El día más importante para Yolanda Díaz: "La reforma laboral tiende la mano entre mi hija y mi padre"

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, comparece tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa.

En política el éxito se puede medir de muchas maneras, la más evidente es con una incontestable victoria electoral, pero hay otras victorias más sutiles, las del día a día, como la capacidad de llegar a acuerdos con diferentes. Esa tarea, cuyo planteamiento es sencillo pero que resulta difícil llevar a la práctica, es por lo que la vicepresidenta Yolanda Díaz quiere que se la reconozca. Díaz ha hecho de su paso por el Ministerio de Trabajo uno de los principales activos de Unidas Podemos en el Gobierno, gracias a los acuerdos con el diálogo social. El último es también el más importante de su carrera: la aprobación de una nueva reforma laboral. 

La vicepresidenta segunda ha estado volcada en sacar adelante el acuerdo con una dedicación "prácticamente exclusiva" durante los últimos meses. Algo que le ha imposibilitado atender otros frentes políticos más relacionados con su propio futuro como candidata. "Ha sido un parto difícil, más que traer a mi hija Carmela al mundo", bromeaba la ministra hace escasos días, tras darse a conocer el acuerdo.

El resultado final ha sido un texto de 48 páginas fruto de meses de negociación y también unas cuantas tensiones en el seno del Gobierno de coalición. Finalmente se ha aprobado este martes 28 de diciembre, tras la reunión del Consejo de Ministros. "Para mí no es un día cualquiera", han sido las palabras de Díaz al inicio de la rueda de prensa en La Moncloa, al ver "reconocido y justificado" el trabajo de toda una vida. "No miento si les digo que hoy es uno de los días más importantes del gobierno de España", ha abundado.

La vicepresidenta, acompañada de tres ministros socialistas, ha puesto en valor el carácter "intergeneracional" del texto que aprueba el Gobierno, que de momento no cuenta con el apoyo de sus socios. "La reforma laboral tiende la mano entre mi hija y mi padre", ha asegurado, para concluir que gracias a esta norma se van a "mejorar y recuperar derechos para los trabajadores y trabajadoras que son víctimas de la precariedad". 

Díaz lo ha definido como "un acuerdo de país" porque "lo han apoyado los agentes sociales, porque recoge el acuerdo de gobierno de PSOE y Unidas Podemos y es el primer acuerdo en más de 40 años que rompe tendencia de devaluación salarial y rebaja de derechos laborales". A su juicio, "da esperanza para no caer el la trampa de la precariedad a esos jóvenes y mujeres que no han conocido un contrato que no sea basura en su vida".

El PSOE trata de diluir el protagonismo de Díaz

A la vicepresidenta segunda le han acompañado la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, el titular de agricultura, Luis Planas, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, cuya comparecencia no se había incluido en las previsiones del día. Díaz ha tenido palabras de agradecimiento para él y para el resto del Ejecutivo y ha valorado positivamente "el trabajo conjunto y en sintonía de todo el Gobierno".

Una sintonía que se quebró el pasado mes de octubre, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trató de desplazar a Díaz del acuerdo para situar al frente a la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño. La ministra de Unidas Podemos recibió una comunicación interna firmada por Calviño mediante la cual se trasladaba que, de ahora en adelante, todo lo relacionado con los trabajos para derogar la reforma laboral del PP quedaban bajo su coordinación. 

Tras el evidente enfado de Díaz, Sánchez y la vicepresidenta segunda pactaron un método para resolver sus diferencias e implicar a otros ministerios como el de Calviño y el de Escrivá. El lunes, el portavoz socialista Felipe Sicilia destacó especialmente la labor de la ministra de Economía y situó el trabajo del ministerio de Díaz como "uno más". "Ha habido muchos ministerios implicados en este acuerdo y, entre ellos, también Trabajo", aseveró. 

Con todo, desde el ministerio de Trabajo se encuentran muy satisfechos con lo logrado y minimizan la pugna interna. "Consideramos la reforma como un cambio de paradigma, que por primera vez avanza en derechos de trabajadores", señalan en conversación con infoLibre. "Esa es la verdadera victoria", zanjan.

El Gobierno rechaza "posturas de máximos" en la reforma laboral pero se abre a "dialogar" con sus socios

El Gobierno rechaza "posturas de máximos" en la reforma laboral pero se abre a "dialogar" con sus socios

Más sobre este tema
stats