congregado al secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, al rey Felipe VI, al presidente Pedro Sánchez y a una destacada representación del ala socialista del Gobierno y los embajadores de los 30 países aliados. Según trasladaron los morados, a ellos no se les había invitado de manera oficial. Sí a Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, que no ha acudido por motivos médicos, tal y como aseguran a infoLibre fuentes de su entorno, al tiempo que añaden que se ha tratado de una "decisión propia".

La ausencia de representantes de Unidas Podemos encaja con el discurso crítico que han mantenido históricamente dentro del espacio hacia la OTAN. "Ninguna ministra del espacio ha ido hoy a ese acto porque estamos en la defensa de la paz y en una concepción de la seguridad que no es solamente la seguridad por vía militar, sino integral, que también pasa por dotar de derechos sociales a todas las sociedades europeas", ha trasladado el portavoz nacional de Podemos, Javier Sánchez Serna, en rueda de prensa. "Las ausencias están más que justificadas por razones evidentes y suficientes, tanto históricas como políticas", ha acompañado la portavoz federal de Izquierda Unida, Sira Rego.

Sánchez Serna ha llegado acusar a Sánchez de haber "adjudicado a dedo" los 37 millones que costará la organización de la próxima cumbre —destinados a la seguridad y al alquiler de espacios como Ifema— que España albergará dentro de un mes —los días 29 y 30 de junio— en la capital. Sus palabras han incomodado al área socialista del Gobierno, que recuerda que las contrataciones fueron aprobadas por el Consejo de Ministros el pasado mes de abril. "Podemos no va a asistir porque creemos que hay otras prioridades a esos 37 millones que va a costar y se han adjudicado a dedo", ha manifestado el portavoz morado. En Izquierda Unida también han dejado claro que no participarán en esa cumbre y organizarán, en su lugar, una Cumbre Alternativa por la Paz.

Las apelaciones a la paz por parte de los dirigentes del grupo confederal se han multiplicado en los últimos meses, especialmente tras la invasión rusa de Ucrania, que llevó a Sánchez a anunciar por sorpresa un envío de armas, una decisión que avaló Yolanda Díaz pero no otras ministras como Ione Belarra e Irene Montero, que censuraron la iniciativa—. En este contexto, el presidente del Gobierno también apostó por "reforzar la política exterior y de seguridad entre la OTAN y la UE y prometió un aumento del Presupuesto dedicado en Defensa hasta el 2%, lo que equivaldría a gastar unos 24.000 millones de euros anualmente.

El compromiso de Sánchez de aumentar el gasto militar —que ha vuelto a reivindicar este lunes— no gustó al socio minoritario del Gobierno. Unidas Podemos mantiene que reforzar el presupuesto en Defensa implica "militarizar Europa", lo que "traslada el mensaje a Rusia de que te estás armando para combatirlo": "Esta vía solo sirve para aumentar las tensiones entre la OTAN y Putin y para beneficiar a los países de siempre, como EEUU, y a las empresas de siempre", apuntan voces del espacio a este periódico. El rechazo a la OTAN y al militarismo forma parte del ADN de las formaciones que componen Unidas Podemos, pero choca a su vez con el discurso que mantiene el PSOE. "Asumimos que la línea la marcan ellos, que son los que tienen las carteras de Defensa, Exteriores e Interior", explican los morados.

De salirse de la OTAN a defender un Ejército europeo

La fundación de Izquierda Unida, en abril del año 1986, se produjo precisamente al calor de las movilizaciones contra la entrada de España en la OTAN. Tal y como indica su primer documento político, IU se constituyó como una Plataforma de Fuerzas ante la “ineludible necesidad para recuperar la esperanza que subyace en los anhelos de tantos españoles que se pronuncian por la paz y la neutralidad". En 2013, el actual ministro de Consumo y coordinador de IU, Alberto Garzón, calificó a la OTAN como una "organización de terrorismo legal": "Seguimos defendiendo que la OTAN es un instrumento de guerra, no es un instrumento de paz", ha resumido Rego este lunes.

En el año 2014 el entonces secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó que si fuese presidente del Gobierno intentaría sacar a España de la OTAN y romper el convenio de Defensa con Estados Unidos. Según dijo, le parecería bien un referéndum en el que España decidiera "soberanamente" no estar en la estructura militar aliada. Esa posición fue matizada un año más tarde en el programa electoral que elaboró la formación para las generales de 2015. “Buscaremos dotar de una mayor autonomía estratégica a Europa y a España en el seno de la OTAN”, rezaba la propuesta.

En su último programa, la formación morada defendía "un desplazamiento progresivo del espacio atlántico (OTAN) al europeo (PCSD), evitando duplicidades y mejorando tanto las sinergias entre Estados miembros como la eficacia en conjunto". Una de las principales críticas de UP es el excesivo peso que tiene Estados Unidos en la organización, algo que consideran va "en contra" de los intereses europeos. "Apoyaremos la abolición de las armas nucleares y de los sistemas de armamento letal autónomo e impulsaremos una educación para la paz como un aspecto transversal de la acción gubernamental", continuaban.

Respecto a la posibilidad de crear un Ejército europeo, una posibilidad que se ha puesto recientemente sobre la mesa, lo avalaban siempre que "este tenga una orientación defensiva, que disponga de mecanismos de legitimación democrática parlamentaria desde el inicio, y que su participación en la promoción de la paz y la prevención de crímenes contra la humanidad esté basada en el derecho internacional y en la aprobación parlamentaria". También proponían que ninguna misión militar fuera "contraria al derecho internacional y sin consulta ciudadana": "Se potenciará el rol del Parlamento Europeo en la toma de decisiones del envío de misiones de la Política Común de Seguridad y Defensa", ahondaban.

Sin embargo estas propuestas no se han trasladado en iniciativas concretas dentro del Congreso o del Parlamento Europeo. Las escasas iniciativas al respecto son impulsadas por otras formaciones, como la proposición no de ley que el Partido Popular elaboró el pasado mes de marzo. Esta PNL instaba al Gobierno a "reconocer la aportación fundamental que ha hecho la OTAN desde su creación en 1949 en defensa de los valores democráticos y los valores de Occidente". Salió adelante con el voto del PSOE. "Parece que lo importante para ustedes en esta PNL no es tanto hablar de la OTAN del futuro, sino hablar del pasado, de una falta de autonomía del Estado español y de la Unión Europea al respecto de lo que hay que hacer en el ámbito geopolítico y de una poderosa falta de voluntad para discutir sobre un mundo que ya es multipolar queramos o no", señalaba el portavoz de Podemos, Antón Gómez-Reino.

La crisis OTAN-Rusia, la oportunidad perdida para una nueva arquitectura de seguridad en Europa

La crisis OTAN-Rusia, la oportunidad perdida para una nueva arquitectura de seguridad en Europa

Gómez-Reino también interpeló al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, en otra comparecencia celebrada en el mes de enero. "Ante las evidentes tensiones que alimenta la idea de incorporar a Ucrania la OTAN, ¿no tendría sentido abogar, trabajar, alimentar para Ucrania un régimen de neutralidad similar al de Finlandia o inspirado en él, que pueda servir como una salida a la situación de conflicto y de tensión a la que nos hemos visto abocados?", defendía. "España es el país del no a la guerra, y hay que decirlo además con claridad", zanjaba.

Una organización "obsoleta" para la que no hay alternativa

Uno de los paneles que se realizaron en la fiesta de la Primavera de Podemos fue, precisamente, sobre esta cuestión. En ella intervinieron voces autorizadas de la formación como Idioia Villanueva, responsable de la Secretaría Internacional de Podemos, y Julio Rodríguez, exJEMAD y miembro de la Ejecutiva del partido morado. "La OTAN es una organización obsoleta, nació para enfrentarse al pacto de Varsovia. Algo que estaba muerto, según reconocía hasta Macron, no puede resucitar en tres días. Lo que pasa con la OTAN es que ha obligado a Europa a aliarse con EEUU. Europa tiene que empezar a pensar por sí misma, por sus intereses, por lo que significa seguridad", reflexionaba el exJEMAD.

Sin embargo, ambos fueron preguntados por el moderador del debate sobre qué modelo alternativo hay a esta organización, pero no lograron dar ninguna respuesta concreta. "Bajo nuestro punto de vista, tiene que caber qué queremos ser como europeos y qué proyectos queremos tener", dijo Villanueva. "El debate no está en sustituir un ejército, el de la OTAN, por uno europeo. El debate está en abordar cuál es el debate de la seguridad", añadió el segundo. "El tener un enemigo une mucho donde no hay posibilidad de unidad. Eso es lo que hay que cambiar. Requiere tiempo y requiere voluntad política", zanjó Rodríguez.

Más sobre este tema
stats