La portada de mañana
Ver
La desinformación amenaza a los 11,6 millones de españoles que ya viven en “desiertos de noticias”

La crisis del coronavirus

Dirigentes del PP admiten que hay que reforzar Sanidad para coordinar crisis como la del Covid

Pablo Casado atiende a los periodistas por videoconferencia desde la sede el PP.

Las hemerotecas de los medios de comunicación y las actas del Congreso de los Diputados quedarán como testigos de la posición de los partidos políticos durante esta crisis. Uno de los más duros a la hora de criticar la acción del Gobierno ha sido el Partido Popular a través de su líder, Pablo Casado. Este lunes, el jefe de los conservadores elevó un punto más su distanciamiento con el Gobierno al advertir a Pedro Sánchez de que no contará con los votos de su partido para los dos últimos reales decretos económicos aprobados si no introduce modificaciones con las propuestas que el PP considera necesario. Tras este anuncio, al líder del principal partido de la oposición se le preguntó si esta posición era consensuada con otros dirigentes de su partido. Y respondió que en su formación no hay reacciones duras o blandas, que las posiciones dependen del contexto, de los "errores del Gobierno".

Los principales dardos de los conservadores contra el Gobierno van dirigidos contra Pedro Sánchez, pero hay otro miembro de su gabinete al que también siguen muy de cerca: el ministro de Sanidad, Salvador Illa. A él le piden explicaciones por el fiasco de los test falsos y por el hecho de que no llegue el material para proteger a los sanitarios y a los contagiados. Por no haber logrado al pretendida compra centralizada de material que, en teoría, debería haber permitido mejores precios y una distribución más rápida.

Más allá de lo acalorado del debate político, dirigentes del PP consultados por infoLibre admiten que si algo está poniendo en evidencia esta crisis es la necesidad de reforzar el Ministerio de Sanidad para que coordine pandemias como la del Covid-19 y otros desafíos a los que pueda enfrentarse en el futuro. "Con los mimbres actuales estamos viendo que ha faltado coordinación, previsión y capacidad de reacción y para eso hacen falta equipos y dar al departamento la importancia que tiene para que actúe de forma más ágil en situaciones similares", defiende una de las dirigentes consultadas.

17 modelos distintos

La asunción por parte del Ministerio de Sanidad del "mando único" en esta materia se ha topado con las complicaciones y peculiaridades de 17 sistemas sanitarios diferentes que no han transcurrido sendas paralelas desde que les fueron transferidas las competencias.

Cada comunidad autónoma ha ido diseñando estas áreas en base a las necesidades de su población, pero también han tenido su peso las decisiones de los gobiernos de turno con recortes, privatizaciones, concentraciones... 

Las fuentes del PP consultadas insisten en que la descentralización es buena, el modelo es bueno. Pero que decir esto es totalmente compatible con que el Ministerio, a quien le corresponde ejercer de puente, de coordinador, ha dejado al descubierto algunas debilidades. Y debe prepararse para lo que siga llegando de esta crisis y nuevas crisis de salud pública. "Es un ministerio para ser tomado muy en serio", defienden quienes ostentaron el Gobierno de España desde las generales de diciembre de 2011 hasta que Mariano Rajoy fue derribado por la moción de censura que le planteó Pedro Sánchez en el verano de 2018.

Los conservadores llevan desde el arranque de esta crisis pidiendo a los socialistas que se pongan en el espejo ante el que les pondrían a ellos si, en lugar de en la oposición, el PP estuviese en el Gobierno. En este contexto, recuerdan como Rajoy gestionó crisis como la del Ébola o la hepatitis C con fuertes quejas del partido que ahora está en el Gobierno sin que tuviera que lamentarse la pérdida de miles de vidas.

Un organismo para Ceuta y Melilla

El traspaso de competencias en materia de asistencia sanitaria de la Seguridad Social a las Comunidades Autónomas arranca en 1981 y el proceso culmina 2001. La coordinación general queda en manos del ministerio. Un año después el, Instituto Nacional de la Salud (Insalud) se convierte en una entidad de menor dimensión, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), que se ocupa de las prestaciones sanitarias en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Compras de menor volumen

El Ingesa, recuerdan fuentes del sector sanitario, salvo excepciones como vacunas y algunos antivirales, está acostumbrado a hacer compras centralizadas a un volumen más pequeño, para Ceuta y Melilla. Y cuando se dispuso a cerrar compras con proveedores de material para hacer frente a la crisis del coronavirus llegó tarde y se encontró con un mercado, no cerrado, pero sí en el que la presión de la demanda mundial era brutal.

"Habrá que analizar qué se hizo mal cuando pase todo esto. Pero las comunidades autónomas estamos acostumbradas a comprar y se nos hizo perder un tiempo precioso. Ahora, estamos a la cola de todos los que se nos adelantaron", señalan desde una de las regiones gobernadas por el PP. En el Ministerio, por el contrario, han defendido que nunca se impidió a los gobiernos autonómicos comprar material.

Denuncias de "bloqueo" al Gobierno 

"Sanidad se vio desbordada y ante esa incompetencia tuvo que actuar Hacienda. Las compras centralizadas habrían sido un acierto, pero hemos llegado tarde y eso es un error enorme de gestión. A partir de ese momento, las comunidades tuvieron que actuar por su cuenta, llegando todavía más tarde ese mercado tan saturado", denuncia un veterano dirigente.

Desde el Partido Popular se ha acusado al Gobierno de bloquear la llegada del material comprado por las comunidades autónomas.

La posición del PSOE

Las 54 medidas complementarias contra el impacto del Covid-19 que entran en vigor este jueves

Las 54 medidas complementarias contra el impacto del Covid-19 que entran en vigor este jueves

Comunidades gobernadas por el PSOE consultadas por este diario hacen una defensa cerrada de la descetralización sanitaria. "La coordinación no sólo es la compra de materiales, también saber cómo se ha fortalecido el sistema", explican las fuentes consultadas sobre una de las principales críticas del principal partido de la oposición.

"La coordinación es muy importante. Pero hay que valorar qué tipo de sistema hemos construido desde una gestión que depende de nosotros", comentan desde una de las comunidades en manos de los socialistas. "¿Es imporante que el Estado gestione como Estado, sí. Pero también que cada comunidad rinda cuentas", añaden.

En los últimos días, una parte importante del debate político lo ha condicionado el enfado del PP por el hecho de que sus rivales políticos le echaran en cara los recortes sociales de la primera legislatura de Mariano Rajoy y las políticas privatizadoras de la Comunidad de Madrid, la más golpeada por la pandemia.

Más sobre este tema
stats